Compartir

Relajación sin aplicar tensión o relajación por inducción

Por Ana M. Bastida de Miguel. 31 enero 2018
Relajación sin aplicar tensión o relajación por inducción

Dentro del entrenamiento de la relajación muscular progresiva de Jacobson, tras la puesta en práctica del entrenamiento en relajación mediante respiración y las técnicas de relajación progresiva, finalmente, se procede a la llamada relajación sin aplicar tensión. Los músculos los vamos relajando gracias a las autoinstrucciones que nos vamos suministrando. Conforme nos vamos aportando los automensajes los músculos se van destensando poco a poco, hasta conseguir la relajación total.

En este artículo de PsicologíaOnline, explicamos cómo hacer la relajación por inducción paso a paso.

Ejercicio de relajación sin aplicar tensión

Estando cómodamente sentados y tranquilos; introducimos esta idea de tranquilidad, en nuestro cuerpo, utilizando para ello el pensamiento.

  1. Concentremos toda nuestra atención en las manos y eliminemos cualquier tensión que podamos experimentar.
  2. Las dos manos reposan ahora pesadas, distendidas y relajadas.
  3. Concentrémonos ahora en los antebrazos, dejémosles sueltos, pesados, libres, sin ningún tipo de tensión, intentando seguir relajando cada vez un poco más.
  4. Ascendamos ahora hacia la parte superior de los brazos, dejémoslos distendidos y pesados.
  5. Sigamos con el pensamiento hacia los hombros, hagamos lo mismo, dejémoslos pesados, sueltos, caídos, relajados, sin tensión.
  6. Subamos ahora con el pensamiento hacia la nuca. Concentrémonos en ella como si solamente existiera la nuca, reposémosla contra el sofá, dejémosla caer, sin ejercer presión, sin sostenerla.
  7. Concentremos ahora nuestra atención en los músculos de la cara, suavicemos los rasgos, que todo esté lo más distendido posible, dejemos la frente, las mejillas, los ojos, la boca todo ello máximamente relajado, sin ejercer ninguna presión.
  8. Continuemos con los músculos de la espalda, sintiéndolos pesados, muy relajados.
  9. Después continuemos con los músculos del pecho, relajándolos a la vez que respiramos lentamente (tomando el aire lentamente por la nariz y soltándolo también lentamente por la boca).
  10. Centrémonos después en el estómago y en el abdomen que nada provoque la más mínima tensión.
  11. Sigamos hacia los músculos de las nalgas; dejémoslas blandas, relajadas, sueltas y pesadas.
  12. Hagamos lo mismo con los muslos, con las pantorrillas, con los pies, dejemos todo agradablemente suelto, distendido y relajado, incluso las puntas de los dedos de los pies.

Observemos ahora cómo todo nuestro cuerpo está agradablemente pesado y relajado. Disfrutemos de estas sensaciones tremendamente agradables a la vez que las asociamos con la imagen seleccionada, dejándonos llevar, disfrutando de todo ello, sintiendo los beneficios tanto psíquicos como físicos, aprendamos a sacar el máximo partido de ello.

Relajación sin aplicar tensión o relajación por inducción - Ejercicio de relajación sin aplicar tensión

Factores a tener en cuenta

  • Es imposible estar tenso y relajado a la vez; relajación y tensión son respuestas incompatibles.
  • Tampoco puede coexistir bienestar corporal y estrés mental. La relajación es lo opuesto al estrés, al nerviosismo y a la tensión.
  • La relajación produce cambios fisiológicos en el organismo opuestos a los producidos en las situaciones de estrés. Un cuerpo continuamente estresado es un cuerpo enfermo y por tanto más abierto a las enfermedades. Un cuerpo relajado es un cuerpo que gana salud y equilibrio además de tranquilidad.
  • El cuerpo sufre cuando la mente sufre. Si conseguimos mantenernos relajados nuestro estrés desaparecerá y ganaremos en salud física, psicológica y emocional.
  • La relajación no sólo nos ayudará a enfrentarnos y a resolver multitud de problemas sino que incrementará notablemente nuestra salud tanto física como mental. Todo el tiempo que dediquemos a ella habrá merecido la pena pues nos aportará tantos beneficios que nuestra calidad de vida se verá altamente incrementada.
  • No demos lugar a que nuestro cuerpo nos avise cuando ya se encuentre al límite de sus fuerzas, actuemos antes. Con sólo unos minutos al día bastará para mantener el cuerpo en condiciones óptimas de salud.
  • Los beneficios de la relajación son muchos, usémosla y no exijamos al cuerpo más de lo que puede llevar a cabo.
  • Los beneficios que podremos obtener tanto a nivel psicológico como emocional nos ayudarán a estar mucho mejor con nosotros mismos y esto redundará notablemente en nuestras relaciones tanto personales como interpersonales.

A nivel físico, conseguiremos entre otras muchas cosas:

  • Disminuir la presión arterial al incrementar con la relajación la vasodilatación, al mismo tiempo que una mayor oxigenación de todas las células de nuestro organismo incluidas las del cerebro.
  • Estimular el riego sanguíneo, consiguiendo que todo nuestro organismo esté perfectamente alimentado.
  • Disminuir considerablemente la tensión muscular y con ello menor riesgo de dolores musculares, contracturas… y en consecuencia un mejor estado a nivel general.
  • Reducir los niveles de colesterol y grasas en sangre, con todo lo que ello conlleva para nuestra salud.
  • Incrementar la producción de leucocitos, reforzando nuestro sistema inmunológico y por tanto mayor capacidad tanto para recuperarnos ante posibles enfermedades como para prevenirlas. Incrementar y mejorar el funcionamiento cerebral al incrementar las frecuencias cerebrales alfa correspondientes a los estados de relajación...

Cuándo usar la relajación como terapia

Son muchas las situaciones donde se hace imprescindible la relajación pero estaría especialmente indicada:

  • Como complemento a cualquier psicoterapia tanto si hay problemas orgánicos como si no los hay (como por ej. problemas digestivos, procesos asmáticos, colon irritable, estreñimiento, fibromialgias, artritis, síndromes menstruales, problemas oncológicos, prevención de infartos, migrañas, dolores tensionales…) En general la relajación nos va a servir de gran ayuda pues además de mejorar la calidad de vida, al mejorar el estado de ánimo y disminuir la ansiedad y el estrés causado por la sintomatología física que acompaña a las enfermedades, nos va a permitir enfrentarnos mucho mejor a cualquier patología tanto física como mental.
  • En situaciones especialmente estresantes como: épocas de exámenes, problemas escolares, laborales o familiares, insomnio, tratamientos de fertilidad, toma de decisiones importantes, separaciones o rupturas de parejas… Ante situaciones que suponen cambios importantes en nuestra vida será fundamental enfrentarnos a ellas en las mejores condiciones y con la máxima percepción de control, aspecto que nos permitirá resolver los conflictos con mayor facilidad al ser el estado de relajación incompatible con el estado de ansiedad.
  • Y en general ante cualquier problema donde la ansiedad haga acto de presencia: adicciones, tratamientos de obesidad, fobias, angustias de cualquier índole… O simplemente para sentirnos bien y poder encontrarnos en condiciones óptimas para resolver cualquier situación que pueda presentarse.

Y por último y no me cansaré de repetirlo "El tiempo que dediquemos a relajarnos lo estaremos invirtiendo en salud física y mental". "Además de incrementar considerablemente nuestra calidad de vida incrementaremos también nuestro desarrollo personal, interpersonal y emocional". "Somos demasiado valiosos como para no tenerlo en cuenta y dedicar un poco de nuestro tiempo en conseguirlo" ¡Merece la pena intentarlo, hagámoslo y no nos arrepentiremos de ello pues el beneficio será enorme!

Relajación sin aplicar tensión o relajación por inducción - Cuándo usar la relajación como terapia

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Relajación sin aplicar tensión o relajación por inducción, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Meditación y relajación.

Escribir comentario sobre Relajación sin aplicar tensión o relajación por inducción

¿Qué te ha parecido el artículo?

Relajación sin aplicar tensión o relajación por inducción
1 de 3
Relajación sin aplicar tensión o relajación por inducción

Volver arriba