menu
Compartir

Tipos de empatía: características y ejemplos

 
Por Gianluca Francia. 14 abril 2021
Tipos de empatía: características y ejemplos

¿Qué es la empatía? El término empatía proviene del griego "en", es decir, "dentro", y "pathos", es decir, "sufrimiento" o "sentimiento". Se trata, pues, de la capacidad de identificar con el estado de ánimo de los demás, de comprender lo que la otra persona está viviendo emocionalmente.

Hay un proverbio indio que dice así: antes de juzgar a un hombre, camina tres lunas en sus zapatos. Y eso es precisamente lo que hace la empatía: nos permite caminar en los zapatos de los demás, ponernos en sus zapatos, identificarnos y comprender sus sentimientos. Fuera de metáforas, ser empático significa ser capaz de ponerse en las situaciones de los demás, reconocer las dificultades, comprender sus puntos de vista y encontrar la clave correcta para ayudarles a superar los momentos de error. En este artículo de Psicología-Online veremos juntos los tipos de empatía según autores, sus características y ejemplos.

Empatía positiva

Con empatía positiva se refiere a la capacidad de participar plenamente en las alegrías de los demás, teniendo conciencia de su felicidad. Con las distancias y diferencias adecuadas, la empatía positiva es muy similar a la simpatía.

  • Es la afinidad que se tiene con los amigos, por ejemplo, basada a menudo también en experiencias comunes, pero no prevé el compartir emocional, el "sentir dentro" típico de la empatía que implica seguramente más compromiso y disponibilidad.

Empatía negativa

Cuando no podemos empatizar con la alegría de los demás es cuando podemos hablar de empatía negativa.

  • Un ejemplo: la pérdida de un ser querido.

En estas situaciones, es habitual no ser capaz de experimentar una especie de simpatía por la alegría de otra persona no involucrada en el luto.

Empatía emocional

La empatía emocional es uno de los tipos de empatía según Goleman, quien contempla también la empatía cognitiva y la empatía compasiva. Por empatía emocional se entiende la respuesta emocional que deriva de la conciencia de que la emoción compartida proviene de la emoción del otro: sentir lo que siente el otro. Gracias a la empatía, se comprende y "se siente" el estado de ánimo de los demás, se percibe su estado emocional y la "calidad" de su vida. Por lo tanto, se puede resumir con "siento lo mismo que tú", en lograr percibir las emociones vividas por los demás, comprender qué emociones siente el sujeto (qué emoción está en círculo), de qué intensidad, qué mezclas emocionales vive el interlocutor, cómo las emociones se asocian con las personas, objetos, hechos, situaciones internas o externas que el otro vive.

Empatía conductual

Este tipo de empatía consiste en entender los comportamientos y sus causas, entender por qué el comportamiento y las cadenas de comportamientos relacionados. Comportamiento, pues, porque la empatía tiene y debe dar también una respuesta, en términos de comportamiento, al otro: es la habilidad de comunicar la comprensión de los sentimientos de los demás.

Empatía relacional

Este tipo de empatía se puede concebir como un área específica del componente conductual de la empatía: es una empatía experimentada y percibida por el otro, con la que entender el mapa de las relaciones del sujeto y sus valores afectivos, entender con quién el sujeto se relaciona voluntariamente o por obligación, con quién debe relacionarse para decidir, trabajar o vivir, con quién está de acuerdo y quién no, quién influye en su vida profesional o personal...

Empatía cognitiva

La empatía cognitiva es uno de los tipos de empatía según Goleman. La empatía cognitiva se entiende como una habilidad intelectual para identificar y comprender los sentimientos de otra persona. Comprender los prototipos cognitivos activos en un momento dado en el tiempo, las creencias, los valores, las ideologías, las estructuras mentales que el sujeto posee y a las que se une. En efecto, se intuye el pensamiento del otro y se comprende su punto de vista, incluso sin implicar necesariamente un intercambio emocional. Por lo tanto, un ejemplo de empatía cognitiva sería "entiendo lo que estás viviendo".

Empatía en la relación padres-hijos

Para el crecimiento del niño, es fundamental un entorno que facilite su desarrollo físico y emocional, una base segura para crear los vínculos necesarios para afrontar la vida. En efecto, educar sobre la base de la empatía significa entrar en relación con los hijos, tratar de ponerse en sus zapatos y observar cómo ven el mundo exterior.

La empatía nace en el niño desde sus primeros días de vida y, según las teorías de Hoffman, los padres deberían aprender de la espontaneidad del niño a ser personas empáticas y a educarlo y cuidarlo sobre todo a través de la sensibilidad y no con el castigo. Entre padres e hijos, el aprendizaje y la demostración de la empatía deberían ser recíprocos. En el siguiente artículo, hablamos más sobre la crianza y el apego.

Empatía en la escuela

No todos los profesores son capaces de mostrar empatía con sus alumnos y, al mismo tiempo, existen varias dificultades de relación entre los niños y los niños que asisten a la escuela, un conjunto de aspectos que corren el riesgo de desembocar incluso en el acoso escolar. Para mejorar las relaciones entre los estudiantes y entre los alumnos y los profesores, quizás deberíamos seguir también nosotros el ejemplo danés e introducir la empatía como materia escolar: de este modo, cada uno podría comprender mejor a los demás y sus emociones. El propio sistema educativo y los métodos de enseñanza encontrarían bases muy diferentes.

El siguiente artículo, encontrarás Actividades y juegos para trabajar la empatía en niños.

Empatía en la pareja

Estar en pareja significa llevar dentro de la relación amorosa lo que somos, nuestra historia personal y todas las experiencias positivas o negativas vividas. Cuanto más se basen nuestras relaciones en la empatía, más será posible ser acogedores y estar receptivos a escuchar activamente a la pareja. Para ser empático en pareja también es necesario aceptar las diferencias, porque es fácil estar de acuerdo con quienes tienen nuestras mismas opiniones o cuando se sienten las mismas emociones. Es difícil relacionarse con la diversidad y aceptar que el mundo emocional o las opiniones del otro tienen el mismo valor que las nuestras. La aceptación del otro, de sus características y de su personalidad, es sin duda un factor esencial en la relación de amor y la empatía puede sin duda venir en nuestra ayuda.

Por lo tanto, la empatía es una capacidad muy importante en la pareja, aumenta el grado de intimidad y proximidad mutua y es una oportunidad de crecimiento no sólo para la relación, sino para las personas que forman parte de ella: sentirse acogidos, respetados y no juzgados son momentos necesarios para el bienestar psicológico de cada uno. En este artículo, encontrarás más información sobre la empatía en la pareja.

Empatía en el trabajo

En cualquier contexto de trabajo, es fundamental desarrollar una escucha empática, es decir, una escucha consciente y basada en el deseo de crear un equipo sólido, para que se pueda crear una unión entre bienestar personal y productividad. Cuando falta la empatía, es difícil trabajar bien: quien no logra crear relaciones sólidas con sus colegas, no se siente parte integrante de un equipo. Es una actitud que no solo no hace bien al empleado, que se siente cada vez más desmotivado, sino también a la empresa, que debería aumentar el bienestar y la gratificación del personal.

Empatía en los animales

No es solo instinto: los animales experimentan emociones, saben bien quiénes son y saben perfectamente cómo comportarse con los demás. Es el resultado de un estudio[1] realizado por un grupo de investigadores italianos, publicado en la prestigiosa revista "Royal Society Open Science", el que lo confirma, que demuestra, además, la existencia de un vínculo empático entre nosotros y nuestros amigos animales. En particular, se trataría de un circuito de una sola vía, puesto que es el hombre quien influye empáticamente en el animal, transmitiéndole valores y pensamientos, sin lograr percibir auténticamente lo que siente, y no al contrario.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tipos de empatía: características y ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología social.

Referencias
  1. Palagi, E., Nicotra, V., Cordoni, G. (2015). Rapid mimicry and emotional contagion in domestic dogs. Royal Society Open Science, Dec 23;2(12):150505.
Bibliografía
  • Albè, M. (2019). Empatia: cos’è e il suo significato psicologico. Recuperado de: https://www.greenme.it/vivere/mente-emozioni/empatia-psicologia/
  • Barberini, I. (2020). Empatia: cos’è, storia, tipi, perché si prova, misurazione, carenza, aforismi. Recuperado de: https://www.melarossa.it/salute/psicologia/empatia/
  • Centonze, S. (2018). Empatia ed emozioni negli uomini e negli animali. Recuperado de: https://www.stefanocentonze.it/8345-empatia-emozioni-uomini-animali/
  • Chiung, M. (2017). Per una didattica inclusiva: il metodo insieme. Milán. Edra.
  • Prandi, C. (2015). Infermieristica in cure palliative. Milán: Edra.
  • Psyche at Work (2019). L’empatia nei luoghi di lavoro. Recuperado de: https://www.psycheatwork.com/lempatia-nei-luoghi-di-lavoro/
  • Trevisani, D. (2019). Ascolto attivo ed empatia. I segreti di una comunicazione efficace. Milán: Franco Angeli.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Tipos de empatía: características y ejemplos
Tipos de empatía: características y ejemplos

Volver arriba