Compartir

Dismorfia corporal: qué es, causas, síntomas y tratamiento

 
Por Irene Alabau. 4 septiembre 2019
Dismorfia corporal: qué es, causas, síntomas y tratamiento

Los medios de la comunicación, las redes sociales y la cultura en general, promueven una presión estética y preocupación por el aspecto físico. Sin embargo, la atención y preocupación excesiva por la imagen propia constituye un trastorno mental: el trastorno dismórfico corporal. Las personas con esta patología desarrollan una percepción distorsionada sobre diferentes aspectos de su físico y llevan a cabo una serie de conductas repetitivas. Si quieres saber más acerca de este trastorno, sigue leyendo nuestro artículo de Psicología-Online: Dismorfia corporal: qué es, causas, síntomas y tratamiento.

Dismorfia corporal: qué es

¿Qué es dismorfia corporal? La dismorfia corporal, dismorfofobia o trastorno dismórfico corporal es un trastorno psicológico relacionado con la autoimagen física y corporal.

Dismorfia: significado

Las personas que sufren esta patología presentan tanto percepción distorsionada de un defecto, ya sea real o imaginario, como excesiva preocupación por este. Es decir, presentan una obsesión por la apariencia física, d euna parte en concreto del cuerpo. El defecto en el que se focalizan las personas con trastorno de dismorfia corporal puede ser inexistente o real. En el caso de que sea real, la percepción acerca de este es desmesurada y exagerada.

Esta patología suele tener su inicio en la edad de la adolescencia, ya que es una etapa de cambios físicos y de desarrollo de la identidad y autoimagen, sin embargo, puede aparecer en cualquier rango de edad. Entre las preocupaciones más prevalentes se encuentran las faciales (piel, pelo y nariz), aunque el foco de preocupación puede ser cualquier área corporal o la asimetría de alguna de las partes del cuerpo.

La dismorfia corporal o trastorno dismórfico corporal afecta tanto a hombres como mujeres, aunque estos suelen preocuparse por sus genitales o por una estructura corporal pequeña o poco musculosa, mientras que estas por cara, pelo y pecho. Cuando se centra en la masa muscular se denomina dismorfia muscular o vigorexia, mientras que cuando se centra en También existe la dismorfia dental, cuando la preocupación recae sobre los dientes.

La dismorfia corporal actualmente se encuentra clasificada en el grupo de “TOC y otros trastornos relacionados”, mientras que antes se hallaba agrupado en “Trastornos somatomorfos”. Esta variación se debe a que en este trastorno priman el miedo y la ansiedad y no los síntomas físicos o corporales. Por lo que esta clasificación actual se corresponde más que la anterior con las características propias de la dismorfia corporal
.

Dismorfia corporal: causas

¿Cuáles son las causas de la dismorfia corporal o dismorfofobia? Actualmente, se desconocen las causas específicas de esta patología mental, pero se han identificado una serie de factores de riesgo que podrían propiciar y explicar la aparición del trastorno dismórfico corporal:

  • Contexto social: tanto en las redes sociales como en los medios de la comunicación existe una cultura de la imagen que afecta a la percepción e importancia que le dan las personas a su propio físico. Los cánones de belleza y los mensajes mediáticos generan una presión en las personas por lograr una imagen en base a unos estándares promovidos por la sociedad.
  • Bullying: las experiencias traumáticas en la infancia y/o adolescencia relacionados con el acoso, humillación, bromas y críticas acerca de la imagen y apariencia física por parte de compañeros y compañeras de clase son un factor de riesgo para la génesis de esta patología. En el siguiente artículo encontrarás Qué hacer en caso de bullying escolar.
  • Maltrato psicológico por parte de la pareja: hace referencia a la presión y exigencias por cumplir los estándares de belleza impuestos por una pareja afectiva. En este maltrato también se dan las humillaciones, las críticas y el chantaje emocional. Es importante saber Cómo detectar el maltrato psicológico en la pareja.
  • Estilos de crianza: las familias que ejercen excesiva presión en el aspecto estético, así como hacen uso de la crítica y la humillación a sus hijos o hijas, también pueden constituir un disparador de este trastorno.
  • Rasgos de personalidad: existen una serie de rasgos de personalidad que se asocian con la dismorfia corporal, como la baja autoestima, el perfeccionismo, el neuroticismo o la inseguridad.
  • Historia de problemas físicos en la adolescencia: la vivencia de complejos o estigmas físicos en el período de la adolescencia, como por ejemplo acné, puede favorecer el desarrollo de inseguridades y de atención y vigilancia excesiva a la propia imagen en el futuro.
  • Vivencias negativas o traumáticas como el abandono, tanto físico como emocional, promueven la inseguridad, el miedo patológico al rechazo y la necesidad de aprobación social mediante el aspecto físico.
  • Procesamiento visual: las personas con este trastorno presentan una tendencia a un procesamiento visual centrado en los detalles y no holístico o global. Esta sensibilidad a los detalles no se limita únicamente a la apariencia externa, también a la percepción de otros aspectos visuales de la realidad.
Dismorfia corporal: qué es, causas, síntomas y tratamiento - Dismorfia corporal: causas

Dismorfia corporal: síntomas

¿Cómo saber si tengo dismorfia corporal? A continuación encontrarás un listado con los síntomas del trastorno dismórfico corporal más frecuentes que sirve para la evaluación trastorno dismórfico corporal o dismorfofobia, así como los efectos de la dismorfia corporal:

  • Preocupación excesiva por uno o más defectos, reales o imaginados. El resto de las personas no los observan o no le otorgan apenas importancia, en comparación con la persona que los percibe.
  • Percepción distorsionada o exagerada de las imperfecciones y defectos en los que se focaliza el sujeto.
  • Mantenimiento de esta creencia como objetiva e inamovible, aunque su entorno no la comparta. Pueden llegar a creer que su entorno no les dice la verdad acerca de su aspecto físico y les engañan para no hacerles sufrir.
  • Las preocupaciones acerca de estos defectos son constantes, se producen rumiaciones o pensamientos obsesivos acerca de estos.
  • Autoverbalizaciones negativas acerca del propio cuerpo o cara, provocando un desprecio sobre el propio físico.
  • Comportamientos repetitivos, como mirarse al espejo, asearse en exceso, aplicarse maquillaje constantemente etc.
  • Rituales mentales repetitivos, como compararse mentalmente con otras personas o gente famosa continuamente.
  • También en algunos casos existe evitación del propio reflejo, de los espejos, y de las imágenes o vídeos en los que aparezca la propia persona.
  • Intentos de ocultar o disimular los defectos percibidos mediante ropa, maquillaje o peinado.
  • Evitación de situaciones sociales por miedo o vergüenza, pudiendo llegar al aislamiento social.
  • Uso de una gran variedad de productos estéticos, así como pueden acudir a profesionales de la estética o intentar diferentes procedimientos estéticos. Todo ello sin lograr una satisfacción con el resultado.
  • Uso de técnicas de desviación de la imagen de la imperfección percibida, como emplear ropa o complementos extravagantes y llamativos.
  • Búsqueda de información en diferentes fuentes acerca del área física que le preocupa.
  • Sentimientos de miedo y ansiedad ante situaciones sociales, ya que temen que otras personas puedan ver aquellos defectos que perciben y burlarse de ellos.
  • Sentimientos de inseguridad e inferioridad acerca de la propia imagen.
  • Emociones como ansiedad, angustia y tristeza a causa de las preocupaciones.
  • Las preocupaciones y conductas realizadas por la persona generan alteración en diferentes áreas vitales de la persona.

Dismorfia corporal: tratamiento

Las personas con trastorno dismórfico corporal pueden mostrarse reticentes a la intervención psicológica, ya que no perciben su problema como subjetivo, sino como físico y objetivo. Por ello, acuden a especialistas estéticos, pues estas personas se encuentran motivadas por un cambio físico y externo, pero no psicológico. A pesar de ello, existe tratamiento psicológico para la dismorfia corporal, cuyos objetivos son la modificación de autoverbalizaciones negativas y de creencias irracionales acerca de la imagen física, la reducción y desaparición de las conductas obsesivas y la tolerancia de la propia imagen.

¿Cómo superar la dismorfia corporal? A continuación se explican las diferentes partes del tratamiento de la dismorfofobia o el trastorno dismórfico corporal:

  • Psicoeducación: en el primer paso del tratamiento de la dismorfofobia se realiza una explicación a la persona acerca del trastorno, sus síntomas, así como los conceptos de apariencia física e imagen corporal. Se buscar lograr la motivación y compromiso de la persona.
  • Técnica de exposición: técnica de afrontamiento de aquellas situaciones que provoquen ansiedad y preocupación. La exposición se desarrolla de manera gradual y con previo entrenamiento por la persona profesional. Asimismo, es recomendable el entrenamiento en técnicas de relajación y respiración para facilitar la exposición.
  • Técnica de prevención de respuesta: técnica complementaria a la de exposición. Con el entrenamiento en ella se pretende evitar la realización de conductas obsesivas, por ello se puede fijar un tiempo límite para vestirse y maquillarse, salir a la calle sin mirarse antes al espejo etc.
  • Técnica de exposición al espejo: mediante esta técnica, se llevan a cabo diferentes ejercicios: en uno de ellos se le pide a la persona con este trastorno que describa su cuerpo de manera objetiva, mediante la guía e instrucciones de la persona profesional. También se demanda que exprese los sentimientos que le origina contemplarse en el espejo, así como señalar algunas partes del cuerpo que le agraden o desagraden menos que el resto y realizar una valoración positiva.
  • Reestructuración cognitiva: en relación con las cogniciones y creencias distorsionadas se hace uso de la técnica de reestructuración cognitiva. Se explica a la persona la influencia de los pensamientos en las emociones y conductas. Por otro lado, se realizan registros e identificación de pensamientos desadaptativos, que se ponen a prueba o en duda y, finalmente, se promueve la sustitución de estos por otras cogniciones más funcionales.
  • Complementación de la terapia: puede complementarse con trabajo de la autoestima y/o de las habilidades sociales en función de las necesidades de la persona y del tratamiento.

Dismorfia corporal: prevención

Sin embargo, mejor que tratar siempre es prevenir. Para la prevención del trastorno dismorfico corporal, se ofrecen las siguientes claves:

  • Desarrollar la autoestima desde la infancia, tanto en el ámbito de la escuela como desde la familia. Debe fomentarse la aceptación y estima del propio cuerpo, así como la valoración de otras capacidades o habilidades más allá de la imagen. Para ello puede ser útil conocer estas Actividades para fortalecer la autoestima en niños.
  • Proveer información acerca de los cambios físicos y corporales que se producen a lo largo de la adolescencia. Es importante que las personas jóvenes conozcan el funcionamiento de su propio cuerpo, las variaciones que se producen y el porqué. Mediante la información y la comunicación se evita que el funcionamiento físico constituya un tema tabú y objeto de vergüenza.
  • Fomentar una actitud crítica acerca de los cánones de belleza impuestos por la sociedad y la presión estética a la que las personas se encuentran sometidas. Saber que la belleza es subjetiva, se relaciona con los mandatos e imposiciones de la sociedad y es una fuente de ingresos económicos para las grandes empresas, puede facilitar el empoderamiento de las personas en cuanto a su propia imagen.
  • Finalmente, es necesario exigir unos medios de comunicación responsables, que muestren variedad de rasgos físicos y cuerpos, promuevan la autoaceptación y autoestima, así como focalicen su atención en otros aspectos de las personas que no sean únicamente los estéticos.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Dismorfia corporal: qué es, causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • American Psychiatric Association. (2014). DSM-5. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Madrid: Editorial Médica Panamericana, S.A.
  • Arab, E. (2010). Trastorno dismórfico corporal: ¿temor a la fealdad, obsesión por la belleza, síntoma o enfermedad? Medwave, 10(05).
  • Salaberría, K., Borda Más, M., Amor Andrés, P. J., & Echeburúa Odriozola, E. (2000). Tratamiento del trastorno dismórfico corporal: una revisión crítica.
  • Sandoval, M., García-Huidobro, I., & Pérez-Cotapos, M. L. (2009). Trastorno Dismórfico Corporal. Rev. chil. dermatol, 25(3), 244-250.

Escribir comentario sobre Dismorfia corporal: qué es, causas, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Dismorfia corporal: qué es, causas, síntomas y tratamiento
1 de 2
Dismorfia corporal: qué es, causas, síntomas y tratamiento

Volver arriba