Compartir

Ataque de pánico: síntomas y tratamiento

Por Marissa Glover. Actualizado: 3 abril 2018
Ataque de pánico: síntomas y tratamiento

“Un día, sin ningún motivo, estaba en casa y comencé a sentir que me falta el aire. Me empecé a preocupar porque no sabía que me pasaba y el corazón me latía cada vez más rápido. Fueron solo unos minutos pero me parecieron horas, me asusté muchísimo, pensé que me iba a dar algo en ese momento”. Un ataque de pánico o crisis de pánico es la aparición súbita de un miedo o malestar intenso acompañado de síntomas somáticos que aparecen de manera brusca y desde un estado de calma o de ansiedad. Duran entre 5 y 20 minutos, aproximadamente,y las personas que los sufren pueden experimentar síntomas físicos y psicológicos. Cuando se sufre una crisis de pánico, la persona tiene la sensación de que se encuentra en una situación de peligro aunque esta no sea real, por lo que el sistema nervioso activa señales de alarma y se manifiestan ciertas reacciones como, por ejemplo, un aumento en la tensión muscular (preparando al cuerpo para huir o luchar), aumento en el ritmo cardíaco, la respiración se vuelve menos profunda y más agitada (puede producirse hiperventilación), sudoración, sensación de pérdida de control, terror intenso, entre otro tipo de reacciones.

En este artículo de Psicología-Online, vamos a conocer con más profundidad en qué consiste un ataque de pánico: síntomas y tratamiento.

Síntomas de un ataque de pánico

Hay que tomar en cuenta que un ataque de pánico por sí solo no se puede considerar un trastorno mental. Los ataques de pánico pueden aparecer en cualquier otro trastorno de ansiedad (trastorno de ansiedad por separación, fobia social, agorafobia, etc) y en otros trastornos mentales como por ejemplo, trastornos depresivos, trastornos por consumo de sustancias, trastorno por estrés postraumático, etc. y en algunas afecciones médicas, (por ejemplo, gastrointestinales, cardíacas, vestibulares)

Los síntomas del ataque de pánico o crisis de pánico suelen aparecer bruscamente y alcanzar su máxima expresión en unos minutos. Generalmente, se presentan los siguientes:

  • Temblor o sacudidas.
  • Sudoración.
  • Náuseas o molestia abdominal.
  • Sensación de desmayo o mareo.
  • Sensación de ahogo o falta de aliento.
  • Escalofríos o sensación de calor.
  • Sensación de entumecimiento.
  • Aceleración de la frecuencia cardíaca.
  • Sensación de irrealidad o despersonalización (separarse de uno mismo).
  • Miedo a “volverse loco” o perder el control.
  • Miedo a morir.
Ataque de pánico: síntomas y tratamiento - Síntomas de un ataque de pánico

Cómo se produce un ataque de pánico

Como ya hemos visto al comienzo de este artícul, cuando sufrimos un ataque de pánico se produce una activación en nuestro sistema de alarma.

Las preguntas claves acerca de este tema serían: ¿por qué se produce una activación en nuestro sistema de alarma sin encontrarnos realmente en peligro? Y, ¿cómo se puede llegar a producir un ataque de pánico? Existen distintas maneras de que podamos experimentar síntomas asociados a un ataque de pánico sin razón aparente e inclusive encontrándonos en estado de calma. Algunas de ellas, pueden ser las siguientes:

  • Puede que por diversas razones, como por ejemplo: pasar de estar recostado a levantarse rápidamente, al agacharse, al encontrarse demasiado sofocado por el calor, etc., puede llegar a provocar una bajada de tensión. Cuando esto sucede, se producen algunos síntomas como: mareos, sensación de desmayo, visión borrosa, vértigo, etc.
  • Cuando atravesamos por situaciones muy estresantes, nuestro cuerpo libera adrenalina en mayor cantidad y otros neurotransmisores como el cortisol. Esto puede generar que se produzcan algunos síntomas relacionados con el ataque de pánico (aceleración de la frecuencia cardíaca, entumecimiento o mareo, náuseas, malestar abdominal, etc.) aún después de que el agente estresante ha desaparecido.
  • Algunos síntomas físicos pueden generarse cuando el cuerpo experimenta cambios normales y propios de cada etapa vital. Se trata de cambios que todas las personas experimentamos pero que a veces no es fácil notarlos.
  • En ocasiones, incluso sin que la persona sea consciente de ello, tiende a respirar de manera rápida y poco profunda, lo que puede dar lugar a que se genere una hiperventilación.

La crisis de pánico se generan debido a que la persona interpreta cualquiera de estas situaciones (consideradas normales y que pueden ocurrir con más o menos frecuencia) como amenazantes y sumamente peligrosas, por lo que tiende a darle interpretaciones catastrofistas cuando las experimenta como, por ejemplo, que está a punto de morir, que se va a volver loco, que pierde el control, etc. Estos pensamientos catastróficos hacen que se active el sistema de alarma, lo cual produce las emociones, sensaciones y conductas propias de la crisis de pánico.

Solo basta que creamos que nos encontramos realmente en peligro para que se active el sistema de alarma y aumenten de intensidad las sensaciones producidas por las razones normales descritas anteriormente. Todo esto da lugar a que la persona termine por experimentar un ataque de pánico.

Consecuencias de un ataque de pánico

Cualquier persona puede experimentar en algún momento de su vida una crisis de pánico de manera aislada y en la mayoría de los casos, no le dan mucha importancia. Suelen atribuirlas a que se han puesto nerviosos, a que se encuentran muy estresados, entre otras causas que consideran no preocupantes.

Sin embargo, otras personas que lo experimentan pueden quedar angustiadas y con miedo a experimentar más ataques en el futuro. Cuando eso sucede, la persona afectada estará más atenta de lo normal a cualquier tipo de sensación interna, lo cual aumentará la probabilidad de que la perciba con más intensidad (latidos del corazón, sensaciones abdominales, etc). Esta misma atención facilitará que se produzcan nuevas crisis, ya que ante cualquier situación que la persona considere fuera de lo normal (aunque así no lo sea), en seguida llegarán a su mente interpretaciones catastróficas, dando lugar a que se produzca un círculo vicioso y nuevos ataques de pánico.

Cuando los ataques de pánico son constantes y el miedo es intenso y recurrente, pueden traer las siguientes consecuencias:

  • Trastorno de pánico: se genera cuando los ataques de pánico se vuelven imprevistos y recurrentes. Existe una preocupación continua acerca de futuras crisis de pánico o de sus consecuencias y la persona comienza a mostrar comportamientos de evitación (por ejemplo, evitación del ejercicio, de las situaciones familiares, etc.).
  • Agorafobia: es común que las personas con trastorno de pánico desarrollen agorafobia. Comienzan a evitar situaciones o lugares, como por ejemplo: ir al supermercado, subirse a un transporte público, viajar, etc. Incluso pueden llegar a no salir de su casa por mucho tiempo. Esto se debe a que temen que les ocurra un ataque de pánico y no puedan ser atendidas o la huida pueda ser vergonzosa.
  • Depresión: si la persona no recibe un tratamiento adecuado para eliminar los ataques de pánico, es fácil que se produzca una depresión, ya que con el paso del tiempo tiende a aislarse de su familia, amigos, compañeros de trabajo, etc., y su autoestima y bienestar se ven severamente afectados al encontrarse tan limitados.

Otras consecuencias:

  • Problemas de pareja, laborales y académicos.
  • Problemas financieros.
  • Incapacidad para encaminarse hacia metas y objetivos personales.
  • Aumento de riesgo de suicidio.
  • Abuso de alcohol o de sustancias.
  • Aparición de otros trastornos mentales asociados.
Ataque de pánico: síntomas y tratamiento - Consecuencias de un ataque de pánico

Ataque de pánico: tratamiento

Las personas generalmente se recuperan de un ataque de pánico sin necesidad de tratamiento, sin embargo, algunas terminan desarrollando un trastorno de pánico. Cuando esto sucede, debe de comenzar un tratamiento lo más pronto posible, ya que mientras más tiempo deje pasar, más difícil se vuelve de superar, aunque nunca es imposible.

El tratamiento psicológico para el trastorno de pánico consiste en educar e informar a la persona acerca de la naturaleza de este trastorno y de su evolución. Se le enseñan también una serie de técnicas y estrategias para disminuir su nivel de estrés y ansiedad ante la posible aparición de los ataques de pánico. Así como también se trabaja en la modificación de aquellos pensamientos catastróficos relacionados con los síntomas experimentados durante la crisis de pánico. Todo esto con la finalidad de ir reduciendo los síntomas gradualmente.

La terapia cognitivo-conductual en combinación con la administración de algunos fármacos, como los antidepresivos y ansiolíticos, han demostrado una gran eficacia para este tipo de trastorno.

Qué hacer ante un ataque de pánico

Después de haber analizado a profundidad acerca del los síntomas y el tratamiento del ataque de pánico, he aquí algunos consejos que pueden ser útiles para controlar un ataque de pánico:

  • Realiza una respiración profunda y lenta, de manera que notes como se inflama tu abdomen, sostén el aire unos segundos y después exhala lentamente por la boca. Vuelve a repetir el mismo proceso por los menos unas 5 veces.
  • Ten siempre en cuenta que las reacciones que experimentas son normales, aunque parezca que estás ante un peligro real.
  • Trata de ocupar tu mente en otro tipo de pensamientos, deja de prestar toda tu atención a los síntomas que estás experimentando.
  • No te esfuerces por luchar contra esas sensaciones y por querer evitar que se produzca la crisis, simplemente, respira y déjalas estar teniendo presente que no pasa nada.
  • Busca un sitio cómodo en donde puedas estar mientras pasan estas sensaciones.
Ataque de pánico: síntomas y tratamiento - Qué hacer ante un ataque de pánico

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ataque de pánico: síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Escribir comentario sobre Ataque de pánico: síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Silvia
Teng un tic ago ruido con la garganta .. nariz es molest per td el rat lo ago aaveces fuerte

Ataque de pánico: síntomas y tratamiento
1 de 4
Ataque de pánico: síntomas y tratamiento

Volver arriba