menu
Compartir

Locus de control externo e interno: qué son y ejemplos

 
Por Eva. 24 noviembre 2021
Locus de control externo e interno: qué son y ejemplos

El grado de control que una persona percibe que tiene de su vida puede influir positiva o negativamente en su salud. Este factor es conocido como el locus de control que puede ser interno, considerado un factor de protección de síntomas emocionales y físicos y, externo, referente a un factor predictor de enfermedad. Así pues, dependiendo de si tienen un locus interno o externo, las personas afrontan los acontecimientos vitales de formas distintas.

En este artículo de Psicología Online, podrás encontrar qué es el locus de control externo e interno y ejemplos de cada uno de ellos. Además, también te mostramos cómo trabajar el locus de control con distintas técnicas psicológicas.

Qué es el locus de control

El locus de control es un concepto que fue expuesto por Julian Rotter en 1966 a través de su Teoría del Aprendizaje. En ella, el locus de control es considerado un rasgo de personalidad que hace referencia a la percepción subjetiva que tiene una persona sobre la causa de los acontecimientos que ocurren en su día a día.

Así pues, el locus de control es la creencia que tiene una persona sobre el poder de sus propias habilidades para controlar y guiar los eventos importantes de su vida. El grado de control que percibimos influye en el tipo de comportamiento que adoptamos y como interactuamos con el ambiente.

El locus de control es un recurso que ayuda a predecir las variables conductuales, afectivas y actitudinales. Se puede diferenciar dos tipos de locus de control, el interno y el externo.

Qué es el locus de control interno

El locus de control interno hace referencia a la percepción de control propio de los acontecimientos vitales. En otras palabras, es la creencia de que somos capaces de controlar y decidir libremente sobre nuestra vida, es decir, que controlamos nuestra realidad. El grado de control puede ser atribuido a nuestras habilidades, capacidades, competencias o comportamientos.

Algunos ejemplos de locus de control interno son cuando logramos un éxito laboral gracias a nuestro trabajo, cuando se aprueba un examen y se atribuye a haber estudiado, o cuando se es feliz y se asocia a haber trabajo en nuestro cuidado personal.

Cómo son las personas con locus de control interno

Las personas que presentan un locus de control interno están enfocas a la acción, puesto que son individuos más independientes, responsables y conscientes de sus habilidades. Además, son personas que tienen mayor seguridad y capacidad para gestionar los errores. En este artículo, te mostramos las distintas habilidades de una persona: lista y ejemplos.

Qué es el locus de control externo

El locus de control externo es la creencia subjetiva sobre que los acontecimientos que suceden en nuestras vidas se deben a agentes externos, es decir, cuando percibimos que no controlamos lo eventos vitales porque son responsabilidad de factores externos.

El locus de control externo puede observarse en situaciones en las que se le atribuye a Dios, a la suerte o a personas ajenas los éxitos o fracasos que experimentamos a lo largo de la vida. Uno de los ejemplos de locus de control externo sería cuando una persona consigue superar una depresión y se asocia el poder de Dios. Del mismo modo, otro ejemplo podría ser cuando se consigue acabar una carrera y se atribuye a la suerte.

Cómo son las personas con locus de control externo

Las personas que tienen un locus de control externo son personas más inseguras, ya que sienten que la vida es incontrolable y la consideran más amenazante. Son individuos que perciben que no tienen el control y eso repercute negativamente en su autoestima. En este este artículo, te contamos cómo mejorar la autoestima con distintos ejercicios, técnicas y libros.

Cómo trabajar el locus de control

Como se ha señalado anteriormente, el locus de control es un rasgo relativamente estable de la personalidad, por lo que se puede trabajar con el objetivo de mejorar la gestión del control y modificar creencias desadaptativas. A continuación, veremos distintas técnicas psicológicas para trabajar el locus de control:

  • Meditación: técnica que favorece la relajación y la atención plena, lo cual, es muy útil para focalizar la atención en las causas reales de los acontecimientos vitales. Esta técnica favorece la clarividencia sobre el acontecimiento en el que se analiza el grado de control. En este artículo verás para qué sirve la meditación.
  • Reestructuración cognitiva: consiste en la modificación de los pensamientos o creencias disfuncionales a través de la identificación de las mismas para poder plantearse posibles alternativas más adaptativas. Por ejemplo, cuando piensas que apruebas un examen por suerte y no por haber estudiado. En este caso, es importante ser consciente de que se ha estudiado y que el estudio ha tenido resultados positivos.
  • Actividades de autoconocimiento: se basan en conocerse a uno mismo para poder identificar las fortalezas. La actividad “yo soy” consiste en definirse mediante adjetivos calificativos, tanto negativos como positivos. Posteriormente, se trabajarían las creencias relacionadas a los adjetivos negativos y se señalaría el por qué de los adjetivos positivos para destacar las cualidades positivas.
  • Trabajo de la autoestima: es clave para incrementar la confianza y el nivel de seguridad en uno/a mismo/a. Este trabajo puede llevarse a cabo a través de la realización de actividades agradables que nos hagan sentir satisfacción. Otra forma de trabajar la autoestima se centra en crear rutinas saludables que favorezcan el bienestar, tanto físico como emocional. En este artículo, te contamos cómo tener confianza en uno mismo.

A parte de estas técnicas psicológicas destinadas a trabajar el locus de control, debes tener en cuenta que si el tipo de locus de control que presentas está interfiriendo en tu vida diaria, o causándote malestar, lo mejor es acudir a un psicólogo/a que pueda ayudarte a gestionar dicha situación.

Locus de control externo e interno: qué son y ejemplos - Cómo trabajar el locus de control

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Locus de control externo e interno: qué son y ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología cognitiva.

Bibliografía
  • Oros, L. (2005). Locus de control: Evolución de su concepto y operacionalización. Revista de Psicología, 14(1), Pág. 89-98. Disponible en: https://revistadematematicas.uchile.cl/index.php/RDP/article/view/17338/18077
  • Noriega, J. Á. V., Álvarez, J. F. L., Guedea, M. T. D., Armenta, E. M. P., & Padilla, M. E. (2009). Locus de control, autoconcepto y orientación al éxito en adultos mayores del norte de México. Enseñanza e investigación en psicología, 14(1), 119-135. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/292/29214109.pdf
  • Visdómine-Lozano, J. C., & Luciano, C. (2006). Locus de control y autorregulación conductual: revisiones conceptual y experimental. International Journal of Clinical and Health Psychology, 6(3), 729-751. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/337/33760313.pdf

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Locus de control externo e interno: qué son y ejemplos
1 de 2
Locus de control externo e interno: qué son y ejemplos

Volver arriba