menu
Compartir

Tipos de TOC y sus síntomas

 
Por Iván Piquero. 31 mayo 2021
Tipos de TOC y sus síntomas

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) es un trastorno psicológico recogido en las principales clasificaciones diagnósticas DSM-5 (Asociación Americana de Psiquiatría) y CIE-11 (Organización Mundial de la Salud). Como su nombre indica, está caracterizado por la aparición de obsesiones que generan sintomatología ansiosa al paciente y ante las que lleva a cabo una compulsión que ayuda a reducir dicha sintomatología.

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo es una categoría que cuenta con diferentes subtipos. En el siguiente artículo de Psicología Online, te ofrecemos una lista con los principales tipos de TOC y sus síntomas. Los dos primeros tipos diferencian las obsesiones reactivas y las obsesiones autógenas, los dos siguientes diferencian las compulsiones manifiestas y encubiertas y el resto constituyen diferentes tipos de TOC en función del contenido de las obsesiones y/o el tipo de compulsiones. Veremos tanto los tipos de TOC más comunes, como los tipos de TOC raros y diferentes, y varios ejemplos de TOC.

También te puede interesar: Cómo superar el TOC

Obsesiones reactivas

Las obsesiones reactivas aparecen como respuesta a un estímulo externo que las evoca, como una habitación desordenada o un urinario sucio. Ejemplos de este tipo de obsesiones pueden ser las de contaminación o desorden.

Los estímulos evocadores son fácilmente identificables y el paciente ha de llevar a cabo la compulsión para corregir dicho estímulo, como por ejemplo recoger la habitación, limpiar el baño o llevar a cabo conductas de higiene personal.

Aquí puedes ver qué es el Trastorno obsesivo compulsivo.

Obsesiones autógenas

Este tipo de obsesiones son obsesiones “más puras”, por lo que a este tipo de TOC se le suele llamar TOC puro. A diferencia de las anteriores, no son elicitadas por un estímulo externo, sino que aparecen de forma abrupta en la conciencia.

Ejemplos de este tipo de obsesiones pueden ser las imágenes o pensamientos inmorales que, además, el paciente percibe como especialmente molestas o egodistónicos.

Obsesiones en las que aparecen compulsiones manifiestas

Las compulsiones manifiestas son aquellas que pueden ser observadas en el paciente. Ejemplos de compulsiones manifiestas pueden ser las de repetición o el seguimiento de rituales en los que el paciente sigue un estricto orden.

Obsesiones no acompañadas por conductas compulsivas manifiestas

En el caso de este tipo de TOC, el paciente puede llevar a cabo las conductas compulsivas de forma interna, a través de rituales mentales que no son observables por los demás. Ejemplos de ello pueden ser el conteo de alguna secuencia, la repetición de alguna palabra de forma mental, etc.

TOC de contaminación

Los pacientes que sufren obsesiones relacionadas con la contaminación tienen la sensación de estar sucios o infectados por haber estado en contacto con lugares u objetos sucios. Incluso pueden aparecer ante el contacto con personas enfermas.

Los pacientes con este tipo de TOC, el TOC de contaminación o TOC de limpieza, pueden experimentar sensaciones y emociones negativas como vergüenza, miedo o asco. Además sienten que su salud está en peligro e incluso pueden contagiarse de la enfermedad de la otra persona. Como resultado, tienden a evitar este tipo de situaciones y/o lugares y pueden utilizar elementos protectores como guantes.

La compulsión que suelen llevar a cabo es la de higiene o lavado (lavarse muchas veces las manos, ducharse, etc.). También pueden aparecer compulsiones de comprobación en las que el paciente comprueba que los objetos estén limpios.

Obsesiones de contenido sexual

Los pacientes con obsesiones sexuales sienten ansiedad ante imágenes mentales cuyo contenido son conductas obscenas, relacionadas con su orientación sexual, etc.

TOC de acumulación

En este tipo de TOC, el paciente está preocupado por tirar algo que pueda resultar valioso o le pueda servir en el futuro. Es por ello que el paciente acumula objetos o aquello de lo que no quiere deshacerse.

La clasificación diagnóstica DSM-5 de la Asociación Americana de Psiquiatría[1] recoge también el trastorno de acumulación, que se diferencia del trastorno obsesivo compulsivo (siguiendo a Cruzado Rodríguez, J.A., 2014)[2] por:

  • En el TOC, la acumulación es una consecuencia directa de las obsesiones.
  • En el TOC, la acumulación no produce satisfacción al paciente, sino que la percibe como molesta.
  • También existen diferencias en aquello que se acumula, siendo más común en el TOC la acumulación de basura, comida en mal estado, etc.

TOC de orden o simetría

Esta obsesión está relacionada con la correcta colocación de los objetos y/o elementos como la ropa, los cubiertos, etc. El paciente con TOC de orden y simetría se obsesiona con la necesidad de que los elementos estén en armonía (establecida por sí mismo) y en función de sus propios criterios como tamaño, colores, etc.

Por otro lado, también puede relacionarse con la realización de tareas en un orden determinado o en función de una secuencia establecida por el propio paciente.

TOC religioso

En este tipo de TOC, las obsesiones religiosas están relacionadas con la blasfemia, con pensamientos que pueden ser castigados según la religión por el Dios de esta, lo que genera sintomatología ansiosa en el paciente. Como respuesta a estas obsesiones, el paciente lleva a cabo conductas compulsivas como rezar o confesarse. Se podría considerar uno de los tipos de TOC raros.

Obsesiones somáticas

El TOC somático es otro de los tipos de TOC raros. Este tipo de obsesiones consiste en el miedo a contraer algún tipo de enfermedad, pero también está relacionada con signos corporales que pueden incomodar a las personas o que estén mal vistos socialmente, como sudar en exceso, oler mal, etc. Las compulsiones que suelen acompañar a este tipo de obsesión son de tipo comprobatorio.

Obsesiones relacionadas con la agresión

En este tipo de TOC, la obsesión tiene un contenido agresivo y violento contra uno mismo (como suicidio o autolesiones) o contra los demás (pegar a otras personas, insultarles, etc.). Este tipo de pacientes pueden sentir vergüenza, culpa o miedo a perder el control y herir a los demás o a sí mismo.

Obsesiones relacionadas con el daño

El paciente con este tipo de TOC de hacer daño muestra obsesiones relacionadas con posibles fallos que pueda cometer y las consecuencias de dichos fallos, tales como dejarse la puerta abierta, no poner el freno de mano en el coche, no realizar bien los cálculos o las tareas laborales, etc. Las compulsiones en este caso son de comprobación.

Obsesiones relacionadas con la muerte

Este tipo de obsesiones están relacionados con la propia muerte o con la muerte de alguien. Para reducir la ansiedad el paciente se imagina a la persona viva o lleva a cabo otro tipo de compulsiones como, por ejemplo, las de comprobación.

TOC de comprobación

En el TOC de comprobación, también llamado toc de verificación, las compulsiones de comprobación suelen acompañar a las siguientes obsesiones:

  • Obsesiones relacionadas con la agresión: el paciente comprueba que, efectivamente, no se ha herido a sí mismo ni a los demás.
  • Obsesiones relacionadas con la seguridad personal: como por ejemplo comprobar que se ha cerrado el gas.
  • Obsesiones relacionadas con el robo: como la comprobación de haber cerrado el coche o la puerta de casa.
  • Obsesiones relacionadas con la salud: como por ejemplo comprobar que se ha tomado la medicación.

TOC de conteo

El paciente con este tipo de TOC puede sentir la obsesión de tener que contar una serie de elementos que pueden llegar, incluso, a tener que contar todos los elementos de una escena determinada. Por otro lado, el hecho de contar también puede ser considerada como una compulsión si la conducta que se lleva a cabo tiene como objetivo reducir la ansiedad que genera la obsesión. El TOC de contar también se llama aritmomanía.

TOC de repetición

En este caso las obsesiones pueden consistir en imágenes, palabras, canciones, etc. de las que el paciente no puede desprenderse. En el caso de las compulsiones, la repetición puede consistir en realizar una conducta un número concreto de veces, por ejemplo, comprobar diez veces que ha cerrado la puerta, etc.

En el siguiente artículo puedes ver Cómo superar el TOC.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tipos de TOC y sus síntomas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Referencias
  1. Asociación Psiquiátrica Americana (2014). DSM-5. Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM-5-Breviario. Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  2. Cruzado Rodríguez, J.A. (2014) Trastorno Obsesivo Compulsivo y Trastornos Relacionados. En Caballo, V.E., Salazar, I.C. Y Carrobles, J.A. (2014) Manual de Psicopatología y Trastornos Psicológicos. Madrid: Pirámide.
Bibliografía
  • Botella, C. y Robert, C. (2009) El Trastorno Obsesivo-Compulsivo. En Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (2009) Manual de Psicopatología. Edición Revisada. Volumen II. Madrid: McGrawHill.
  • Organización Mundial de la Salud (OMS) (2018) Clasificación Internacional de Enfermedades, 11.a revisión. Recuperado de https://icd.who.int/es

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Tipos de TOC y sus síntomas
Tipos de TOC y sus síntomas

Volver arriba