Compartir

Disgrafía: definición, tipos, causas, tratamiento y ejemplos

Por Nerea Babarro Rodríguez. Actualizado: 22 marzo 2019
Disgrafía: definición, tipos, causas, tratamiento y ejemplos

La disgrafía es un trastorno neurológico de carácter funcional que afecta a la escritura, concretamente al trazado o a la grafía. Frecuentemente, las personas que padecen este trastorno muestran dificultades en el control de la escritura, ya que el control de esta es un acto neuro-perceptivo motor que se ve afectado en la disgrafía.

¿Tus hijos/as padecen disgrafía? ¿Te dedicas a la docencia y tienes alumnos/as con disgrafía o sospechas que lo puedan padecer? Además, es habitual que te preguntes cómo se pueden diferenciar la disgrafía y las dificultades generales en la escritura acordes con la edad de la persona. En este caso, o si tienes interés en conocer e informarte sobre las características de la disgrafía, puedes seguir leyendo este artículo de Psicología-Online: Disgrafía: definición, tipos, causas, tratamiento y ejemplos.

Definición de disgrafía

La disgrafía es un trastorno que afecta al desarrollo y la adquisición de la habilidad escritora de las personas, provocando, sobretodo, dificultades en las escrituras libres, en los dictados y en el copiado de un texto ya escrito.

Además, la disgrafía se debe diferenciar de algunos casos, como tener mala letra, las dificultades generales propias de la edad en la que se da el proceso de aprendizaje de la escritura, la dislexia. Así pues, la disgrafía se distingue de esos casos ya que las personas que padecen este trastorno tienen dificultades para recordar y dominar automáticamente los movimientos motores necesarios para escribir letras o números y formar palabras. Por lo tanto, la disgrafía afecta a la habilidad escritora y a la ortografía, tanto a la escritura de palabras completas y textos como de letras aisladas.

Características de la escritura en la disgrafía

Las personas que padecen disgrafía acostumbran a compartir una serie de características en su escritura. Las características de la escritura en la disgrafía son:

  • Letra difícil de entender.
  • Escritura en espejo: letras escritas como si fueran el reflejo de un espejo, es decir, al revés.
  • Espacios incorrectos o irregulares de las letras y palabras: palabras juntas o sílabas separadas.
  • Mala presentación: sucia y con marcas de haber borrado palabras para escribirlas de nuevo.
  • Letra irregular tanto en forma como en tamaño.
  • Letras mayúsculas y minúsculas usadas incorrectamente.
  • Mala postura corporal y manera incorrecta de coger el lápiz a la hora de escribir.
  • Escriben de manera lenta y torpe, con errores.
  • Eliminación u omisión de letras.
  • Letras invertidas.
  • Confusión de letras: por ejemplo, cambiar una “a” por una “e”.
  • Inclinación de las letras.
  • Inclinación del renglón, dando lugar a un texto torcido.
  • Trazo grueso y apretando fuerte o muy suave casi sin dejar rastro de lo que se escribe.

Tipos de disgrafía

Cuando hablamos de los tipos de disgrafía, debemos diferenciar dos grandes clasificaciones que, cada una de ellas incluye diferentes tipos de disgrafía:

Disgrafía adquirida

La disgrafía adquirida consiste en dificultades en la escritura debida como consecuencia de una lesión cerebral en personas que ya sabían escribir, por ejemplo, personas que han sufrido un traumatismo en una zona determinada de la cabeza. En la disgrafía adquirida, podemos diferenciar las disgrafías centrales y las disgrafías periféricas:

1. Disgrafía adquirida central: este tipo de disgrafía afecta a los aspectos lingüísticos implicados en la escritura de las palabras. Dentro de la disgrafía adquirida central encontramos tres tipos distintos:

  • Disgrafía adquirida fonológica: este tipo de disgrafía se da cuando la ruta fonológica se ve afectada, en esta ruta no se reconocen las palabras en su totalidad, sino que se reconocen unidades pequeñas como las sílabas y las letras. Esta disgrafía da lugar a dificultades para comprender las reglas de conversión grafema-fonema, es decir, para relacionar el sonido y la pronunciación de las palabras con su forma de escribirlas, por lo tanto, las personas que padecen esta disgrafía suelen cometer errores cuando escriben palabras desconocidas, que no forman parte de su escritura cotidiana. Por ejemplo, la letra “g” cuando se pronuncia sola tiene una entonación distinta a cuando se une a la palabra “gato”.
  • Disgrafía adquirida superficial: este tipo de disgrafía se da cuando se ve afectada la ruta visual, ruta que permite reconocer las palabras, pero no permite descodificar palabras sin comprenderlas o sin conocerlas con anterioridad. Por esta razón, las personas acostumbran a escribir lentamente e incluso deletreando las palabras, presentan errores ortográficos, problemas en la memoria visual, dificultades para escribir palabras difíciles y desconocidas o poco usuales en su día a día, entre otros.
  • Disgrafía adquirida profunda: este tipo de disgrafía se da cuando se ven afectadas las dos rutas anteriores (visual y fonológica). Esta se caracteriza porque se cometen errores semánticos, por ejemplo, sustituyen fútbol por baloncesto, dando lugar a una substitución de palabras que forman parte de un mismo campo semántico, en este caso deportes. Además, se presentan dificultades para escribir una palabra dictada por otra persona, aunque se conozca su significado.

2. Disgrafía adquirida periférica: en este caso, las personas que padecen este tipo de disgrafía muestran dificultades para recordar los movimientos requeridos para poder trazar una letra o escribir palabras y frases.

Disgrafía evolutiva

La disgrafía evolutiva se da en personas que se encuentran en el proceso de aprendizaje de la escritura ya que nunca antes habían aprendido a escribir, generalmente se trata de niños hasta siete años o, en casos excepcionales, en personas analfabetas. Dentro de la disgrafía evolutiva, podemos diferenciar tres tipos de disgrafía distintos:

  • Disgrafía evolutiva fonológica: las personas que padecen una disgrafía evolutiva fonológica o superficial acostumbran a presentar las mismas dificultades que las personas que padecen una disgrafía adquirida fonológica o superficial, aunque se diferencian ya que en las evolutivas se trata del proceso natural de aprendizaje y en las adquiridas se trata de personas que antes de sufrir una lesión cerebral ya sabían escribir.
  • Disgrafía evolutiva superficial.
  • Disgrafía evolutiva mixta: en cambio, a diferencia de la disgrafía adquirida profunda, en la disgrafía evolutiva mixta no se dan errores semánticos. La disgrafía mixta es la más frecuente dentro de las disgrafías evolutivas, ya que las dificultades que se dan en una de las rutas (visual o fonológica), como consecuencia, dificulta el desarrollo de la otra ruta.

Causas de la disgrafía

Como hemos mencionado anteriormente, hay dos posibles causas de disgrafía (adquirida o evolutiva) y se encuentran varias causas que pueden originar cualquiera de las dos:

  • Problemas de lateralización.
  • Dificultades motrices: dificultad en el movimiento, tanto de dedos como de las manos, y dificultades en el equilibrio y la organización general del cuerpo.
  • Factores de personalidad: causas relacionadas con la personalidad y las características de la persona que padece la disgrafía, por ejemplo, si la persona es rápida o lenta.
  • Causas pedagógicas: existen causas relacionadas con la educación recibida en relación a la escritura, como por ejemplo, haber estado sometido a una enseñanza rígida y no adaptada a las diferencias individuales de cada alumno, someterse a exigencias marcadas por el profesor, la familia y la presión social entre compañeros como escribir bien y rápido, entre otros.
  • Dificultades en la habilidad viso-perceptiva: problemas para identificar aquello que se ve. Por ejemplo, dificultades para interpretar qué es una pelota cuando la persona la tiene delante o la ve en una fotografía.
  • Dificultades para retener una palabra en la memoria y dificultades en la capacidad de recuperar una palabra que se supone que deberíamos retener en la memoria.
  • Coordinación viso-motriz: dificultades en la habilidad de coordinar el movimiento del cuerpo con la visión.
Disgrafía: definición, tipos, causas, tratamiento y ejemplos - Causas de la disgrafía

Tratamiento de la disgrafía

Es de gran importancia diagnosticar y tratar la disgrafía lo antes posible, debido a su efecto negativo, sobretodo, en el ámbito académico. Pero antes de empezar a tratarla, se deben observar atentamente cuales son las dificultades que presenta la persona, para poder hacer un abordaje concreto y centrado en las características concretas de cada paciente, es decir, para poder realizar un tratamiento adaptado y centrado en la persona.

Para tratar adecuadamente la disgrafía se debe intervenir en distintas áreas:

  • La psicomotricidad gruesa (capacidad de movimiento global): enseñar al paciente cuál es la postura correcta para poder escribir, con el objetivo de poder corregir su mala postura, por ejemplo, cómo debe sentarse, la distancia entre la cabeza y el papel, posición del papel, como se debe coger el lápiz, entre otros.
  • La psicomotricidad fina (movimientos más detallados, que requieren más control, generalmente movimientos con los dedos): este tipo de movimientos deben ser tratados ya que afectan a la dependencia de la mano y los dedos, con el objetivo de conseguir que el paciente adquiera precisión y coordinación a la hora de escribir. Algunos ejemplos de ejercicios para fortalecer la psicomotricidad fina son recortar papeles de alguna forma determinada y repasar líneas.
  • La percepción: es importante trabajar la percepción ya que las dificultades que los pacientes muestran en relación a la percepción temporal, espacial, viso-perceptiva y atencional, pueden causar errores o dificultades en la fluidez, inclinación y orientación de la escritura.
  • La viso-motricidad: la función de la viso-motricidad es coordinar el movimiento de los ojos con el movimiento del cuerpo. En el caso que esta función se vea afectada, sobre todo cuando se trata del movimiento de las manos y los dedos, dificulta la escritura de las personas y, por ello, se debe trabajar la mejora de ésta coordinación.
  • La grafo-motricidad: es necesario tratar la grafo-motricidad para poder corregir los movimientos básicos de la escritura. Para ello, se recomienda realizar ejercicios que estimulen los movimientos básicos de las letras, como escribir una letra uniendo puntos ya marcados, repasar letras o figuras ya escritas o dibujadas, seguir cenefas que conlleven movimientos en bucle, entre otros.
  • La grafo-escritura: para tratar el área de la grafo-escritura habitualmente se usan ejercicios de caligrafía, para poder mejorar todas las letras que conforman el abecedario.
  • El perfeccionamiento escritor: en este caso, se pretende mejorar la fluidez escritora y las faltas de ortografía. Se recomienda realizar ejercicios como copiar letras, unir sílabas para formar una palabra, unir una palabra con su dibujo correspondiente (por ejemplo, unir la palabra “pelota” con el dibujo de una pelota), entre otros.
  • La relajación: es habitual que el paciente se fatigue entre actividades que conlleven mucho esfuerzo, por eso, se recomienda relajar la muñeca, los dedos, etcétera. Para ello, pueden ser útiles estos ejercicios de relajación para niños.

Ejemplos de disgrafía

Ejemplo de disgrafía adquirida

Una chica tiene un accidente de moto en el que se da un golpe en la cabeza, produciendo un traumatismo creneoencefálico y afectando justamente a la zona del cerebro que se encarga de la escritura. Entra en coma durante unos meses y cuando se despierta sus familiares se dan cuenta de que no escribe de la misma forma que antes, ahora presenta muchas más dificultades que nunca antes había mostrado. Desde el hospital, consideran que se trata de una disgrafía adquirida periférica, ya que tiene dificultades para recordar el movimiento necesario para poder trazar las letras.

Ejemplo de disgrafía evolutiva

Un niño de cinco años muestra dificultades a la hora de escribir. Al principio los padres no le daban mucha importancia, pero cuando vieron que el niño, a los seis años, seguía mostrando las mismas dificultades se sorprendieron. Entonces hablaron con la maestra, para ver si los demás compañeros de su hijo también mostraban esas dificultades. La profesora les comentó que su hijo era uno de los pocos alumnos que más dificultades tenía para escribir y les pidió permiso para que su hijo pudiera ser visitado por la psicóloga del colegio, los padres aceptaron. Cuando el niño se reunió con la psicóloga, esta le propuso distintas actividades que conllevaban la escritura, para poder ver su posición corporal, su inclinación, etcétera, de modo que finalmente consideró que se trataba de una disgrafía evolutiva fonológica. Es importante saber detectar cuando es necesario acudir al psicólogo infantil.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Disgrafía: definición, tipos, causas, tratamiento y ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • Andreu, L., Serra, J.M., Soler, O., y Tolchinsky, L. (2013). Trastorns d’aprenentatge de l’escriptura i de les matemátiques. Universitat Oberta de Catalunya.
  • Calderán, I.M., y Zamorano, F. (1998). Dificultades en la adquisición de la lecto-escritura y otros aprendizajes.
  • Criollo, D. (2012). Disgrafía como dificultad de aprendizaje de escritura en escolares de educación general básica. Universidad de Cuenca.
  • Puente, A.G. (2012). Dificultades de aprendizaje y TIC: dislexia, disgrafía y discalcúlia. Universidad Internacional de La Rioja, Facultad de Educación.
  • Silva, C. (2011). Clasificación de las disgrafías.

Escribir comentario sobre Disgrafía: definición, tipos, causas, tratamiento y ejemplos

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
José Jiménez Vargas
Gracias, muy útil el artículo.
Nerea Babarro Rodríguez
¡Hola José! Gracias por compartir tu opinión. No dejes de seguirnos, en Psicología-Online puedes encontrar más artículos de tu interés.

Disgrafía: definición, tipos, causas, tratamiento y ejemplos
1 de 2
Disgrafía: definición, tipos, causas, tratamiento y ejemplos

Volver arriba