menu
Compartir

Qué es la confabulación en psicología

 
Por Iván Piquero. 26 mayo 2021
Qué es la confabulación en psicología

Los recuerdos, aunque la mayor parte de las veces pueden ser fidedignos, no son imágenes exactas de la realidad pasada. Incluso nuestro estado emocional influye en la forma en la que recordamos determinados hechos, situaciones o incluso personas. Además, por otro lado, nuestra memoria tiene una capacidad limitada y no somos capaces de recordar absolutamente todo nuestro pasado.

En relación a todo ello, puede haber fallos en la recuperación de la información que nos lleve a distorsionar desde los detalles de, por ejemplo, un suceso concreto hasta el suceso en sí mismo de forma global. Aparecen entonces falsos recuerdos, un fenómeno muy estudiado en psicología y que recibe el nombre de confabulación. Continúa leyendo este artículo de Psicología-Online en el que te contamos qué es la confabulación en psicología.

También te puede interesar: Qué es la somatización en psicología

Significado de confabulación en psicología

¿Qué es la confabulacion en psicologia y psiquiatría? Como ya hemos adelantado, las confabulaciones son falsos recuerdos que el paciente considera verdaderos y que aparecen como resultado de un problema en el proceso de recuperación de la información.

¿Como actúa una persona que presenta confabulaciones? Gilboa y Moscovitch (2002, visto en Lorente-Rovira, E. et al, 2011a)[1] exponen cuatro características de las confabulaciones:

  • Son recuerdos falsos que pueden ir desde una alteración de detalles hasta una alteración de todo el recuerdo.
  • No hay una intencionalidad de adulterar el discurso, de hecho el paciente no es consciente de estar confabulando. Este aspecto lo distingue de quienes mienten en su recuerdo, ya que estos sí tienen una intencionalidad de adulterarlo.
  • El paciente puede actuar consecuentemente con sus confabulaciones.
  • Es más evidente la confabulación cuando se pide una recolección autobiográfica que de forma espontánea.

Tipos de confabulación

La clasificación de Schnider (2008, visto en Lorente-Rovira, E. et al, 2011a)[1] recoge cuatro tipos de confabulación, incluyendo las anteriores, según su mecanismo de producción:

  • Intrusiones en los test de memoria: son provocadas cuando se le pide a la persona que recuerde detalles de una historia, como ocurre en los test de memoria.
  • Confabulaciones momentáneas: describen afirmaciones verbales falsas en una conversación en la que se incita a la persona a hacer un comentario.
  • Confabulaciones fantásticas: se trata de confabulaciones que no tienen sentido, ilógicas y sin acompañamiento de la conducta correspondiente. No tienen una base real.
  • Confabulaciones conductualmente espontáneas: aparecen en amnesias graves y desorientación. El paciente se comporta de forma congruente con el contenido de sus confabulaciones.

Modelos neuropsicológicos de la confabulación

Las explicaciones neuropsicológicas de la confabulación se agrupan en dos tipos de teorías: las teorías de la temporalidad y las teorías de la recuperación.

  • Teorías de la temporalidad: son aquellas en las que lo importante es el fracaso en recordar el contexto temporal de la información. Consideran que, aunque la persona puede recordar el contenido del suceso o del hecho, lo que no recuerda es el orden en el que los acontecimientos ocurrieron.
  • Teorías de la recuperación: son aquellas que consideran que el problema se encuentra en la reconstrucción de la información. Establecen que las confabulaciones surgen al reconstruir el recuerdo y no habría problemas en el proceso de codificación, consolidación y/o almacenamiento.

Mecanismos cognitivos de la confabulación

Siguiendo a Lorente-Rovira, E. (2011a)[1] existen tres hipótesis que ayudan a explicar los mecanismos cognitivos de la confabulación.

La confabulación como déficit de memoria

La confabulación se produce necesariamente en un contexto amnésico, lo que conlleva pensar que se trata de una alteración de la memoria. Dado que la confabulación se ha observado mayoritariamente en síndromes en los que hay una alteración de la memoria, se ha propuesto la confabulación como un mecanismo que rellena las lagunas de memoria provocadas por la propia amnesia.

Los datos sugerían que la memoria, por sí sola, no explicaba la aparición de las confabulaciones ya que:

  • Estas aparecen en personas sin alteraciones.
  • Desaparecen incluso aunque el trastorno mnésico persista.
  • Las confabulaciones aparecen en cuadros en los que la memoria no supone la alteración principal.

La confabulación como alteración ejecutiva

Desde esta otra hipótesis, apoyada por la disminución de confabulaciones ante la mejoría de la función ejecutiva, las confabulaciones se producen debido a una alteración ejecutiva. No obstante, aunque no pocas publicaciones respaldan esta evidencia, lo cierto es que no todas apoyan dicha asociación. Además, hay estudios que parecen no tener en cuenta que algunos de sus participantes cuentan con alteraciones mnésicas.

La confabulación como una alteración mnésica y ejecutiva

Esta propuesta integra los hallazgos anteriores y postula que las confabulaciones son resultado de alteraciones tanto en las funciones ejecutivas como en la memoria. No obstante, tampoco está claramente definido el mecanismo por el que el paciente confabula, ya que se desconoce qué funciones ejecutivas en concreto o qué combinación de ellas puede dar lugar a las confabulaciones.

En qué trastornos psicológicos se manifiesta la confabulación

Los trastornos más frecuentes en los que se encuentran presentes las confabulaciones son:

  • Síndrome de Korsakoff.
  • Ruptura de la arteria comunicante anterior.
  • Trastornos neurológicos: las confabulaciones pueden estar presentes en otros trastornos neurológicos como accidentes cerebrovasculares, tumores, demencias, etc. En el siguiente artículo explicamos qué es la demencia, tipos, síntomas y causas.
  • Trastornos psicológicos y psiquiátricos: las confabulaciones también pueden formar parte de algunos trastornos psicológicos o psiquiátricos como: esquizofrenia, delirium y otros trastornos psicóticos, y alcoholismo. En los siguientes artículos encontrarás más información sobre qué es la esquizofrenia y sobre los tipos de alcoholismo.

Ejemplos de confabulación en psicología

A continuación, exponemos cuatro ejemplos de confabulación en función de la clasificación de Schnider (2008, visto en Lorente-Rovira, E. et al, 2011a):

Intrusiones en los test de memoria

Pedimos al paciente que recuerde: ¿He dicho la palabra mesa en la lista de objetos que te he leído? El paciente recordará la palabra aunque no la hayamos nombrado en nuestra lista.

Confabulaciones momentáneas

En una conversación con el paciente, le podemos preguntar qué hizo ayer y este contarnos que estuvo sentado en el parque hablando con las vecinas hasta muy tarde cuando, verdaderamente, no salió de casa en todo el día porque hacía mucho frío.

Confabulaciones fantásticas

En este caso, el paciente puede contarnos que ayer por la tarde estuvo merendando con los reyes en el Palacio de la Zarzuela y que fue en un coche de caballos hasta allí. En este caso, se trata de recuerdos que carecen de realidad y lógica.

Confabulaciones conductualmente espontáneas

El paciente, por ejemplo puede contarnos que ayer fue su cumpleaños e hizo una gran celebración a la que acudieron numerosas personalidades, mostrándose especialmente feliz y contento por ello.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué es la confabulación en psicología, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Referencias
  1. Lorente-Rovira, E., Berrios, G.E., McKenna, P., Moro-Ipola, M. y Villagrán-Moreno, J.M. (2011a) Confabulaciones (I): Concepto, clasificación y neuropatología. Actas Españolas de Psiquiatría, 39 (4): 251-259.
Bibliografía
  • Lorente-Rovira, E., McKenna, P., Berrios, G.E., Villagrán-Moreno, J.M. y Moro-Ipola, M. (2011b) Confabulaciones (II): Modelos explicativos. Actas Españolas de Psiquiatría, 39 (6): 384-392.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Qué es la confabulación en psicología
Qué es la confabulación en psicología

Volver arriba