Compartir

No me gusta mi trabajo, ¿qué hago?

 
Por Gianluca Francia. 2 noviembre 2020
No me gusta mi trabajo, ¿qué hago?

¿No te gusta tu trabajo? ¿Quieres transformar tu vida profesional pero tienes miedo de saltar a la oscuridad? Pasamos gran parte de nuestras vidas trabajando: si estamos desmotivados, decepcionados, aburridos, enojados, estamos perdiendo una parte importante de nosotros mismos. La mayoría de los trabajadores no solo se quejan de una remuneración inadecuada o de que el trabajo realizado no se corresponde con sus aspiraciones y con su titulación, sino también - a menudo, sobre todo - del hecho de trabajar en un ambiente social poco acogedor y amistoso, de no sentirse partícipe de la vida empresarial y de tener relaciones poco gratificantes (o incluso frías y hostiles) con sus colegas y/o sus superiores. Con este artículo de Psicología-Online veremos qué podemos hacer todas aquellas veces que nos hacemos la pregunta: si no me gusta mi trabajo, ¿qué hago?

También te puede interesar: Qué hacer cuando no valoran tu trabajo

Qué hacer si no me gusta mi trabajo, pero gano bien

Quizás después de años de sacrificios no se haya logrado alcanzar una posición satisfactoria desde el punto de vista profesional, pero el aspecto económico nos recompensa de alguna manera. Cambiar de trabajo no es una opción fácil: la idea de volver a caer en la situación de precariedad, la perspectiva de no poder pagar una hipoteca y mantener una familia, por ejemplo, muchas veces nos bloquean y no nos permiten realizar lo que en el fondo no debería ser un sueño: encontrar una posición laboral satisfactoria.

El trabajo es parte de la vida: hay que trabajar para ganarse la vida, pero no se trabaja solo por el salario. Trabajar puede ser también una fuente de alegría y satisfacción, puede dar energía y sobre todo ofrecer un propósito, una meta; el trabajo permite aprender cosas nuevas y, si se desarrolla junto con otros, también puede generar sentido de pertenencia.

  • Si tu trabajo es aburrido, podrías convertirlo en un juego divertido que te ocupe la mente: ¡verás que lo harás con más gusto! ¿Recuerdas cuando eras un niño y tenías que prestar atención a tus asuntos cotidianos? Todo era como un juego y, en general, lo hacíamos con bastante gusto, aunque era repetitivo. Tienes que hacer que todo parezca un juego, haciendo lo mejor que puedas.
  • Otra idea para lidiar con un trabajo que no te gusta es plantearte retos y metas que te motiven y te gusten.
  • Puedes innovar y crear nuevas áreas en tu tarea profesional que te gusten más.
  • Otra cosa que puedes hacer si quieres quedarte en un trabajo que ahora no te gusta es explorar y aprender algo que sí te guste e intentar incorporarlo o relacionarlo con tu trabajo actual.
  • Una idea para sobrellevar un trabajo que no te gusta es crear relaciones sociales que te aporten y te ayuden a pasar las horas en el trabajo de forma más amena y provechos.
  • Otra opción, si no te gusta nada este empleo es renunciar al trabajo y buscar otra oportunidad laboral.

Cómo decidir si renunciar o no a un trabajo

Pasamos casi un tercio de nuestras vidas trabajando y es comprensible que el trabajo sea muy importante para todos y todas. Sin embargo, la mayoría de las personas se sienten insatisfechas con su trabajo y solo lo aceptan por necesidad; son pocos los que acogen felizmente el lunes por la mañana, e incluso aquellos que tienen un trabajo bien remunerado y potencialmente realizado, muchos no logran obtener una satisfacción real debido a las numerosas fuentes de estrés, al clima de excesiva incertidumbre y competencia, así como a la mala atmósfera social en la que operan.

Si no estás satisfecho con tu trabajo tal vez es porque no has elegido qué hacer y has tomado una profesión al azar. Intentas pasar por alto los sueños a los que renunciaste y te dices a ti mismo: "no puedo conseguir nada mejor; no será lo mejor, pero al menos tengo un trabajo".

¿Aguantar un trabajo que no te gusta o salir de un trabajo que no te gusta? Si nuestro trabajo no nos hace felices, no tenemos que cambiarlo necesariamente. Sin embargo, el trabajo ocupa la mayor parte de nuestras vidas y esto nos deja solo dos opciones para ser felices: o hacemos de nuestra pasión nuestro trabajo o encontramos pasión en lo que hacemos. Esto marcará una gran diferencia en nuestra calidad de vida.

¿Estás cansado del trabajo que haces y quieres perseguir tu sueño? Tu realización profesional depende entonces de tu capacidad en enfocar tus valores internos y convertirlos en una profesión rentable.

¿Renunciar al trabajo o no? A continuación ofrecemos algunos consejos y ejercicios que te ayudarán a tomar la mejor decisión.

  • Poner en una balanza los aspectos positivos y negativos del trabajo.
  • Valorar la importancia que tienen para ti los aspectos positivos y negativos.
  • Ver si los aspectos negativos se pueden modificar.
  • Tantear si hay cosas que podrían cambiar: comunicar tu desacuerdo con algunos aspectos del trabajo y proponer alguna solución.
  • Ver si pueden aumentar los aspectos positivos.

No me gusta trabajar en nada

Mucha gente está aburrida en el trabajo. La verdad es que la mayoría de los trabajos requieren tareas repetitivas, que se renuevan cada día y que aparentemente no dan ninguna satisfacción. Si esperas encontrar tu trabajo ideal ya confeccionado, tendrás buenas posibilidades de no encontrarlo nunca: el trabajo ideal debe crearse, así como muchas cosas en la vida. La mayoría de la gente no encuentra su empleo ideal, no porque no tenga suficiente información sobre el mundo laboral, sino porque no tiene suficiente información sobre su mundo interior.

"Crear" el trabajo ideal, de hecho, requiere un profundo conocimiento de sí mismo, que conduce a ser más resistentes al estrés, más enfocados, nos es más fácil entender lo que realmente queremos y por qué, pero también encontrar nuestro lugar en el mundo profesional.

No sé qué hacer con mi vida profesional

Si no te gusta ningún trabajo, por ahora, y no te ves haciendo nada, es normal que no sepas qué hacer con tu vida profesional. Los que trabajan generalmente saben muy bien lo que necesitan para hacer su trabajo bien y con placer. A veces, sin embargo, puede no ser así y puede ocurrir que experimente una sensación desagradable, a veces incluso difícil de expresar. Pueden carecer de recursos personales, o la presión laboral es demasiado alta, o puede que haya algo más que, aunque sea temporalmente, no funcione como debería en la persona o en su trabajo.

No se deben ocultar la irritación, la frustración y los problemas, ya que el silencio solo aumenta la tensión. La irritabilidad a menudo conduce a síntomas psicosomáticos, como dolores de cabeza, trastornos del sueño o dificultad para dormir. Hablar de lo que nos pone en apuros es importante, ayuda a ver los problemas en una perspectiva diferente, pero sobre todo ayuda a aclarar lo que no se desea o no se quiere; si lo mantenemos todo dentro, ni siquiera se puede esperar que los demás tengan en cuenta lo que se siente. Solo hablando y compartiendo problemas y preocupaciones podemos sentir el apoyo de los demás que quizás no se limitan a escuchar sino que pueden ayudarnos a dar consuelo. Una vez que entiendas el problema, podrás avanzar hacia su solución.

Para poder trabajar en lo que te gusta, primero debes saber qué es lo que te gusta. Para saber cómo encaminar tu vida laboral, puedes realizar este test de orientación vocacional y leer este artículo sobre cómo encontrar tu propósito de vida con el método japonés ikigai.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a No me gusta mi trabajo, ¿qué hago?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Crecimiento personal y autoayuda.

Bibliografía
  • Amico, G. (2015). Come amare il tuo lavoro anche se non ti piace. Ebook: Onix Editoriale.
  • Baccan, M., Colombo, A. (2014). Cambio lavoro con un click. Come utilizzare internet per cercare il tuo nuovo posto di lavoro. Roma: Bruno Editore.
  • Cheli, E. (2013). L’epoca delle relazioni in crisi (e come uscirne). Coppia, famiglia, scuola, sanità, lavoro. Milán: Franco Angeli.
  • Giovannini, L. (2012). Crea il lavoro che vuoi. Milán: Sperling & Kupfer.
  • Shaufeli, W., Dijkstra, P., Borgogni, L. (2012). Engagement: la passione nel lavoro. Milán: Franco Angeli.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

No me gusta mi trabajo, ¿qué hago?
No me gusta mi trabajo, ¿qué hago?

Volver arriba