Compartir

Misofobia: significado, síntomas, causas y tratamiento

 
Por Cristina Alavedra Barceló. Actualizado: 15 junio 2020
Misofobia: significado, síntomas, causas y tratamiento

Tener respeto a la suciedad y los gérmenes es algo muy común entre la sociedad, y más aún hoy en día. Pero, ¿qué sucede si este respeto se vuelve un miedo paralizante? Es entonces cuando nos encontramos ante la misofobia o también conocida como germofobia. Desde Psicología-Online, vamos a explicar qué es la misofobia, sus síntomas, causas y el tratamiento psicológico más eficaz para superar este miedo.


Qué es la misofobia

Se trata de una fobia específica que se caracteriza por un miedo excesivo e irracional hacia la suciedad, las bacterias y otros gérmenes provocando dificultades en la vida de la persona que lo padece. Esta va a estar todo el día pensando en estrategias para evitar ensuciarse o entrar en contacto con gérmenes, siendo estos pensamientos muy molestos, ya que irrumpen en el día a día.

Por ejemplo, muchas de las personas afectadas evitarán acudir o acercarse a sitios que perciban como poco limpios o van a evitar conductas que consideren que les puedan poner en riesgo, como pedir comida a domicilio.

La misofobia o bacilofobia, como se ha dicho anteriormente, es una fobia específica y, como tal, se trata de un trastorno de ansiedad. En diversas ocasiones se presenta la misofobia junto al trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). Aquí puedes ver los diferentes tipos de trastornos de ansiedad.

El TOC es un trastorno psiquiátrico donde la persona presenta pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes, que conllevan un malestar importante. Para intentar paliar o disminuir esta ansiedad causada por las obsesiones, establecen comportamientos o actos mentales como: lavarse las manos muchas veces, rezar o contar hasta X número. Estas son las llamadas compulsiones.

En la misofobia, el temor solo aparece cuando la persona se enfrenta a una situación donde está en contacto con algo sucio. En cambio, en el trastorno obsesivo compulsivo el miedo está presente prácticamente todo el tiempo en que la persona está despierta. Por ejemplo, en el caso de la misofobia o germofobia, si una persona que la padece invita a su casa a unos amigos y estos se ofrecen a lavar algunos platos y ponerlos en el lavavajillas, cuando se van, los saca y los sumerge en el fregadero para una desinfección adecuada que esté a la altura de los estándares. También puede ser que sienta la necesidad de limpiar la parte de la casa donde hayan estado, una vez se hayan marchado.

Llegados a este punto, nos podemos preguntar cuáles son los síntomas de la misofobia, qué causa la misofobia y si hay tratamiento para ello.

Antes de empezar con los síntomas, cabe destacar que ser cuidadoso con los gérmenes e intentar tener las cosas y nuestro entorno lo más limpio posible responde a una conducta sana, aprendida y que nos ha hecho avanzar como sociedad. El problema aparece cuando estas conductas se vuelven obsesivas, extremadas e incapacitantes.

Síntomas de la misofobia

Los síntomas principales de la misofobia son los siguientes:

Miedo excesivo a la suciedad o a los gérmenes

La persona que experimenta misofobia presenta un temor exagerado hacia la suciedad y los gérmenes, así como hacia todos los objetos o lugares que perciban como contaminados o sucios. El miedo que presenta interfiere con las actividades de la vida diaria y suele causar mucho sufrimiento. Según diferentes estudios, los afectados por misofobia se suelen lavar las manos unas 40 veces por hora y se cambian la ropa hasta cinco veces al día.

A pesar de que las personas que presentan misofobia o germofobia puedan tener en común el miedo a la suciedad y los gérmenes, cada persona puede presentar miedos ligeramente distintos. Hay quién puede tener miedo a los microbios o bien hay otras personas que solo pueden presentar miedo a aquello que perciben como sucio: escobas, fregonas, mesas de un bar, etc. También se puede dar fobia a la contaminación, fobia a las bacterias (bacteriofobia) o fobia a los microbios (bacilofobia).

Evitación de las situaciones temidas

Como pasa en la mayoría de fobias, las personas evitan aquello que perciben como dañino. En este caso, la persona evitará ponerse en contacto con cualquier situación, objeto o persona que adviertan como posible portadora de gérmenes o suciedad. Algunas de las situaciones que más se tienden a evitar son:

  • Visitar viviendas de otras personas
  • Comer fuera de casa
  • Utilizar lavabos, baños, vestidores públicos
  • Ir a los centros comerciales
  • Coger el transporte público

E incluso llegar a no salir a la calle para no estar expuestos a la suciedad, lo que indirectamente conlleva un aislamiento social. Esto suele ser muy incapacitante y causar todo tipo de problemas en el día a día, además de imposibilitar a la persona disfrutar de muchas actividades que si no fuera por la misofobia realizaría.

En función de la gravedad de la misofobia o germofobia que experimenta la persona, la fobia puede ser más incapacitante o menos.

Ansiedad

Cuando la persona se enfrenta al estímulo temido, su cuerpo reacciona con síntomas de ansiedad como:

  • Dificultades para respirar
  • Dolor o presión en el pecho
  • Sensación de mareo
  • Sudor excesivo
  • Palpitaciones
  • Náuseas
  • Mareos

Incluso en los casos más graves se puede llegar a tener la sensación de perder el control o morir.

La ansiedad experimentada ante la situación temida, miedo a la suciedad o a los gérmenes, es una de las principales causas que provoca que los individuos eviten todas aquellas situaciones en las que perciben riesgos.

Causas de la misofobia

La misofobia suele ser multicausal:

Causas biológicas

La mayor parte de los trastornos de ansiedad tienen un componente hereditario. Diversos estudios han puesto de manifiesto que ciertas diferencias biológicas causarían que algunas personas tuvieran mayor predisposición a desarrollar trastornos de ansiedad como las fobias.

Causas ambientales

A su vez, también se cree que es el resultado de una interacción entre la parte más biológica y la ambiental como el haber vivido experiencias traumáticas relacionadas con la temática o bien como resultado de una educación demasiado exigente con la limpieza o con mucho temor a la suciedad.

Tratamiento de la misofobia

Como se ha podido apreciar, la misofobia puede llegar a ser un trastorno muy incapacitante. Sin embargo, hoy en día existen diversas técnicas psicológicas que han demostrado gran efectividad tratando las fobias específicas.

Tratamiento psicológico

En primer lugar encontramos el tratamiento cognitivo-conductual (TCC). En este tipo de tratamiento, la persona va aprendiendo exponerse al estímulo de forma progresiva. Generalmente se elabora una jerarquía de miedos y se empieza por aquella situación u objeto que da menos miedo y, poco a poco, se va avanzando hacia aquellas situaciones o estímulos que le dan más miedo: es la llamada desensibilización sistemática. En muchas ocasiones se empieza por hacerlo en imaginación y seguidamente en vivo. El irse exponiendo de forma gradual al estímulo temido hace que se reduzca la respuesta de ansiedad y nos ayude a cambiar nuestra percepción irracional sobre el miedo y ajustarlo a la realidad. Aquí puedes ver más información sobre la técnica de exposición en psicología.

Otras técnicas alternativas que también han mostrado eficacia son la terapia de aceptación y compromiso (ACT) y la hipnoterapia.

Tratamiento farmacológico

En los casos más graves y donde la misofobia es muy incapacitante, primero se debe contemplar el tratamiento farmacológico para reducir la respuesta de ansiedad extrema. Una vez reducida esta se procederá a iniciar el tratamiento cognitivo-conductual. Cuando los niveles de ansiedad son muy altos, es difícil realizar un TCC, ya que la propia respuesta ansiosa paralizaría a la persona. El objetivo del fármaco es reducir esta ansiedad para poder trabajar posteriormente los miedos.


Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Misofobia: significado, síntomas, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing. 2013:451-460.
  • Belloch, A., Sandín, B.,Ramos, F. (2008). Manual de psicopatología. Madrid: McGrawHill.

Escribir comentario sobre Misofobia: significado, síntomas, causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Misofobia: significado, síntomas, causas y tratamiento
Misofobia: significado, síntomas, causas y tratamiento

Volver arriba