menu
Compartir

Qué es la venganza en psicología

 
Por Gianluca Francia. 22 abril 2021
Qué es la venganza en psicología

Muchas personas experimentan el deseo, al menos una vez en su vida, de vengarse por un daño sufrido, por una injusticia hecha contra ellas o sólo para vengarse de alguien que les hizo daño. Sin embargo, este concepto no siempre se aplica a este impulso, que quizás sea parte de nuestro ser.

A veces solo queda un deseo y esto marca una profunda diferencia entre quien piensa en la venganza solo en un plano simbólico y quien decide vengarse en la realidad. En este artículo de Psicología-Online, vamos a profundizar juntos el tema para entender mejor qué es la venganza en la psicología, los tipos de venganza que existen y por qué no es bueno vengarse.

También te puede interesar: Significado del color rosa en psicología

Cuál es la definición de venganza

¿Cuál es el significado de la venganza? Las enciclopedias definen la venganza como un daño material o moral, de diversa gravedad, que es infligido privadamente a otros en satisfacción de ofensa recibida, de daño sufrido o para liberar viejos rencores.

La idea de rivalizar, de hacer justicia, de dañar al otro de la misma manera o más de lo que nos ha herido es tanto más fuerte cuanto más intensa es la percepción de la ofensa sufrida y corresponde a un sentimiento de pérdida de integridad. Quien medita represalias, en efecto, se lleva a creer que solo castigando al responsable del propio dolor podrá recuperar el equilibrio psicológico sacudido o comprometido por las acciones de los demás.

En varias sociedades orientales y occidentales, la venganza es un uso sancionado por la tradición: en caso de asesinato, la familia del asesinado puede, y en algunos casos debe, vengarse directamente de la familia del asesino, siguiendo ciertas prescripciones para apaciguar el espíritu del muerto y restablecer el equilibrio del propio grupo. Esta es conocida como venganza de sangre.

Causas de la venganza

El sentimiento de venganza está ligado a un daño sufrido por violencia, maltrato o la falta de atención, pero también puede aparecer cuando alguien traiciona una expectativa o un "acuerdo" dentro de una relación que puede ser sentimental, amistosa o laboral. Romper este pacto implícito o dañar la confianza de forma grave y repetida, puede marcar profundamente el sentido de confianza y generar un significativo dolor psíquico caracterizado por la ira, el rencor y el deseo de venganza.

Por otra parte, la venganza es un sentimiento antiguo. Los teólogos y estudiosos del comportamiento animal lo han observado ya en los primates y dentro de sus grupos sociales. Cuando los simios reciben una ayuda de un semejante, lo recuerdan y lo vuelven a bordar; pero cuando sufren un ataque, no dejan de devolverlo y demuestran una excelente memoria en cuanto a faltas de respeto.

Esto sugiere que el sentimiento de venganza representa una defensa arcaica, una reacción primaria que hemos heredado en milenios de evolución, probablemente porque promueve la supervivencia en contextos sociales básicos.

Por lo tanto, albergar intenciones vengativas con respecto a quien nos ha herido es normal, especialmente cerca del trauma. En las primeras semanas y dentro de algunos meses de la ofensa, quien insiste en el tema de la revancha hacia la persona que le ha afectado, experimenta una vida dolorosa pero sana. Eso es parte del proceso de elaboración del sufrimiento psíquico.

Por qué nos vengamos

El fin consciente de la venganza es el castigo, así como el posterior logro de un nuevo equilibrio psicológico tan buscado. Lo que generalmente se ignora es el fin inconsciente, por no decir inconsciente, que se quiere alcanzar: para la psicología dinámica, la queja de los daños sufridos no son más que el desesperado intento de ocultar el verdadero daño sufrido por el Yo en los primeros años de vida.

En este sentido, la venganza es un mecanismo de defensa cuya función es la de ocultar los traumas más profundos ocurridos en la infancia, por ejemplo, la obligación de adherirse a los valores parentales o la protección contra el miedo a la separación. Una persona ocupada con sus fantasías de venganza sobre esa persona tiene la función, evidentemente, de permanecer psicológicamente aferrados a ella.

Tipos de venganza

Existen diferentes tipos de venganza según las causas que hayan provocado el daño sufrido inicial. Veámoslos:

  • Venganza por el sufrimiento: el sujeto ha sufrido, ya sea por razones reales o sufridas por experiencias pasadas similares a la en cuestión, y quiere hacer sentir la misma sensación a quien lo ha hecho sufrir, En algunos casos suele ser solo para ajustar cuentas, por lo general, si no desea tener más relaciones con la persona que es culpable de él. En otros casos, se quiere hacer comprender el dolor que se siente para que no se repita, generalmente en casos de interés en la prolongación de la relación con la otra persona, pero parece evidente el daño que una reacción de este tipo puede producir.
  • Venganza por los errores sufridos: el sujeto se siente tratado peor de lo que cree merecer, por ejemplo, una falta de respeto. Entonces piensa en pagar con la misma moneda, generalmente, tratándose de un juicio totalmente subjetivo la supuesta pena infligida supera con mucho la sufrida.
  • Venganza por el honor: el orgullo del sujeto se ha visto afectado intencionadamente y pretende demostrar al mundo que no es conveniente hacerlo, aunque sólo sea como disuasión. A menudo, el ataque en sí mismo no le causa dolor ni molestia sino que se une al principio del hombre de honor.
  • Venganza psicótica: el sujeto ha sufrido una o más de las situaciones que acaban de enumerar varias personas diferentes a lo largo de su vida y tiende a pagar a cualquiera que crea que todas las personas son iguales. Hace una atenta evaluación de las personas y decide cómo comportarse creando grupos elitistas hacia los cuales no se comporta con esta actitud. Dependiendo del sujeto y de la situación, la venganza puede generar diferentes emociones como la satisfacción, el arrepentimiento o la futilidad.

Por qué no es bueno vengarse

Podemos considerar que querer vengarse contra el autor del daño, físico o moral, es una emoción sana que puede ser acogida psicológicamente. En algunos casos, el solo pensamiento puede dar alivio y ser funcional para un proceso de curación del daño sufrido.

Si el deseo de venganza puede ser considerado como una emoción que forma parte de nuestros impulsos más básicos, la obsesión de vengarse, en cambio, es un aspecto patológico del que hay que liberarse. En efecto, el resentimiento por una injusticia sufrida puede obsesionar la mente de una persona y puede durar mucho tiempo, aunque el hecho haya ocurrido años antes. En este artículo, te contamos cómo superar una obsesión por alguien.

La venganza no estimula emociones positivas en las personas que la quieren llevar a cabo. Por el contrario, estimula todas esas emociones negativas probadas por el daño sufrido como la ira o el resentimiento. . En el plano psicológico, renunciar al resentimiento por el daño sufrido requiere una larga elaboración de sus vivencias emocionales, de la relación con la persona que ha cometido el mal y la magnitud del mismo. A menudo, las personas que pueden perdonar. Descubre cómo aprender a perdonar.

Perdonar es auténticamente terapéutico. Si se vive como una libre elección no impuesta por terceros. Perdonar no sólo significa liberarse de ese dolor que se lleva dentro por el daño sufrido, sino que, a veces, puede indicar también un acercamiento a la persona que ha cometido el daño. No poder perdonar significa no poder dejar ir ese sufrimiento que viste los hábitos de la ira y del rencor. Un recorrido terapéutico es un instrumento útil para comprender y procesar ese sufrimiento.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué es la venganza en psicología, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Emociones.

Bibliografía
  • Carella, V. (2021). Vendetta e psicologia: vendicarsi fa stare bene? Recuperado de: https://www.centroclinicospp.it/approfondimenti/335-vendetta-psicologia.html
  • Secci, E. M. (2019). Psicologia della vendetta. Recuperado de: http://www.enricomariasecci.it/2019/06/25/psicologia-della-vendetta-2/

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Qué es la venganza en psicología
Qué es la venganza en psicología

Volver arriba