Compartir

Trastorno pasivo-agresivo de la personalidad: características y tratamiento

 
Por Marissa Glover. Actualizado: 3 abril 2018
Trastorno pasivo-agresivo de la personalidad: características y tratamiento

El trastorno pasivo-agresivo de la personalidad es un padecimiento que está caracterizado porque la persona que lo sufre se resiste a cumplir con sus obligaciones, responsabilidades y requerimientos externos de su vida diaria. Las personas con este trastorno no expresan directamente su agresión o su desacuerdo con los demás, sin embargo, lo dan a conocer por medio de sus acciones negándose a cumplir y a colaborar. Las acciones que habitualmente realizan para no cumplir con sus obligaciones y compromiso con los demás son, por ejemplo, la obstrucción, el olvido, la irresponsabilidad, su falta de organización, entre otras, lo que hace prácticamente imposible tener una buena convivencia con ellas. Este tipo de trastorno es más común de lo que parece y es muy difícil que las personas que lo padecen pidan ayuda debido a que ellas mismas no reconocen que lo tienen.

En este artículo de Psicología-Online sobre trastorno pasivo-agresivo de la personalidad: características y tratamiento, vamos a profundizar en este tipo de padecimiento y a explicarte las características que tienen en común las personas que lo padecen, cuáles son sus posibles causas y el tratamiento que se debe de seguir para solucionarlo.

Características del trastorno pasivo-agresivo de la personalidad

Existen una serie de características que identifican a las personas pasivo-agresivas. Entre las características más comunes, se encuentran las siguientes:

  • Comportamiento desafiante hacia los demás. Son personas que de manera intencionada incumplen las expectativas que tienen los demás acerca de ellos. Suelen adoptar actitudes de irresponsabilidad e incluso de agresión de manera pasiva hacia otros en cualquier área de su vida. Por ejemplo, en el área laboral suelen entregar su trabajo a destiempo, no se hacen responsables de los errores que cometen pudiendo incluso inculpar injustamente a otros por ellos, entre otras cosas que demuestran su falta de compromiso y, de esta manera, su agresión hacia otras personas.
  • Dependencia hacia los demás. Tienen una fuerte dependencia hacia otras personas aunque intentan por todos los medios ocultarlo. En situaciones límite, su dependencia sale a relucir haciéndose bastante notoria. Ellos realmente desean sentirse independientes de los demás y es por ello que les cuesta acatar órdenes y ceder ante el otro, sin embargo, necesitan todo el tiempo de que le hagan favores.
  • Negatividad. A estas personas las caracteriza también su gran pesimismo y negatividad. Todo el tiempo se lo pasan quejándose de que les va mal en la vida, de la mala suerte que han tenido, pronostican que les irá mal en lo que vayan a realizar, entre otras cosas.
  • Mentir a los demás. Una de las actitudes que adoptan las personas con este tipo de padecimiento es el de mentir a los demás, ya que no saben actuar de manera asertiva y cuando algo no les parece bien, no lo hablan directamente con el otro, simplemente, deciden hacer todo lo contrario a lo acordado y mienten acerca de la situación. Por ejemplo, si se mostró de acuerdo con su pareja en comprar un televisor de determinada manera y en realidad ese modelo no le gusta, irá y comprará el que a él(ella) le parezca y le dirá a su pareja que no encontró el otro en ninguna tienda.
  • Guardan rencor fácilmente. Suelen guardar rencor hacia los demás debido a que casi siempre se quedan con las ganas de expresar al otro lo que siente.
  • Falso arrepentimiento. Si llegan a reconocer que han tenido un mal comportamiento con otra persona, lo cual les cuesta bastante, a pesar de que le piden disculpas, continúan una y otra vez repitiendo la misma acción que hizo enfadar al otro.
  • Lanzan indirectas a los demás. Debido a que no saben actuar de manera asertiva y expresar su inconformidad a los demás de la manera más adecuada, lo hacen por medio de indirectas que incluso agreden más que si lo hicieran directamente. Cuando las demás personas le piden una explicación acerca de las indirectas lanzadas, suelen negarles que les estaban dando indirectas y que están equivocados si así lo sintieron.
  • Ineficacia y falta de responsabilidad. Como no saben expresar abiertamente su inconformidad hacia los demás, adoptan conductas de irresponsabilidad e ineficacia en lo que hacen. Por ejemplo, si en el trabajo el jefe les encarga una tarea que debe de realizar, se muestra con toda la disposición a hacerlo, sin embargo, al final termina por hacerlo mal, a destiempo e incluso opta por no hacerlo.
  • Resentimiento y envidia. Suelen guardar resentimiento y envidiar a las personas que aparentemente les va mejor que a ellos. Hacen comentarios negativos acerca de esas personas criticándolas de manera excesiva debido a la envidia que les genera el que se encuentren como él(ella) desearía.
Trastorno pasivo-agresivo de la personalidad: características y tratamiento - Características del trastorno pasivo-agresivo de la personalidad

Causas del trastorno pasivo-agresivo de la personalidad

El trastorno pasivo-agresivo de la personalidad suele ser evidente regularmente en la adultez temprana, la causa exacta de este trastorno se desconoce, sin embargo, como en casi todos los trastornos de la personalidad, tiene un origen ambiental y genético. Algunas de las causas más comunes que se han encontrado en este tipo de trastorno son las siguientes:

  • Haber sido maltratados en la infancia por los padres o tutores.
  • Personas con una muy baja autoestima.
  • Haber tenido en la infancia y adolescencia una dinámica en la familia negativa.
  • El abuso de sustancias nocivas durante la adolescencia.
  • Haber tenido unos padres que hayan padecido el mismo trastorno.
  • Haber aprendido este tipo de conductas pasivo-agresivas desde la infancia.

Es necesario tener en cuenta que otras condiciones de salud mental pueden dar lugar a que se produzcan este tipo de comportamientos pasivo-agresivos, como por ejemplo:

Tratamiento del trastorno pasivo-agresivo de la personalidad

Cuando una persona con trastorno pasivo-agresivo de la personalidad busca ayuda para solucionar su problema, generalmente, es porque han aumentado de manera considerable sus conflictos con las demás personas y no logran comprender qué es lo que realmente sucede o tienen la sensación de no poder evitar actuar de la manera en la que lo hacen. Es necesario que las personas con este tipo de padecimiento reciban ayuda especializada como es la ayuda psicológica para identificar antes que nada este problema y, una vez identificado, poder llevar a cabo acciones para eliminarlo.

El objetivo principal de las sesiones es que la persona logre identificar los comportamientos pasivo-agresivos específicos que le generan más problemas en su relación con los demás, después se le enseña a modificarlos por otros más positivos y adaptativos.

También se le enseña a la persona estrategias para gestionar sus emociones que le generan más sufrimiento como el enojo y el resentimiento, a la vez que se trabaja para mejorar su problema de baja autoestima que está padeciendo.

Otro aspecto importante que se trabaja en las sesiones es la asertividad, por lo que se le enseñan a la persona conductas asertivas para que pueda expresar sus opiniones y deseos de la manera en la que lo desea sin tener que llegar a ocultarlos o expresarlos de manera agresiva e irrespetuosa.

Trastorno pasivo-agresivo de la personalidad: características y tratamiento - Tratamiento del trastorno pasivo-agresivo de la personalidad

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Trastorno pasivo-agresivo de la personalidad: características y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Escribir comentario sobre Trastorno pasivo-agresivo de la personalidad: características y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Trastorno pasivo-agresivo de la personalidad: características y tratamiento
1 de 3
Trastorno pasivo-agresivo de la personalidad: características y tratamiento

Volver arriba