Compartir

Remedios para la ansiedad y nervios

 
Por Irene Alabau. 11 octubre 2019
Remedios para la ansiedad y nervios

Sentir ansiedad o nervios son reacciones normales y adaptativas de nuestro organismo ante demandas ambientales, retos o desafíos tales como una entrevista de trabajo o una mudanza. A pesar de que estas respuestas ayudan a movilizarnos y nos dotan de energía para un adecuado afrontamiento, el manejo de estas sensaciones puede ser clave a la hora de optimizar nuestros propios recursos y competencias. Si quieres saber cómo gestionar este tipo de estrés y tensión, sigue leyendo este artículo de Psicología-Online: Remedios para la ansiedad y nervios.

Síntomas de ansiedad y nervios

La ansiedad y los nervios son respuestas de activación del organismo humano ante las demandas ambientales y la percepción o sensación de amenaza. Estas permiten la movilización de recursos y el afrontamiento de las situaciones. Existe una sintomatología general característica de la ansiedad y los nervios que se manifiesta en el área física, cognitiva, emocional y conductual de la persona. Los síntomas de ansiedad y nervios son:

  • Síntomas físicos: dolor de cabeza, en el estómago o en el pecho, tensión muscular, aumento de la frecuencia cardíaca, incremento de la sudoración, náuseas, hormigueo, sequedad en la boca, fatiga, etc.
  • Síntomas cognitivos: menor capacidad de atención, concentración o memoria, lentitud en el pensamiento o pensamientos repetitivos.
  • Síntomas emocionales: inquietud, sensación de abrumación, irritabilidad, angustia, preocupación, etc.
  • Síntomas conductuales: no parar de moverse, comer en exceso o pérdida del apetito, tics nerviosos, risa nerviosa, ganas de llorar o llanto, mayor consumo de tabaco y alcohol, dificultades para dormir, etc.

Por qué da ansiedad y nervios

Tanto la ansiedad como los nervios constituyen una respuesta adaptativa de nuestro cuerpo ante las circunstancias externas con el objetivo de favorecer la supervivencia. Las causas o sucesos externos que pueden resultar en una activación del organismo son infinitas y dependen de la persona, de su contexto, de su percepción de la situación y las demandas ambientales, y de su evaluación de los recursos que dispone para afrontarlas.

En otros casos, este estrés puede ser interno o autogenerado mediante pensamientos negativos y repetitivos, pesimismo, un exceso de exigencias autoimpuestas o perfeccionismo, etc. La aparición de estados de ansiedad y nervios no está exclusivamente ligada a eventos negativos o aversivos, ya que cualquier hecho que derive en una respuesta de tipo emocional puede generarlos. Por ello, puede aparecer tanto ante exámenes, entrevistas de trabajo o mudanzas como ante el nacimiento de un hijo o hija o, incluso, al irse de vacaciones.

Por lo tanto, la ansiedad y los nervios son reacciones que permiten un afrontamiento y adaptación a las circunstancias de la forma más competente posible mediante la dotación de energía al cuerpo, que permite una focalización en la situación. La ansiedad y los nervios están implicados en el abordaje de pequeños obstáculos, de nuevos desafíos o de cambios y ajustes en nuestra vida.

Cómo controlar la ansiedad y nervios

Pequeñas dosis de ansiedad y nervios son positivas para la adaptación y supervivencia del organismo. Sin embargo, en ocasiones estos pueden resultar demasiado intensos y afectar negativamente a nuestro desempeño, resultando desfavorecedores. Es por ello, que es importante ser conscientes acerca de nuestras propias sensaciones y emociones, de igual modo que es conveniente ser capaces de encontrar y generar una respuesta equilibrada que favorezca nuestro afrontamiento de las situaciones y no una excesiva que sea un obstáculo y se torne invalidante. Sin embargo, lograr una reacción compensada es una tarea difícil y depende de múltiples elementos, por ello lo más efectivo es aprender cómo controlar o gestionar la ansiedad y los nervios cuando aparecen y creemos que son demasiado intensos o interfieren en el buen funcionamiento. ¿Qué hacer para superar la ansiedad? ¿Cómo calmar los nervios? A continuación especificamos 20 ideas para controlar la ansiedad y los nervios.

Remedios para la ansiedad y nervios - Cómo controlar la ansiedad y nervios

20 remedios para la ansiedad y nervios

A continuación enumeramos un total de 20 remedios caseros para la ansiedad y los nervios que te pueden ser de ayuda para mejorar su gestión y control:

  1. Plantas medicinales: existen una serie de cápsulas naturales para la ansiedad, algunas de estas infusiones son tila, valeriana, kava, manzanilla, melisa o pasionaria.
  2. Actividad física: el ejercicio físico juega un rol importante en el manejo de los nervios, ya que, por un lado, focalizas la atención en los movimientos y en tu cuerpo y, por otro, aumenta los niveles de serotonina y estimula la liberación de endorfinas, promoviendo sensaciones de bienestar.
  3. Alimentación: si no sabes qué tomar para la ansiedad y los nervios, existen una serie de alimentos que pueden ayudar a combatirla, algunos de ellos son el chocolate negro, los frutos secos, las legumbres, el salmón, el aguacate, el plátano, etc. Los componentes presentes en estos alimentas ayudan a cuidar tu cuerpo y, por lo tanto, tu mente.
  4. Respiración: uno de los ejercicios para combatir la ansiedad es la respiración, y que un mayor control de esta favorece los estados de calma. Por ello, es recomendable practicar hábitos de respiración, ser consciente de ella, así como realizar diferentes ejercicios de respiración que estimulan la relajación, como la inspiración abdominal o la inspiración abdominal y ventral.
  5. Higiene del sueño: la falta de sueño aumenta los niveles de estrés e inquietud, por lo que es importante implementar algunas pautas tales como dormir las horas necesarias, acostarnos normalmente a la misma hora o evitar sustancias excitantes poco antes de ir a la cama.
  6. Meditación: la práctica habitual de meditación es una de las estrategias más eficaces a la hora de relajarnos, puedes aprender esta técnica mediante clases o aplicaciones móviles como Headspace. En el siguiente artículo encontrarás los beneficios de la meditación para el cerebro.
  7. Visualización: de forma complementaria a la meditación o aisladamente, puedes llevar a cabo ejercicios de imaginación en los que te visualices en un lugar que identifiques como seguro o relajante. Cuantos más detalles logres proyectar en tu mente (sonidos, olores, sensaciones, etc) mejores resultados obtendrás.
  8. Camina: los paseos de al menos 30 minutos ayudan a desconectar, desbloquearse y pensar más fácilmente, así como controlar la ansiedad y nervios. Si puedes elige una zona tranquila con la menor cantidad de estímulos posibles.
  9. Escucha música: la música es uno de los mejores aliados a la hora de combatir los nervios. Puedes crearte una lista de reproducción que te resulte relajante o te ponga de buen humor para escucharla cuando sientas inquietud o intranquilidad.
  10. Ocio: dedicar parte de tu tiempo a realizar aquellas actividades que te resultan gratificantes influye positivamente en tu estado emocional debido a que resulta recompensante y facilita que tu mente se distraiga de aquello que te preocupa.
  11. Anticípate: si sabes con qué situaciones tienes propensión a sentir nervios y ansiedad podrás comenzar a abordarlos antes de que aparezcan llevando a cabo alguno de los remedios que se proponen en esta sección de forma anticipada, como escuchar música, controlar la respiración, hacer uso de plantas medicinales…
  12. Humor: visualizar contenido divertido o humorístico aumenta tu estado de ánimo y reduce los niveles de ansiedad y nerviosismo en el cuerpo, esto se debe a que la risa estimula las endorfinas, la dopamina y la serotonina, sustancias que favorece la relajación y el bienestar.
  13. Apoyo social: la red social es un apoyo básico en la lucha contra las respuestas de estrés. Puedes hacer uso de la socialización para desconectar momentáneamente, pasar un buen rato o también para compartir aquello que te preocupa. La verbalización ayuda a lograr un distanciamiento y una percepción objetiva de la situación que nos produce nerviosismo y, además, podemos recibir un feedback valioso por parte de nuestro círculo cercano.
  14. Racionaliza: no te obsesiones ni centres en exceso en las sensaciones de ansiedad y nerviosismo desde un punto de vista negativo, entiende que son una respuesta habitual y adaptativa e intenta comprender la causa o motivo exacto por el cual se originan en ti ante determinada situación.
  15. Relativiza: en ocasiones magnificamos aquellos desafíos o retos que tenemos que afrontar, lo que repercute en un aumento de las sensaciones corporales de estrés. Aunque sea una oportunidad importante deja de verla como si fuera algo único que no se va a volver a repetir en la vida, otórgale el valor justo y necesario.
  16. Pide ayuda: si tienes la sensación de sentirte sobrepasado o sobrepasada es importante que seas capaz de delegar en otras personas o compartir parte de tus tareas con ellas, ya que un pequeño alivio de la carga puede marcar la diferencia para que disminuyan tus sensaciones ansiosas y de nervios.
  17. Toma un baño: tanto una ducha como un baño son reconfortantes y facilitan la relajación de los músculos y el aumento de sensaciones agradables, por lo que es una buena estrategia para controlar la ansiedad y os nervios.
  18. Estírate: relaja tu cuerpo para calmar a tu mente. Para ello, siente la tensión en cada parte de tu cuerpo de forma separada y realiza estiramientos de cada una de ellas para liberar la presión acumulada en cada zona. Puedes poner música mientras ejecutas los estiramientos para que te resulte más relajante.
  19. Prepárate: si los nervios o la ansiedad son anticipatorios, en la medida de lo posible o si es factible, puedes practicar aquello que te genera intranquilidad y reducir así la incertidumbre. El sentimiento de preparación, competencia y autoeficacia disminuye los niveles de presión.
  20. Desafía tus pensamientos: la forma en que pensamos afecta sobre nuestras emociones. ¿Cómo controlar la ansiedad y los nervios? Sé consciente de tus propios pensamientos, identifica aquellos negativos e intenta replantearlos o modificarlos desde una visión más optimista, cambiando la perspectiva.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Remedios para la ansiedad y nervios, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • Fernández, M. J. A. (2004). Estados de nerviosismo. Plantas medicinales útiles. Revista ROL de enfermería, 27(3), 8-12.
  • Folch, J., & Mielgo, M. (2009). Cómo gestionar el estrés. Harvard Deusto business review, (184), 55-68.
  • Moreno, P., & Gutiérrez, A. (2011). Guía de la ansiedad. Clínica moreno Psicólogos, Psicólogos Clínicos.

Escribir comentario sobre Remedios para la ansiedad y nervios

¿Qué te ha parecido el artículo?

Remedios para la ansiedad y nervios
1 de 2
Remedios para la ansiedad y nervios

Volver arriba