menu
Compartir

Manipulador emocional: qué es, rasgos y cómo reconocerlo

 
Por Gianluca Francia. 28 mayo 2021
Manipulador emocional: qué es, rasgos y cómo reconocerlo

Muchas personas, en el trabajo o en la esfera privada, viven bajo la influencia aplastante de alguien, quizás sin ser plenamente conscientes de ello, pero manifiestan síntomas recurrentes: ansiedad, temores, sentimientos de insuficiencia, somatizaciones, inseguridad. A menudo culpan a la propia "excesiva" emotividad y sensibilidad, mientras que en realidad el responsable es la persona tóxica y manipuladora que ha tomado el control de sus vidas. Puede ser el compañero, un familiar, un amigo, un jefe de oficina o un colega que se transforma en un perseguidor que miente, se queja, critica, humilla, recurre al chantaje moral y culpa. Un vampiro real que se alimenta de las energías y emociones del otro y lo utiliza para satisfacer sus necesidades.

Con este artículo de Psicología-Online queremos, de hecho, profundizar en el tema del manipulador emocional, para descubrir qué es, sus rasgos y características para reconocerlo.

Qué es un manipulador emocional

En psicología, se puede hablar de manipulador cuando una persona realiza una serie de acciones con el único propósito de manipular a otra. Es decir, el manipulador induce a la víctima necesidades, deseos y comportamientos que no están dictados por su verdadera voluntad y sus valores, y lo hace actuando sobre las dos principales palancas psicológicas del comportamiento humano: la culpa y el deseo de aprobación y reconocimiento.

El vínculo tóxico que lleva al depredador emocional a circundar su presa hasta devorarla prevé varias fases, que giran en torno a cuatro palabras clave. Veamos cómo actúa un manipulador emocional:

  1. Manipulación de la víctima.
  2. Seducción.
  3. Agresión a la autoestima.
  4. Condicionamiento (el manipulador induce progresivamente a la víctima a convencerse de que es la equivocada, inadecuada, inútil).

A continuación, veremos cómo son los manipuladores emocionales y cómo reconocerlos para evitar su estrategia.

Rasgos de un manipulador emocional

¿Cómo se comporta un manipulador? No es fácil dibujar el retrato del abusador emocional que permita detectarlo y evitarlo. Para poder detectar a este tipo de personas, es necesario conocer bien la antomía de un anipulador emocional. Por eos, aquí están las dos características esenciales del manipulador emocional:

  1. Inmadurez emocional: madurez de un niño de 3 a 6 años, con un comportamiento de adolescente de carácter.
  2. Egocéntrico al 100%: todo lo que dice o hace viene determinado por su propio interés.

De estos criterios básicos, comunes a todos los narcisistas perversos, derivan otras características que sirven para detectar a un manipulador emocional, pero que pueden diferir de un individuo a otro. Cómo reconocer a un manipulador emocional. Veamos cómo reconocer a un manipulador emocional:

  • Gran visión de sí mismo (megalomanía).
  • Sentido de omnipotencia (megalomanía y arrogancia).
  • Necesidad vital de controlar todo.
  • Único en establecer las reglas, pero que cambian según su estado de ánimo.
  • Necesidad imperiosa de brillar.
  • Mitomanía.
  • Voluntad de imponer la propia visión de las cosas (tiene la única verdad).
  • Comportamiento inmaduro.
  • Incapacidad para manejar las frustraciones.
  • Ninguna consideración de las consecuencias de sus acciones.
  • Impulsivo.
  • Puede presentar impulsos agresivos difícilmente controlables y a veces violentos.
  • Comportamientos paranoides.
  • Calculador (siempre tiene una ventaja discreta).
  • Trata de existir a través del otro, que solo sirve para satisfacerlo.

Aquí explicamos cómo actúa un manipulador cuando es descubierto.

Tipos de manipuladores emocionales

Puede ser vuestro compañero o compañera, vuestro padre o vuestra madre, vuestro hijo; puede ser vuestro compañero, vuestro titular o un "amigo" que os quiere mucho. A menudo se muestra extremadamente simpático, brillante, altruista, tímido o, por el contrario, exuberante. El manipulador emocional se encuentra en todas partes, escondido en la sombra de su sonrisa "benevolente", y sabe hacerse indispensable; pero está dispuesto a caer sobre la presa con la habilidad de un gran depredador, hasta el punto de que la víctima no puede darse cuenta de que el fin está cerca.
En su libro "¿Cómo me quieres?", Robin Stern identifica y describe tres tipos de manipuladores emocionales:

El intimidador

Su estilo es la amenaza/intimidación basada en el apocalipsis emocional. Esta última puede estar representada por escenarios a base de gritos y ofensas, por amenazas de abandono, por afirmaciones agresivas y cortantes que tienen por objeto aprovecharse de las peores inseguridades de la víctima y herirla, de hacer pucheros y encerrarse en un obstinado y culpable silencio. La distancia emocional y la profunda desaprobación del silencio son a veces peores que los gritos para las víctimas. Algunos de ellos se aprovechan de situaciones en las que la víctima no puede contradecir (ej. cenas, cine y en general situaciones de grupo) para lanzar sus tocados y hacer que todo sea aún más terrible.

El seductor

Difícilmente reconocible, más aún, al principio podrá parecer decididamente el compañero perfecto y podrá engañar también a amigos y familiares: siempre atento y amable, siempre dispuesto a sorpresas románticas y propuestas picantes. El problema es que sus propuestas y sus comportamientos no tienen en cuenta las necesidades reales de la víctima, sino que se limitan a satisfacerse a sí mismo. Parece que se ocupa de las necesidades del otro, pero en realidad las acciones que elige son dictadas por el deseo de satisfacer sus expectativas, su propia imagen de sí mismo y sus necesidades. No los de su compañero. Estos personajes al principio parecen perfectos pero después de un tiempo a su lado, uno empieza a sentir "no considerados", no escuchados, en definitiva, completamente solos. Este tipo particular de manipulador reacciona a las protestas haciendo sentir a la víctima inadecuada y decepcionante o incluso "loca".

El buen chico

También esta figura desorienta a la víctima, a sus familiares, amigos y a todos los que la conocen, ya que se presenta de manera impecable: enamorada, fiable, disponible y condescendiente. Pero el terrorismo psicológico que lleva a cabo es extremadamente sutil y difícil de identificar a corto plazo: se basa en aceptar verbalmente las peticiones de la víctima, a no ser que a continuación adoptemos un comportamiento de frialdad y escasa participación o decepción silenciosa, acompañado de palabras que niegan lo que manifiestamente se muestra con los hechos. Es desconcertante precisamente porque con palabras se muestra colaborador, mientras con los hechos boicotea los intereses y los deseos de la víctima, obviamente atribuyéndole a ella la responsabilidad.

Ejemplos de manipulación emocional

Para ver los signos de manipulacion emocional de forma más clara, presentaremos algunos ejemplos: 10 señales para saber si usted es víctima de un manipulador emocional:

  1. Siente un profundo malestar que se alterna con momentos de euforia.
  2. Cada vez se aíslan más para concentrarse sólo en él.
  3. Ya no se reconocen.
  4. Están cada vez más estresados, inquietos, agitados.
  5. Pisotean sus valores demasiado a menudo.
  6. Siente la necesidad vital de su presencia y, al mismo tiempo, la teme.
  7. Pierdes autonomía, fracasas y no quieres tomar decisiones sin su opinión.
  8. Todas sus conversaciones giran en torno a él.
  9. Es vuestro centro, es todo para vosotros, es vuestro Dios.
  10. Lo necesitan a él.

El manipulador perverso, además, alterará los siguientes comportamientos con el fin de mantener a la víctima en el puño:

  • Seducción
  • Chantaje emocional
  • Devaluación de la víctima
  • Amenazas
  • Violencia

Si te pregunas cómo ganarle a un manipulador, en el siguiente artículo explicamos cómo salir de una situación de manipulación emocional.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Manipulador emocional: qué es, rasgos y cómo reconocerlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Personalidad.

Bibliografía
  • Barbier, A. (2021). Chi sono i manipolatori emotivi? Recuperado de: https://www.psicoterapiapersona.it/manipolazione-emotiva-e-violenza-psicologica/il-manipolatore/
  • Bruzzone, R. (2018). Io non ci sto più. Consigli pratici per riconoscere un manipolatore affettivo e liberarsene. Milán: DeA Planeta Libri s.r.l.
  • Petitcollin, C. (2017). Liberati dai manipolatori. Milán: Sperling & Kupfer.
  • Schmit, G. (2019). Il manipolatore narcisista. Riconoscerlo e liberarsene per riprendere il controllo sulla propria vita. Vicenza: Edizioni Il Punto d’Incontro.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Manipulador emocional: qué es, rasgos y cómo reconocerlo
Manipulador emocional: qué es, rasgos y cómo reconocerlo

Volver arriba