Compartir

Hipomanía: qué es, síntomas, causas y tratamiento

 
Por Júlia Rovira. 19 junio 2020
Hipomanía: qué es, síntomas, causas y tratamiento

El trastorno bipolar es una afectación mental que, actualmente, ocupa el sexto puesto de entre todos los trastornos médicos. Está caracterizado por padecer cambios en el estado de ánimo, con episodios emocionales bajos (depresión) y con episodios emocionales altos (manía o hipomanía) alternantes.

Existen diferentes tipos de trastorno bipolar, como el tipo I (presencia de síntomas maníacos, con o sin la existencia de episodios depresivos o hipomaníacos), el tipo II (episodios de depresión mayor seguidos de episodios hipomaníacos), el trastorno ciclotímico (diversos periodos seguidos de hipomanía y depresión leves), u otras enfermedades, como la de Cushing, la esclerosis múltiple o las inducidas por ciertos medicamentos o drogas, que pueden provocar los mismos síntomas.

En los episodios depresivos, el paciente puede sentirse triste, desanimado y desmotivado para seguir con su vida normal, en cambio, los episodios maníacos o hipomaníacos, aunque los síntomas de la hipomanía sean menos graves que los de la manía, se caracterizan por sentir una euforia extrema y vitalidad sin motivo aparente. En este artículo de Psicología-Online os explicaremos qué es exactamente la hipomanía, sus síntomas, causas y su tratamiento.

¿Qué es la hipomanía?

La hipomanía, tal y como la definía Ernst Mendel (1839-1907), es una manía de intensidad leve. No es un trastorno en sí, ya que es una manifestación del trastorno bipolar y se caracteriza por padecer una descompensación del estado de ánimo en la que aparecen estados de excitación, euforia, insomnio y aceleración del pensamiento.

Estos episodios son leves y menos intensos que los episodios maníacos ya que, los pacientes no padecen síntomas psicóticos ni cambios en la conducta, por lo tanto, no se sufren tanto las consecuencias en la vida diaria. En este estado, los pacientes se sienten con la autoestima más alta, más exaltados, más creativos, no necesitan dormir o duermen pocas horas, puede haber un aumento del consumo de sustancias estupefacientes y, a menudo, se pueden mostrar irritables.

Síntomas de la hipomanía

Para que un estado de hipomanía sea considerado como tal, su duración, como mínimo, ha de ser de cuatro días y este estado ha de durar prácticamente todo el día. A continuación, expondremos los síntomas más frecuentes de la hipomanía, según aparecen en el DSM-V (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders).

  • Sentimientos de grandeza o aumento de la autoestima.
  • Disminución del sueño (pueden necesitar dormir solo 3 horas).
  • Verborrea (mucha necesidad de hablar todo el rato).
  • Fuga de ideas o experiencia subjetiva de que sus pensamientos van a gran velocidad.
  • Distracciones muy frecuentes ante estímulos externos irrelevantes.
  • Aumento de la actividad social, laboral, escolar o sexual o agitación psicomotora.
  • Involucramiento excesivo en actividades de alto riesgo, como los juegos de apuestas o compras descontroladas.

Estos síntomas deben de ser considerados por otras personas del entorno del paciente como conductas anómalas y atípicas y no relacionarse con los efectos que provocan diferentes sustancias, como medicamentos o drogas.

Diferencia entre manía e hipomanía

La diferencia principal entre un episodio maníaco y uno hipomaníaco es la intensidad de los síntomas y la afectación en la vida diaria de la persona.

  • Los síntomas tienden a ser los mismos, pero la manía, en comparación con la hipomanía, provoca más dificultades en la vida social, laboral y académica de quien la padece ya que, sus síntomas son más graves.
  • La manía, suele presentarse en el trastorno bipolar tipo I y puede provocar síntomas psicóticos (desconexión de la realidad), malestar general significativo y, en los casos más graves, se puede necesitar un ingreso hospitalario. La hipomanía, en cambio, se relaciona con el trastorno bipolar tipo II y el trastorno ciclotímico. En estos artículos encontrarás más información sobre la bipolaridad y la ciclotimia.

¿Causas de la hipomanía?

Según diversas investigaciones, se ha observado que existen diferentes factores genéticos, ambientales y biológicos que pueden influir en la aparición de la hipomanía.

Existe un alto componente genético a la hora de padecer, o no, esta enfermedad mental ya que, diversos estudios han concluido que puede haber más de un miembro diagnosticado de trastorno bipolar en una misma familia. El sistema límbico, que pertenece al sistema nervioso central, es el encargado de regular nuestro estado de ánimo y, al haber una predisposición genética, este se podría ver afectado.

Los factores ambientales como padecer un nivel alto de estrés, experimentar episodios de violencia, la aparición de un evento vital traumático o la falta de sueño podrían ayudar a que la enfermedad se desarrolle y, por lo tanto, que el estado de ánimo se altere.

El consumo de sustancias como el alcohol u otras drogas y de ciertos medicamentos, pueden ayudar a que este trastorno aparezca. Concretamente, los antidepresivos pueden ser los causantes de la hipomanía ya que pueden provocar un viraje anímico.

Tratamiento de la hipomanía

El tratamiento de la hipomanía puede ser farmacológico o psicológico, aunque una combinación de estos dos es el más recomendable.

Farmacológico

Los medicamentos que se suelen receptar para la hipomanía son principalmente los estabilizadores del ánimo, como el litio o los antipsicóticos ya que, han resultado ser muy efectivos para tratar sus síntomas. Se pueden utilizar otros fármacos si no es efectivo el tratamiento estos medicamentos, en todo caso, el médico tendrá que recetar el fármaco más apropiado para cada persona, en función de sus características, patologías previas y síntomas.

Psicológico

En relación con el tratamiento psicológico, el enfoque cognitivo-conductual es el más utilizado, ya que se puede dotar al paciente de herramientas para hacer frente a los síntomas, utilizando técnicas de relajación, de respiración, terapias individuales y grupales. Pero también se puede llevar a cabo otras terapias psicológicas, como la centrada en el cliente o la terapia racional emotiva, que también han resultado ser efectivas. Aquí encontrarás más información sobre las técnicas de la terapia cognitivo-conductual.

Es muy importante comer saludablemente, hacer ejercicio regularmente y descansar bien ya que, tener unos buenos hábitos y cuidarse, puede ayudar a llevar mejor y a reducir la intensidad de los síntomas.

Teniendo en cuenta que el trastorno bipolar es una enfermedad crónica, tanto los síntomas como los cambios en el estado de ánimo se pueden llegar a controlar mediante los tratamientos que se han comentado anteriormente. De esta manera, las personas que lo padecen podrán tener un mejor funcionamiento y calidad de vida.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Hipomanía: qué es, síntomas, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • American Psychiatric Association (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders. Washington, DC.
  • Betancourt, Y., Martínez, O. y Montalván, O. (2019). Trastorno Bipolar. Consideraciones clínicas y epidemiológicas. Revista Médica Electrónica, 41(2), 467-482.
  • De la Torre, M.J. (2009). Tratamiento farmacológico del trastorno bipolar. Apuntes del curso de psicofarmacología aplicada, 2-32.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Hipomanía: qué es, síntomas, causas y tratamiento
Hipomanía: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Volver arriba