menu
Compartir

Emociones reprimidas: qué son, por qué se guardan y cómo liberarlas

 
Por Gianluca Francia. 16 junio 2021
Emociones reprimidas: qué son, por qué se guardan y cómo liberarlas

Parece que algunas emociones tienen derecho a existir y otras deben ser ocultas. A veces, es el miedo el que es rechazado, a veces es la ira, a veces es la tristeza o la alegría. A partir del impacto que tienen en el exterior, desde niños, aprendemos a aceptar o a filtrar nuestras emociones, dando el derecho a algunas de existir y a ser manifestadas, mientras que otras, no agradables, son reprimidas y congeladas o sustituidas por emociones aceptadas y alentadas. En este artículo de Psicología-Online, veremos qué son las emociones reprimidas, por qué se guardan y cómo liberarlas.

Qué son las emociones reprimidas

Reprimir los sentimientos que hacen daño no significa hacerlos desaparecer; de hecho, generalmente se vuelven más fuertes y más grandes, debido a toda la presión que se necesita para mantenerlos ocultos. No prestar atención a las emociones más difíciles o tratar de distraerse para no sentirlas, no las hace irse.

El psicoanalista Winnicot ha acuñado la expresión autocontención, que significa afrontar las emociones más dolorosas o difíciles por sí solas, es decir, la actitud contraria de pedir ayuda. Por lo tanto, las personas que se complacen son las que han renunciado, o nunca han comenzado, a dirigirse al entorno que les rodea en caso de malestar. El resultado es la toma de una actitud de impasibilidad, lo que podría ser llamado “jugar bien una mala mano”, o continuar "derecho por su propio camino".

Cuáles son las emociones reprimidas

Toda emoción es fundamental para nuestra seguridad y bienestar, todas están bien y las necesitamos. Pero estamos acostumbrados a considerar como negativas algunas emociones, no solo porque perturban nuestra quietud, sino también porque la sociedad les ha atribuido una valoración moral que las marca como reprobables. Este es el caso de:

Este proceso cultural nos ha dañado mucho: renegar o reprimir la ira o la agresividad sin encontrar otras vías de escape, por ejemplo, ha generado explosiones de violencia totalmente irracionales cada vez más frecuentes. Por el contrario, la atribución de un valor absolutamente positivo a la alegría y a la serenidad hizo que se convirtieran en las únicas emociones que quisiéramos vivir, alimentando una expectativa poco realista. En este artículo hablamos concretamente de los ataques de ira: por qué suceden y cómo controlarlos.

Síntomas de las emociones reprimidas

En la medicina antigua, los órganos eran considerados lugar de emociones e influenciados por ellas, pero el enfoque psicosomático actual reevalua esta concepción, reconociendo las emociones como un papel crucial en nuestra condición de salud y en el origen de los trastornos. La relación entre las emociones y los órganos del cuerpo es en parte fisiológica y en parte simbólica:

  • El intestino está revuelto por el miedo y la ansiedad, uno de los órganos más relacionados con las emociones.
  • El corazón es el metrónomo de nuestros estados de ánimo, ya que las emociones alteran el ritmo del latido del corazón y pueden afectar a la presión arterial.
  • El dolor de estómago señala las emociones no digeridas, ya que las náuseas y el ardor son a menudo el reflejo de nuestros estados de ánimo hacia las personas y situaciones que no podemos tragar.
  • Otros síntomas son, como decíamos, las explosiones de ira o desajustes emocionales agudos.
  • Otro síntoma de que se repimen las emociones es no ser consciente de que se sienten dichas emociones y verlas como negativas. Por ejemplo, creer que uno no se enfada nunca o jamás siente ira.

Consecuencias de las emociones reprimidas

Las emociones reprimidas pueden borrar todos los placeres y alegrías de la vida: cuando el mundo de las emociones no se comparte, se puede sentir soledad y miedo, porque los sentimientos dolorosos no compartidos tienden a crecer. Las emociones reprimidas reaparecen en forma de síntomas neuróticos, enfermedades físicas o comportamientos compulsivos, causando sufrimiento a sí mismos y a menudo también a los demás. Es como el principio de la física que afirma que la energía nunca puede ser destruida, solo transformada.

Alexander Lowen, padre de la bioenergía, ha afirmado a menudo en sus obras que todas las emociones fuertemente retenidas, no expresadas adecuadamente, pueden convertirse en objeto de somatización. Aquí explicamos Qué es la somatización en psicología. En otras palabras, sentimientos y emociones reprimidas, retenidas, no procesadas, pueden expresarse a veces, indirectamente, a través del cuerpo en forma de malestar y dolor físico. La ira forzada, el dolor retenido, el miedo retenido, la alegría no expresada, los sentimientos no mostrados, a menudo pueden causar malestar físico hasta crear verdaderas modificaciones bioquímicas dentro del organismo. Retener las emociones es sin duda una de las fuentes más altas de estrés para el organismo. Algunos de los trastornos comunes relacionados son:

Emociones reprimidas: qué son, por qué se guardan y cómo liberarlas - Consecuencias de las emociones reprimidas

Cómo liberar emociones reprimidas

Veamos algunas claves para soltar emociones reprimidas:

  1. Escuchémonos, precisamente prestando más atención a las señales corporales que el físico intenta, con demasiada frecuencia en vano, enviarnos. ¿Percibimos dentro de nosotros una tensión? ¿Un murmullo de fondo? ¿Una insatisfacción crónica?
  2. Una vez recibido el mensaje, intentamos leerlo, comprender su fuente: ¿qué parte de nosotros está tratando de salir a flote con gran esfuerzo? Cuanto más nos acostumbremos a quedarnos, más difícil será, en un principio, iniciar este proceso.
  3. Para educar y educarnos en la expresión de emociones y sentimientos, es necesario, en primer lugar, que todas ellas sean acogidas como expresiones naturales, precisamente porque todas tienen un lugar propio dentro de la persona.
  4. Acoger significa aceptar con serenidad, con naturalidad, sin reprochar o menospreciar o burlarse, y para acoger con naturalidad es necesario tomarse tiempo y pensar en lo que está sucediendo.
  5. Cuando se tienen sentimientos reprimidos, se puede pedir ayuda a alguien que pueda comprendernos: no siempre se debe aguantar, solos.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Emociones reprimidas: qué son, por qué se guardan y cómo liberarlas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Emociones.

Bibliografía
  • Caprioglio, V. (2020). Corso pratico per imparare a gestire le emozioni. Milán: Edizioni Riza.
  • Cerato, M. (2003). Emozioni e sentimenti. Curare il cuore e la mente. Cantalupa: Effatà Editrice.
  • RIZA (2021). Le emozioni non espresse diventano malattie. Recuperado de: https://www.riza.it/psicologia/psicosomatica/6729/le-emozioni-non-espresse-diventano-malattie.html
  • Sunderland, M. (2005). Aiutare i bambini... a esprimere le emozioni. Attività psicoeducative con il supporto di una favola. Trento: Erickson.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Emociones reprimidas: qué son, por qué se guardan y cómo liberarlas
1 de 2
Emociones reprimidas: qué son, por qué se guardan y cómo liberarlas

Volver arriba