Compartir

Trastorno delirante: qué es, síntomas DSM V, tratamiento y cómo actuar

 
Por Gemma Adsuara Arrufat. 14 enero 2020
Trastorno delirante: qué es, síntomas DSM V, tratamiento y cómo actuar

El mundo de la mente y el pensamiento es cuanto menos complejo y, sin darnos cuenta, este puede jugarnos malas pasadas. Por ejemplo, estoy segura de que en algún caso has tenido la sensación de estar siendo observado o has creído que alguien tenía algo en contra tuyo. Sin embargo, muy probablemente, existían razones reales que te llevaron a tales conclusiones.

Pero, en nuestra sociedad, existen unas series de personas las cuales sufren lo que se conoce como trastorno delirante y, sin poder evitarlo, tienen en su mente unas creencias que al resto de nosotros nos pueden llegar a parecer de lo más irracionales y absurdas.

Por ello, en Psicología-Online, queremos presentarte las características, síntomas y tratamiento del trastorno delirante y cómo se puede ayudar a aquellas personas que lo poseen, para de esta manera, mejorar su estilo de vida.

Qué es el trastorno delirante

El DSM-IV-TR define el delirio como la falsa creencia basada en una inferencia incorrecta relativamente a la realidad externa que es sostenida a pesar de lo que casi todo el mundo cree y a pesar de cuanto constituye una prueba obvia lo contrario. La creencia no está aceptada por otros miembros de la cultura. Solo se considera idea delirante cuando el juicio es tan extremo que desafía toda credibilidad.

Este trastorno tiene unas características bastante concretas:

  • El balance entre evidencias a favor y en contra es tal que otros lo consideran increíble.
  • La creencia no es compartida por otros.
  • La creencia se mantiene con firmeza.
  • La persona está preocupada con la creencia.
  • La creencia es fuente de malestar subjetivo o interfiere con el funcionamiento social.
  • La persona no se resiste a la creencia.

En el siguiente artículo encontrarás los tipos de delirios y sus características.

Síntomas del trastorno delirante según el DSM V

Según se recoge en el DSM-V, para ser diagnosticado con un trastorno delirante, la persona ha de cumplir una serie de criterios.

  • A. Presencia de uno (o más) delirios de un mes o más de duración.
  • B. Nunca se ha cumplido el criterio A de esquizofrenia. Las alucinaciones, si existen, no son importantes y están relacionadas con el tema delirante (p.ej., la sensación de estar infestado por insectos asociada a delirios de infestación)
  • C. A parte del impacto del delirio o sus ramificaciones, el funcionamiento no está muy alterado y el comportamiento no es manifiestamente extravagante o extraño.
  • D. Si se han producido episodios maníacos o depresivos mayores, han sido breves en comparación con la duración de los periodos delirantes.
  • E. El trastorno no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de una sustancia o a otra afectación médica y no se explica mejor por otro trastorno mental, como el dismórfico corporal o el trastorno obsesivo-compulsivo.

El trastorno delirante puede ser de diferentes tipos:

  • Erotomaníaco: el tema central es que otra persona esta enamorada de la persona que presenta el delirio.
  • De grandeza: convicción por parte del paciente de tener cierto talento o conocimientos o de haber hecho algún descubrimiento importante.
  • Celotípico: el individuo está convencido de que su cónyuge o amante le es infiel. Conoce aquí los síntomas, las causas y el tratamiento de la celotipia.
  • Persecutorio: el individuo cree que están conspirando en su contra, que lo engañan, lo espían, lo siguen, lo drogan o lo envenenan.
  • Somático: el tema central implica funciones o sensaciones corporales.
  • Mixto: no predomina ningún tipo de delirio.

Fuera de los momentos en el que el delirio se encuentra presente, la persona se comportará de una manera normal al resto de la sociedad, por lo que no suelen exhibir conductas extrañas a menos que estén focalizando su atención en el delirio.

 

Tratamiento del trastorno delirante

Primeramente, cabe destacar que para el tratamiento de este trastorno es completamente necesaria la presencia de un profesional, pues en muchos de los casos es requerida una serie de medicación para el control de las alucinaciones y de los delirios. Alguna de las medicaciones que se emplean son los antipsicóticos, los antidepresivos y los estabilizadores emocionales.

A su vez, de manera paralela, existen una serie de tratamientos psicológicos, como el caso de la terapia cognitivo-conductual, que ayudarán al paciente a aliviar los síntomas y a pensar con una mayor claridad.

A consecuencia de la gran cantidad de delirios que pueden dar a lugar a este trastorno, no existe un tratamiento base ya que no hay pruebas empíricas suficientes que prueben la eficacia de los distintos tratamientos empleados.

Cómo actuar ante una persona con ideas delirantes

A continuación, os quiero presentar una serie de pautas las cuales os pueden ayudar a tratar con personas con trastornos delirantes:

  • Es contraproducente negarle sus percepciones, pero con un tono tranquilo se puede lograr mover su atención hacia otros temas de su interés.
  • No hay que perder la calma ni seguir la ideación que la persona nos plantea.
  • Hay que prestarles atención y escucharlos, para que de esta manera se sientan atendidos y comprendidos.
  • Hacerles saber que vamos a ayudarles en su problema.
  • Identifica el tipo de delirio que sufre la persona y muestra empatía hacia él, pues en muchos casos las creencias que tienen estas personas son muy negativas y angustiantes.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Trastorno delirante: qué es, síntomas DSM V, tratamiento y cómo actuar, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION (APA). (2002). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-V. Barcelona: Masson.
  • Villa, E. Psicopatología. Universidad Jaume I. 2016.
  • Yust, C. C., Garcelán, S. P., & López, M. J. M. (2003). Tratamiento cognitivo-conductual de un paciente con diagnóstico de trastorno delirante. Psicothema, 15(1), 120-126.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Trastorno delirante: qué es, síntomas DSM V, tratamiento y cómo actuar
Trastorno delirante: qué es, síntomas DSM V, tratamiento y cómo actuar

Volver arriba