Compartir

Anhedonia: definición, causas, síntomas y tratamiento

 
Por Bryan Longo. 7 noviembre 2019
Anhedonia: definición, causas, síntomas y tratamiento

La vida suele ser más sencilla de soportar cuando encontramos algo que nos permite disfrutar o apasionarnos. El humano como un ser instintivo busca placer y disfrute, cuando probamos una porción de nuestro pastel favorito, cuando practicamos nuestro deporte preferido o cuando miramos el programa de televisión que tanto nos gusta, sentimos que por más pesado que haya sido el día, tenemos un momento para disfrutar y sentirnos tranquilos. El placer y disfrute se logra alcanzar en muchas de las actividades que realizamos a diario, pero esto se ve afectado cuando sufrimos de algo denominado anhedonia, por eso, en este artículo de Psicología-Online, te explicaremos el significado de anhedonia, sus causas, síntomas y tratamiento.

Definición y significado de anhedonia

El término de anhedonia se emplea con frecuencia en psicología, ya que es un síntoma muy destacado en muchas de las afecciones mentales. Las personas que sufren anhedonia se caracterizan por una excesiva y constante incapacidad para sentir placer.

Anhedonia: síntomas

A continuación, mencionamos cuáles son los síntomas de la anhedonia más característicos:

  • Se produce una pérdida del interés o del placer por todas o la mayoría de las actividades que se realizan diariamente.
  • Poco o nulo interés en los pasatiempos o hobbies que anteriormente disfrutaban. Por ejemplo, dejan de practicar el deporte que tanto les gustaba y los niños pueden justificar que ya no les atrae los juegos que antes disfrutaban.
  • Aislamiento social.
  • Alteración del apetito.
  • Tendencia a mostrar emociones falsas, pretendiendo mostrar felicidad cuando en realidad no se siente.
  • Pérdida de la libido o falta de interés en la intimidad física.

La anhedonia no es generalizada, ya que también puede manifestarse solamente en algunas áreas de la vida (social o física). Aquí pueden quedar anuladas algunas o todas las experiencias que provoquen placer o sensación de bienestar.

La anhedonia y la depresión

La anhedonia es, sin duda, una alteración grave que debe ser intervenida, pero en sí misma no es un trastorno mental. Se trata de un síntoma que frecuentemente se muestra en diversas patologías mentales, sobre todo, en los trastornos depresivos.

En el trastorno depresivo mayor, la anhedonia se presenta de manera concurrente a los siguientes síntomas:

  • Anergia: la sensación de una falta de energía o fuerza.
  • Insomnio o hipersomnia: dificultad para conciliar el sueño o un sueño excesivo.
  • Sentimiento de inutilidad o culpabilidad excesiva.
  • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse.
  • Pensamientos de muerte recurrentes.

Todos ellos en una presentación simultánea o fluctuante representan un trastorno depresivo mayor. La sola aparición de la anhedonia no es suficiente para el diagnóstico de un trastorno mental.

Anhedonia: definición, causas, síntomas y tratamiento - La anhedonia y la depresión

Diferencia entre anhedonia y abulia

La abulia está relacionada con una alteración de la voluntad, mientras que la anhedonia está implicada en la perturbación de la sensación subjetiva de placer y bienestar. La sensación de pérdida de placer nos puede llevar al abandono de todas las actividades que expresen o representen una fuente de bienestar o disfrute.

La anhedonia es, entonces, la pérdida de la capacidad para sentir placer, pero que aún presentando esa pérdida se pueden llevar a cabo las actividades.

Diferente entre anhedonia y aplanamiento afectivo

Las personas con aplanamiento afectivo manifiestan una reducción considerable de la respuesta emocional, presentándose como aparentes sujetos sin emociones. Las personas que experimentan aplanamiento afectivo expresan que no pueden responder emocionalmente a los eventos que anteriormente pudieron haber producido alguna emoción.

Las características del aplanamiento afectivo podrían ser las siguientes:

  • Ante una buena noticia, no hay ninguna respuesta emocional de alegría.
  • Ante un evento que culturalmente pueda generar temor, no hay señal alguna de esta emoción.
  • Pocos o ningún evento pueden llegar a producir emociones en la persona.

Cómo evaluar la anhedonia

L. Chapman y M. Raulin (1976) propusieron dos escalas denominadas “Escalas de Chapman”, que ayudan a valoración de la anhedonia. Esta escala mide la anhedonia física y social.

La escala para la anhedonia física es un cuestionario autoaplicado de 61 preguntas que valora la capacidad para experimentar placer por estímulos físicos, como la comida, el sexo y el tacto. La escala para la anhedonia social es un cuestionario autoaplicado de 40 preguntas que valora la capacidad de experimentar placer por estímulos sociales (por ejemplo conversar o salir con otras personas).

Para poder diagnosticar la anhedonia, debe ser un profesional de salud mental quien se encargue de evaluar la capacidad que tiene la persona para experimentar placer.

Anhedonia: tratamiento

Para el tratamiento de la anhedonia, es preciso intervenir primero en la exploración de la causa de este síntoma (por ejemplo, un trastorno depresivo, esquizofrenia, trastorno del espectro autista o un trastorno neurocognitivo).

El tratamiento dependerá de la causa de la anhedonia. En algunas personas que experimentan anhedonia, se ha observado mejorías tras el consumo de medicamentos que aumenten los niveles de dopamina (el neurotransmisor implicado en el placer), por ejemplo, los inhibidores de la recaptación de noradrenalina-dopamina o los conocidos como ISRS (inhibidores de la recaptación de serotonina).

Como tratamiento natural de la anhedonia, otra alternativa es la práctica de yoga y meditación cuando se combina con ejercicio. Un cambio radical también en la dieta y en la higiene del sueño puede ayudar, por ejemplo:

  • Reducción del consumo de comida procesada.
  • Reducción del consumo de cafeína, alcohol y azúcar.
  • Reducción del uso del teléfono en la cama a la hora dormir o cualquier otro objeto que no permita iniciar el sueño.

También es de menester explorar o buscar actividades que puedan producir una estimulación positiva en nuestras vidas a pesar de la ausencia del sentimiento de placer. Lo recomendable es mantener ese contacto con estas estimulaciones.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Anhedonia: definición, causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • L. Chapman; M. Raulin. (1976). Scales for physical and social anhedonia. Journal of Abnormal Psychology. Winsconsin, Madison.

Escribir comentario sobre Anhedonia: definición, causas, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Anhedonia: definición, causas, síntomas y tratamiento
1 de 2
Anhedonia: definición, causas, síntomas y tratamiento

Volver arriba