Compartir

Modelo de cinco factores - Cattell y Eysenck

Modelo de cinco factores - Cattell y Eysenck

El modelo de los Cinco Grandes propone la existencia de cinco factores básicos de personalidad que supuestamente tendrían validez universal. Parte de la hipótesis léxica, que defiende que, en los diferentes lenguajes naturales, han quedado codificadas aquellas características de personalidad más importantes y socialmente útiles (cuanto más importante es la característica, más probable es que haya una o varias palabras para referirse a ella).

También te puede interesar: La teoría de Cattell

Modelo de cinco factores

Así, el análisis del lenguaje puede ayudar a averiguar cuáles son los elementos básicos que componen la personalidad, y por ello: Se recogen numerosos términos relativos a diferentes características de personalidad. Se aplican unos criterios para reducir el nº de términos. Los términos que quedan, se utilizan para que un grupo de personas se autoevalúe y/o para que personas que les conocen les valoren en esas mismas dimensiones.

Se aplica el AF a los datos disponibles, obteniéndose cinco factores. El modelo es parsimonioso, ya que estas cinco dimensiones engloban toda una serie de rasgos o características de personalidad. Pero, tiene escasa elaboración teórica (no parte de ninguna teoría sobre cómo es la personalidad y carece de una estructura explicativa subyacente).

Instrumentos de evaluación

NEO-PI-R: Costa y McCrae contruyeron el NEO (Neuroticism, Extraversion, and Openness) para evaluar estas dimensiones. Paralelamente se fue desarrollando el modelo de los cinco grandes, e influenciados por estos estudios, decidieron comprobar si los demás factores obtenidos podían conectarse con los que ya evaluaba el cuestionario. Los resultados indicaron que tres de los factores eran equivalentes a los evaluados por el NEO, por lo que desarrollaron un cuestionario que evaluase las cinco dimensiones. El NEO-PI (NEO-Personality Inventory) incluye las dimensiones de Afabilidad y Tesón.

En él se presentan diferentes aseveraciones con las que el sujeto tiene que mostrar su grado de acuerdo a través de escalas de 5 puntos. Cada dimensión se valora a través de 6 escalas, facetas o rasgos. Los principios que han guiado la elaboración de estos instrumentos han sido:

  • Estructura jerárquica: los rasgos se ordenan de los más generales a los más concretos.
  • Bases en la literatura psicológica: estudiaron la literatura para identificar los rasgos que habían parecido importantes a los teóricos de la personalidad (tradición lingüística).

Construcción racional de las escalas:

  • pensaron en el constructo que querían medir y luego escribieron ítems que lo evaluaban.
  • Parten del supuesto de que los sujetos pueden y quieren responder sinceramente.

Requisitos psicométricos:

  • la selección final de los ítems se apoyó en un amplio análisis y en la aplicación de los principios psicométricos básicos. Así, por ejemplo, lo ítems deberían ponderar en una sola de las escalas para evitar correlaciones artificiales.

Lo que valora cada una de las dimensiones, así como las facetas o rasgos de los que constan son:

  • Factor I: Extraversión (E): La cantidad e intensidad de interacción entre personas, el nivel de actividad, la necesidad de estímulos y la capacidad de disfrutar. Se compone de: cordialidad (capacidad de establecer vínculos con otros), gregarismo (preferencia por estar en compañía), asertividadactividad (necesidad de estar ocupado), búsqueda de emociones (buscar estimulación y excitación) y emociones positivas (tendencia a mostrar optimismo). (tendencia a dominar a los demás)
  • Factor II: Afabilidad (A): Las interacciones personales en su aspecto cualitativo. Incluye: confianza (tendencia a considerar a los demás como honestos), franqueza (sinceridad), altruismo (tendencia a preocuparse por los demás), actitud conciliadora (tendencia a ser cooperativo y respetuoso en conflictos interpersonales), modestia (tendencia a no alardear) y sensibilidad a los demás (actitudes de simpatía y preocupación por los demás).
  • Factor III: Tesón (C): Grado de organización, persistencia, control y motivación en la conducta dirigida a objetivos. Se compone de: competencia (sentimientos de que se es capaz y eficaz), orden (organización y limpieza), sentido del deber (tendencia a seguir los principios éticos y obligaciones morales), necesidad de logro (nivel de aspiraciones elevado), autodisciplina (capacidad para emprender tareas y llevarlas a cabo a pesar del aburrimiento), deliberación (tendencia a pensar cuidadosamente antes de actuar).
  • Factor IV: Neuroticismo (N): El ajuste emocional. Incluye: ansiedad (tendencia a experimentar tensión, nerviosismo, preocupación y miedo), hostilidad (tendencia a experimentar enfado y frustración), depresión (tendencia a experimentar tristeza, desesperanza, soledad y culpa), ansiedad social (tendencia a sentir vergüenza, ridículo o inferioridad), impulsividad (incapacidad de controlar los impulsos y necesidades) y vulnerabilidad (incapacidad para afrontar las situaciones estresantes).
  • Factor V: Apertura mental (O): La receptividad a experiencias nuevas. Se compone de: fantasía (tendencia a tener una fantasía muy activa), estética (apreciación por el arte y la belleza), sentimientos (receptividad a los sentimientos), acciones (tendencia a cambiar de actividades), ideas (interese intelectuales y apertura a nuevas ideas) y valores (disposición a reexaminar los valores sociales, políticos y religosos). Big Five Questinnaire (BFQ):

Sus 132 elementos miden las cinco dimensiones, con dos subescalas cada una, además de una escala de distorsión (D) con la que se evalúa la tendencia a falsear la imagen que se da de uno mismo.

Factor I: Extraversión:

  1. Dinamismo (comportamientos dinámicos, facilidad de palabra y entusiasmo)
  2. Dominancia (capacidad de imponerse, sobresalir e influir en los demás).

Factor II: Afabilidad: 1. Cooperación/empatía (capacidad para comprender los problemas y necesidades de los demás, y cooperar con ellos), y 2. Cordialidad/amabilidad (afabilidad, confianza y apertura a los demás).

Factor III: Tesón: 1. Escrupulosidad (fiabilidad, meticulosidad y gusto por el orden),

Perseverancia (persistencia y tenacidad para las tareas).

Factor IV: Neuroticismo:

  1. Control de emociones (control de estados de tensión asociados a experiencias emotivas)
  2. Control de impulsos (capacidad de controlar el propio comportamiento en situaciones de conflicto, incomodidad o peligro).

Factor V: Apertura mental:

  1. Apertura a la cultura (interés por mantenerse informados, por la lectura y por adquirir conocimientos)
  2. Apertura a la experiencia (disposición favorable a las novedades, capacidad de considerar perspectivas distintas, estar abierto a valores, modos de vida y culturas distintas).

Estatus causal de los cinco grandes

McCrae y Costa no han especificado los mecanismos subyacentes a partir de los cuales, las disposiciones generales y abstractas, se transforman en una conducta concreta en una situación específica. Para ellos los rasgos son explicaciones distales de la conducta, explicando adaptaciones características (que incluyen hábitos, actitudes, habilidades, valores, motivos, roles y relaciones).

Consideran que el estatus causal de los rasgos proviene de las evidencias sobre su estabilidad temporal y su base genética y transculturalidad. Estos hechos demuestran que hay algo en el individuo que explica las regularidades, algo estable, basado biológicamente e invariante en las distintas culturas.

Acuerdo transcultural: Los estudios transculturales encuentran también cinco factores. Sin embargo, hay que indicar que estas replicaciones se basan en traducciones de NEO-PI-R, pudiendo haber otras características de personalidad, relevantes en otras culturas, que no queden recogidas en los cinco grandes. Los estudios que pueden probar la universalidad del modelo son lo que replican el procedimiento original, es decir, acuden al diccionario y, a partir de los términos de esas lenguas, obtienen los mismos factores. En estos estudios, suelen emerger dimensiones indígenas o específicas, que además son las más predictivas. Estabilidad temporal de las dimensiones: Esta cuestión se puede abordar de dos formas:

  • Referida a la estabilidad relativa: que un sujeto mantenga la posición dentro de un grupo de la dimensión en dos momentos diferentes.
  • Referida a la estabilidad absoluta: mantener la puntuación obtenida en la dimensión a través del tiempo. Los estudios de este tipo de estabilidad pueden ser.

Transversales: utilizando una muestra con diferentes edades, y calculando la correlación entre variables de personalidad y edad, o bien, comparar medias en dos grupos que difieran en edad en la variable de interés.

Longitudinales: comparando las medias del mismo grupo en momentos diferentes. En general los resultados de McCrae y Costa indican que las dimensiones son relativamente estables en el tiempo, dándose ligeros aumentos en Afabilidad y Tesón, y pequeños descensos en las otras tres. Así, según ellos, la personalidad muestra ligeros cambios con la edad, siendo bastantes estable en el tiempo, sin embargo, hay que señalar que el coeficiente de estabilidad medio encontrado en las dimensiones es de 0,60, lo que indica que sí hay posibilidad de cambio en la estructura, organización o configuración de la personalidad.

Base genética: La estrategia utilizada para conocer las aportaciones de la genética, parten del cálculo de correlaciones entre las puntuaciones de cuestionarios, de personas que varían tanto en su grado de semejanza genética como ambiental.

A partir de las correlaciones calculadas se estima el coeficiente de heredabilidad (h2), que se refiere a la proporción de varianza explicada por la herencia. Este índice no es absoluto, sino que cambia en función de factores, algunos de los más influyentes son:

  • La medida utilizada (autoinformes, informes de otros, observación directa de la conducta).
  • Por ejemplo, lo informes de otros arrojan estimaciones más elevadas que lo otros dos tipos de datos.
  • La edad de los sujetos: Con sujetos mayores las estimaciones son menores, lo que sugiere que las influencias ambientales incrementan su importancia con la edad.
  • Fuentes de datos: con gemelos se encuentra más heredabilidad que con adopciones. Muestra empleada: la heredabilidad cambia de una población a otra. Por eso no se puede generalizar a otras poblaciones.

La heredabilidad se encuentra en torno al 0,5, y la influencia ambiental también (0,5), por lo que los cinco grandes tienen una importante base genética, pero también una influencia ambiental equivalente a la de los genes. Además, la mayoría de características humanas están determinadas por muchos genes, por lo que no es probable que pasen a la descendencia (hay poca probabilidad que se dé la combinación exacta de genes implicados en una característica). Es la interacción genes-ambiente la que determina el resultado final.

Consenso alcanzado sobre los cinco grandes

Este modelo impone un consenso que tiene la ventaja de posibilitar el entendimiento entre expertos y avanzar en la investigación. Sin embargo, no hay un acuerdo total ni en la denominación de los factores, ni el los rasgos incluidos en éstos.

En cuanto a la denominación, existe consenso en los factores Extraversión, Neuroticismo y Amabilidad o Afabilidad. Pero el acuerdo el menor para los otros dos, a los que se denomina Cultura, Intelecto o Apertura a la Experiencia, por un lado, y Responsabilidad, Consciencia, Escrupulosidad o Tesón, por otro.

Esto ocurre porque es difícil dar un nombre que resuma la cantidad de variables aglutinadas en un factor, y que a veces difieren en los distintos estudios (unos encuentran unas variables y otros otras). Sin embargo, los patrones encontrados son bastante similares, y por tanto, los diferentes nombres no son un problema.

Lo que sí es importante es que exista acuerdo respecto a las características que se engloban en cada factor. En general: hay acuerdo en las dimensiones Extraversión y Neuroticismo; el factor Tesón es muy similar también en las distintas propuestas; Apertura es el que causa más problemas, ya que algunos lo entienden como Intelecto o Imaginación; Afabilidad da algunos problemas porque algunos de sus rasgos saturan la dimensión Extraversión.

El peso de los rasgos indica la importancia que tienen dentro de un factor. Lo deseable es que si un rasgo satura un factor, no lo haga en ningún otro (porque sino, no podríamos hablar de factores independientes). Hay algunos problemas con el rasgo Asertividad que satura tanto al factor Afabilidad como al de Extraversión. La Hostilidad (faceta del Neuroticismo) también satura en Afabilidad. Esto indica que los factores no son del todo independientes, como se propone, lo cual supone un gran problema metodológico.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Modelo de cinco factores - Cattell y Eysenck, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología de la Personalidad y Diferencial.

Escribir comentario sobre Modelo de cinco factores - Cattell y Eysenck

¿Qué te ha parecido el artículo?

Modelo de cinco factores - Cattell y Eysenck
Modelo de cinco factores - Cattell y Eysenck
Volver arriba