Compartir

Entrenamiento en Relajación Aplicada

Por Ana M. Bastida de Miguel. 31 enero 2018
Entrenamiento en Relajación Aplicada

Actualmente, existen muchas técnicas de relajación y cualquiera de ellas nos puede ayudar a lograr un mejor estado psicosomático y un mejor enfrentamiento al medio que nos rodea. Los pioneros en el campo de la relajación como técnica psicoterapéutica fueron Jacobson y Schultz, allá por los años 30, quienes ya pudieron comprobar la importancia que la tensión y los estados emocionales jugaban en la aparición, desarrollo y mantenimiento de multitud de problemas psicopatológicos tanto en niños como en adultos. Con el desarrollo de la Medicina Psicosomática comienza a cobrar fuerza la relación tan importante que existe entre mente y cuerpo así como su influencia en la evolución y desarrollo de las enfermedades psicosomáticas. De entre las múltiples técnicas existentes, es la Relajación Muscular Progresiva de Jacobson la que ocupa un lugar privilegiado por haber sido objeto de multitud de investigaciones y aplicaciones clínicas.

También te puede interesar: El entrenamiento autógeno de Schultz

Beneficios de las técnicas de relajación psicoterapéuticas

Actualmente, esta técnica psicoterapéutica es imprescindible en clínica a la hora de tratar problemas tan diversos como insomnio, fobias, ansiedad, hipertensión, adicciones, migrañas, dolores de todo tipo y patologías de lo más diversas.

Los músculos requieren una determinada tensión para su funcionamiento pero todo ello dentro de un equilibrio constante y un tono adecuado para cada desempeño concreto. Cuando este tono deja de ser adecuado y se convierte en patológico, por superar los umbrales adaptativos, deja de ser normal para pasar a ser dañino para la salud.

La tensión se va a manifestar de muy diferentes formas en función de cada persona. Unos sufrirán taquicardias, opresión en pecho, contracturas musculares…, otros molestias abdominales, vómitos, náuseas…, otros temblores, mareos y calambres…, y así un largo etc., acompañado en todos los casos de respuestas cognitivas y motoras distorsionadas e inapropiadas. El saber detectar y relajar aquellas partes de nuestro cuerpo que se encuentren alteradas será de vital importancia a la hora de resolver multitud de estados ansiógenos que para nada nos benefician.

La relajación como cualquier actividad tiene que aprenderse y mucho más si queremos utilizarla como medida psicoterapéutica, preventiva y de enfrentamiento a situaciones complejas o que requieran un mínimo de autocontrol. La relajación será fundamental combinarla con una adecuada respiración que nos ayude a oxigenar adecuadamente el organismo.

Aprender a relajar y a respirar correctamente es aprender a invertir en salud y en satisfacción personal. Por lo que el tiempo dedicado a ello no será en vano.

Entrenamiento en relajación aplicada

Cuando una persona experimenta ansiedad, tensión, inquietud, nerviosismo, desasosiego, malestar físico o emocional... Pueden distinguirse tres componentes en su reacción:

  1. Componente somático (Respuesta fisiológica, lo que sentimos: incluye todas las manifestaciones físicas que es capaz de generar nuestro organismo): ritmo cardíaco alterado, presión torácica, sudoración excesiva, respiración agitada o dificultad respiratoria, tensión muscular, temblores, malestar en el estómago, mareos, vómitos...
  2. Componente conductual (Respuesta motora, lo que hacemos: incluye todas las respuestas que emitimos a nivel motor): evitación o escape de la situación que nos provoca ansiedad o malestar, enfrentamiento mediante respuestas adaptativas...
  3. Componente cognitivo (Respuesta cognitiva, lo que pensamos: incluye todos los pensamientos que tenemos tanto los negativos como los positivos): pensamientos negativos tales como: "no puedo más, es insoportable, voy a perder el control"; "no lo soporto", “siempre me pasa lo mismo”, “por qué a mí” etc..., o positivos: “si me relajo podré hacerlo” “la relajación se opone a la tensión” “con relajación es mucho más fácil controlar” “si me relajo el dolor será menor”...

La fuerza de estos componentes varía de persona a persona, pero la mayor parte de las personas experimentarán algún cambio somático seguido por pensamiento negativo, el cual a su vez intensificará las reacciones somáticas a actuar de una manera u otra, generando un círculo vicioso en el que nos vamos enredando poco a poco. En cuanto controlemos alguna de las respuestas habremos controlado y modificado las otras. De ahí la importancia de realizar una buena relajación pues nos va a permitir detectar y modificar unas respuestas fisiológicas que son lo suficientemente alarmantes como para influir muy negativamente en las otras dos.

Forma eficaz de romper el círculo vicioso

Aprendiendo a enfrentarnos a las reacciones somáticas en vez de reaccionar exageradamente ante ellas.

Para lograr esto utilizaremos:

Entrenamiento en Relajación Aplicada - Entrenamiento en relajación aplicada

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Entrenamiento en Relajación Aplicada, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Meditación y relajación.

Escribir comentario sobre Entrenamiento en Relajación Aplicada

¿Qué te ha parecido el artículo?

Entrenamiento en Relajación Aplicada
1 de 2
Entrenamiento en Relajación Aplicada

Volver arriba