Compartir

Qué son los pensamientos intrusivos y por qué aparecen

 
Por Paula Martínez Barral. 29 noviembre 2019
Qué son los pensamientos intrusivos y por qué aparecen

¿Alguna vez te ha pasado que, sin motivo alguno, un pensamiento desagrable o extraño acude a tu mente? Se trata de los pensamientos intrusivos, que son una clase de pensamientos que, pese a que carecen completamente de fundamentos, pueden generar gran preocupación. Existen pensamientos intrusivos de diferentes tipos, dependiendo del contenido de los mismos.

Además, aunque existen pensamiento intrusivos tanto positivos como negativos, en este artículo nos centraremos en estos últimos. Pues, se trata de los que más consecuencias y preocupaciones generan al aparecer, llegando a convertirse en serias obsesiones si no se aprende a cómo tratarlos, algo que os contaremos a continuación. ¿Quieres conocer los tipos de pensamientos intrusivos y por qué aparecen? Aquí, en este artículo de Psicología-Online, os detallamos todos los datos importantes sobre los pensamientos intrusivos.

Qué son los pensamientos intrusivos

Los pensamientos intrusivos, reciben también el sobrenombre de pensamientos infundados. Esto se debe, principalmente, a que se trata de pensamientos que no teniendo fundamento o resultan realmente injustificados ya que no existe ningún motivo real para pensar eso.

Generalmente, se habla de pensamientos intrusivos negativos, pues son los que más preocupan y llaman la atención a quienes los “sufren”. Este tipo de pensamientos son especialmente frecuentes en personas con TOC (Trastorno Obsesivo-Compulsivo), depresión o TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) .

El problema llega cuando estos pensamientos, que si surgen de manera puntual ignoramos y no tienen mayor importancia, se convierten en una obsesión. Es entonces cuando comienzan a limitar y condicionar la vida de las personas que los tienen, suponiendo un grave problema.

Los pensamientos intrusivos suelen llegar en forma de imágenes o recuerdos vívidos, así como pensmientos que resultan muy potentes, sintiéndose como verdaderas certezas.

Tipos de pensamientos intrusivos

Como ya hemos mencionado, generalmente se habla de pensamientos intrusivos cuando estos son desagradables, siendo su contenido algo negativo. En psicología se distinguen los siguientes tipos de pensamiento intrusivo, según el contenido del mismo:

  • Agresivos: son aquellos pensamientos que hacen referencia a dañar a otro o a nosotros mismos. Algunos ejemplos son pensar en autolesionarse, empujar o agredir a alguien de cualquier manera, sin que exista ninguna causa para ello.
  • Ideas que van contra los propios valores: como las referentes al ámbito religioso o espiritual, político o familiar.
  • Pensamientos sexuales: basados en el deseo y las fantasías eróticas, especialmente con personas con las que moralmente sería reprochable mantener este tipo de relaciones.

Una característica importante de este tipo de pensamientos, es que suelen ser egodistónicos, lo cual significia que generan malestar y confusión en la persona que los experimenta. Cuando la aparición de estos pensamientos intrusivos negativos no genera desasosiego o incomodidad a la persona, puede que se trate de síntomas psicóticos.

Por qué aparecen los pensamientos intrusivos

Cuando aparecen este tipo de pensamiento, normalmente la preocupación se basa en que no se trata de algo normal, que indica la existencia de un problema.

Normalmente nos preocupamos porque esto nos hace pensar que existe algún tipo de alteración mental, resultando esta obsesión más nociva y perjudicial. También, en personas mayores, el miedo suele ser que se estén desarrollando deterioros y déficits cognitivos que alteren el funcionamiento habitual de la mente. Por otra parte, entran en juego los valores morales, pues al ir en contra de los propios valores, estos pensamientos pueden resultar muy inquietantes.

Sin embargo, es importante no dar una excesiva importancia a estos pensamientos, pues normalmente, el prestarles demasiada atención solo provoca que estos se den con una mayor frecuencia, convirtiéndose en una obsesión, que resulta agobiante y muy frustrante.

Existe una mayor prevalencia de pensamientos intrusivos en los siguientes trastornos:

  • Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC): este es un trastorno de ansiedad, referido a la aparición constante y recurrente de pensamientos intrusivos. Además aparecen compulsiones, conductas reiterativas y muchos miedos y preocupaciones, que generan incomodidad y nerviosismo en el individuo. En este caso los pensamientos intrusivos más frecuentes son los referentes a dañar a otros, los de contenido sexual o los autolesivos o suicidas.

  • Estrés post-traumático: el cual aparece tras una situación traumática que genera un shock en la persona. En estos casos los pensamientos intrusivos suelen estar relacionados con el trauma o acontecimiento que ha generado ese estado.
  • Trastornos de ansiedad: en este trastorno se las personas sienten miedo, inquietud, preocupaciones intensas y excesivas sobre su vida y la de los que lo rodean. En este caso los pensamientos intrusivos consisten con frecuencia en pensamientos sobre a propia muerte o accidentes, sucesos trágicos o la llegada de una enfermedad.
  • Depresión: basada en un sentimiento profundo de tristeza, melancolía y abatimiento. En la depresión aparecen pensamientos suicidas o sobre autolesiones con mucha frecuencia.
  • Depresión post-parto: un notable porcentaje de las mujeres que acaban de dara luz experimentan una depresión, debida a los fuertes cambios hormonales que el embarazo y el parto generan en el organismo, dándose un gran desequilibrio. En estas mujeres se dan muchos pensamientos intrusivos sobre dañar a sus propios bebés, los cuales generan un intenso malestar. En este caso, pueden tratarse de fobia de impulsión.

Cómo vencer los pensamientos intrusivos

Lo primero que hay que hacer cuando detectemos la presencia de pensamientos intrusivos es intentar mantener la calma, estos pensamientos no tienen por qué ser importantes, pues suelen estar basadas en preocupaciones infundadas, sin base real.

Pero, si te empeñas en ignorarlos, es cuando más te obsesionarás, pues resulta prácticamente imposible ignorar un pensamiento activamente. Por ello, muchos expertos recomiendan el observar esos pensamientos, sin analizarlos ni darles demasiadas vueltas, como viéndolos pasar de largo, sin darles más importancia y prácticamente riéndote de ellos. Pues, como hemos dicho, al no tener ninguna base, no conseguiremos nada focalizándonos y obsesionándonos con ellos.

También es fundamental, que si detectamos que se nos dan estos tipos de pensamiento en determinadas situaciones, nunca las evitemos. Pues al evitar estos contextos, estaremos dando demasiada importancia a los pensamientos intrusivos, dejándolos dominarnos.

Por otra parte, hemos de ver si para lidiar con la preocupación que pueden provocar los pensamientos intrusivos, estamos desarrollando manías. Es bastante frecuente que esto suceda, pues es un mecanismo para lidiar con la ansiedad, pero que a la larga provoca más daño que beneficio, siendo lo mejor prevenir su aparición.

Existen algunas técnicas que han demostrado ser muy eficaces frente a los pensamientos intrusivos. Por ejemplo, el mindfulness u otros tipos de meditación ayudan mucho, además de proporcionar múltiples beneficios a diferentes niveles. Algunos ejemplos de estrategias para afrontar los pensamientos intrusivos pueden ser:

  • Pensar en los pensamiento intrusivos como nubes que pasan por un cielo azul o como moscardones que tenemos alrededor y a los que podemos aguantar hasta que se canse y se vaya.
  • Figurarse que los pensamientos intrusivos son como ruido, cuanto más te focalizas en él e intentas ignorarlo, más te molesta.
  • Tratar los pensamientos intrusivos desde la posición de observadores, como si fueran una película, sin ser nada referente a nosotros.
  • Relativiza el pensamientos y sé consciente de que el que llegue no quiere decir que vaya a quedarse, pasará y su paso no causará ninguna consecuencia.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué son los pensamientos intrusivos y por qué aparecen, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología cognitiva.

Bibliografía
  • Baer, L. (2001) The Imp of the Mind: Exploring the Silent Epidemic of Obsessive Bad Thoughts. New York, Dutton. ISBN 0-525-94562-8
  • Julien D, O'Connor KP, Aardema F (abril de 2007). «Intrusive thoughts, obsessions, and appraisals in obsessive-compulsive disorder: a critical review». Clin Psychol Rev27 (3): 366-83. PMID 17240502. doi:10.1016/j.cpr.2006.12.004
  • Winston, S. M., & Seif, M. N. (2017). Overcoming Unwanted Intrusive Thoughts: A CBT-Based Guide to Getting Over Frightening, Obsessive, or Disturbing Thoughts. Recuperado de https://play.google.com/store/books/details?id=gu4hDgAAQBAJ

Escribir comentario sobre Qué son los pensamientos intrusivos y por qué aparecen

¿Qué te ha parecido el artículo?

Qué son los pensamientos intrusivos y por qué aparecen
Qué son los pensamientos intrusivos y por qué aparecen

Volver arriba