Compartir

Cómo superar el síndrome de Peter Pan

Por Marta Vicente. Actualizado: 3 abril 2018
Cómo superar el síndrome de Peter Pan

Aquellas personas adultas que se comportan como niños y que se niegan a aceptar las responsabilidades que conlleva la edad adulta pueden sufrir de lo que se denomina síndrome de Peter Pan. Este síndrome se observa con más frecuencia en hombres que han quedado anclados en su etapa infantil y que presentan un temor profundo a madurar personalmente, crecer y aceptar todos los roles que por edad les toca. Además de esto, se ha observado que en la mayoría de casos las personas con síndrome de Peter Pan muestran un gran déficit afectivo y una importe inseguridad y baja autoestima, lo cual les lleva a tener serias dificultades para desarrollarse personalmente y relacionarse con las personas de su entorno. A pesar de que este padecimiento puede ser el resultado de una combinación de factores, se ha señalado que generalmente tiene su origen en la infancia del afectado, ya sea por haber tenido una infancia muy feliz que, posteriormente, tiende a idealizar o por, el contrario, por haber vivido una infancia totalmente carente de un afecto estable.

En este artículo de Psicología-Online, vamos a explicar con detalle cuáles son las características de la personalidad de estas personas y cuáles son las pautas a seguir para poder superar el síndrome de Peter Pan.

Qué es el síndrome de Peter Pan

El síndrome de Peter Pan hace referencia al comportamiento infantil que algunas personas adultas continúan teniendo, las cuales a pesar de su edad, no saben o no quieren asumir y aceptar las responsabilidades propias de sus actos y de la vida adulta. Siguen actuando como si fueran niños, se niegan a desempeñar un rol adulto y se caracterizan por poseer una gran inmadurez emocional, una importante inseguridad y un fuerte temor a no ser aceptados o queridos por las demás personas. Este severo miedo al rechazo les lleva a refugiarse tras una eterna juventud o niñez, la cual les hace sentirse más cómodos y poder hacer frente a su cotidianidad sin tener que complicarse demasiado o pensar en exceso.

El término "síndrome de Peter Pan" fue acuñado por el psicólogo americano Dan Kiley en los años 80, quien observó en muchos de sus pacientes esa resistencia a crecer y a asumir las exigencias que se esperan en la vida adulta, como ser padre, desarrollarse profesionalmente, tener responsabilidades, disponer de una estabilidad, etc.

Dicho síndrome es mucho más frecuente en hombres que en mujeres y a pesar de que estas personas puedan dar la impresión de que son muy felices y que disfrutan de la vida bajo el lema Carpe Diem, lo cierto es que en el fondo son personas inseguras, que necesitan protección de otros, dependientes y con importantes sentimientos de soledad e insatisfacción. Todo ello dificulta su desarrollo personal y conlleva ciertas complicaciones a la hora de establecer relaciones sociales e interactuar con el entorno.

Cómo superar el síndrome de Peter Pan - Qué es el síndrome de Peter Pan

Síntomas y características del síndrome de Peter Pan

A continuación, mostramos cuáles suelen ser las características de las personas adultas con síndrome de Peter Pan para así poder hacer un diagnóstico certero y, posteriormente, buscar las soluciones adecuadas:

  • Irresponsabilidad e impulsividad: tienen un comportamiento infantil, no piensan antes de actuar ni asumen las responsabilidades de sus actos. Por el contrario, pretenden que sean los demás quienes asuman estas responsabilidades y también tienden a culpar al otro si algo no les ha salido como esperaban.
  • Inmadurez: son incapaces de asumir la madurez y las responsabilidades que implica la edad adulta. Tienden a idealizar la etapa juvenil y niegan que sean personas adultas a pesar de la edad que tengan.
  • Inseguridad y baja autoestima: aunque puedan dar la impresión de ser personas seguras o arrogantes, tienen una gran inseguridad en sí mismos y una baja autoestima. Les resulta muy difícil abrirse emocionalmente a los demás por el temor de no recibir el afecto o cariño esperado.
  • No tienen proyección de futuro: piensan a corto plazo, viven el momento y disfrutan de placeres efímeros sin preocuparse por el mañana.
  • Tienen una personalidad narcisista y egoísta: además de que quieren tener la atención de las personas que les rodean, solo piensan en sí mismas y se centran únicamente en sus problemas despreocupándose totalmente de los problemas de los demás.
  • Se sienten insatisfechos con lo que tienen y lo que les rodea, pero no hacen nada por cambiar su situación actual. Quieren conseguir todo lo que quieren sin tener que invertir mucho esfuerzo en ello.
  • Poca tolerancia a la frustración: no aceptan bien las críticas ni las opiniones que nos les gusta. Quieren que sus deseos se cumplan de forma inmediata y si no lo consiguen, suelen tener una reacción colérica similar a la de una pataleta infantil.
  • Tienen miedo a estar solos y, en muchas ocasiones, experimentan tristeza, ansiedad, depresión o sentimiento de culpabilidad.
  • Piensan que el compromiso es un obstáculo a su total libertad. En el siguiente artículo, mostramos algunos consejos para superar el miedo al compromiso.
  • Se esconden de la realidad a través de mentiras y excusas que les permita disimular su incapacidad para madurar y crecer.
  • Idealizan la etapa de la juventud.

Cómo superar el síndrome de Peter Pan

Para superar el síndrome de Peter Pan, en primer lugar, es muy importante que la persona que lo padece reconozca que sufre de este problema de madurez y que, al no poder gestionarlo por sí mismo, necesita de ayuda profesional para asumir sus responsabilidades cotidianas y empezar a vivir como una persona adulta.

La mejor opción para tratar el síndrome de Peter Pan es acudir a terapia psicológica para poder identificar el origen y la causa de esa resistencia a crecer. A partir de ahí, se podrá establecer el tratamiento a seguir, ya que tal y como hemos comentado anteriormente, tras este síndrome se ocultan unas determinadas carencias afectivas que hay que solventar.

El tratamiento psicológico para ayudar a superar el síndrome de Peter Pan suele abarcar lo siguiente:

  • El objetivo debe ser permitir que el afectado asuma sus responsabilidades cotidianas, gestione sus emociones, aumente su autoestima y tolerancia a la frustración.
  • Ayudarle a que aprenda a gestionar sus pensamientos y evitar que se crea víctima o que se sienta mal consigo mismo y con los demás.
  • Proporcionarle las herramientas necesarias para detectar las ventajas de la etapa adulta frente a las de la niñez, la cual es una época pasada. De esta forma, podrá desarrollar un pensamiento positivo acerca de su madurez y adultez y le costará menos trabajo asumir responsabilidades. Se pueden recalcar ideas como la libertad económica y personal que tenemos en la edad adulta, el poder de elegir y tomar nuestras propias decisiones, el hecho de poder decidir con quién queremos relacionarlos y con quién no, etc.
  • Tratar de que no solo se preocupe por sus problemas, sino que tenga consciencia de las preocupaciones y los problemas de las personas que le rodean.
  • Potenciar su autoestima y darle las pautas necesarias para que pueda aumentar la seguridad en sí mismo.
  • Eliminar de su pensamiento la idea de que madurar significa perder esa parte "infantil" que todos tenemos en nuestro interior. Lo importante es hacerle entender que cada uno de nosotros debemos lograr un equilibrio entre las dos dimensiones de nuestra personalidad.
  • Ayudarle a que se sienta capaz de tomar las riendas de su vida y tener la iniciativa para conseguir las cosas que desea con esfuerzo y superación.
  • Realizar un listado en el que indique todo aquello que desea conseguir en su vida, empezando por metas cortas y alcanzables para ir avanzando de manera progresiva.
Cómo superar el síndrome de Peter Pan - Cómo superar el síndrome de Peter Pan

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo superar el síndrome de Peter Pan, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Escribir comentario sobre Cómo superar el síndrome de Peter Pan

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Roberlandy
Creo q padezco este síndrome. Pero no quiero deshacerme de él
Su valoración:
Julio Ordóñez
Tengo un hijo de 22 años que encaja perfectamente en esta descripción. Lamentablemente no acepta su situación y se niega rotundamente a aceptar ayuda psicológica. No se qué puedo hacer para ayudarlo !!

Cómo superar el síndrome de Peter Pan
1 de 3
Cómo superar el síndrome de Peter Pan

Volver arriba