menu
Compartir

Tipos de ética: características y ejemplos

 
Por Gianluca Francia. Actualizado: 25 octubre 2021
Tipos de ética: características y ejemplos

La ética se plantea el problema de dar sentido y significado a la vida del hombre: dar un orden a la propia vida a través de un comportamiento justo es una exigencia que, a diferencia de lo que imponen el derecho o los hábitos sociales o la moral corriente, no obliga a causa de sanciones económicas o sociales; por el contrario, obliga en razón del hecho de que se dirige al hombre como ser racional y libre, por lo tanto capaz de tomar decisiones y asumir responsabilidades.

Pero la ética no afecta solo al ámbito subjetivo de las opciones personales, sino también a la vida colectiva y al juicio sobre las leyes e instituciones fundamentales de nuestra sociedad. Además del problema de la responsabilidad individual, la ética afecta también al de la justicia. Sin embargo, existen numerosos y diferentes tipos de ética, y en este artículo de Psicología-Online, profundizaremos algunos de ellos, destacando sus características y acompañándolos con algunos ejemplos. Veamos cuáles son los tipos de ética que existen.

También te puede interesar: Valores éticos: qué son, lista y ejemplos

Ética descriptiva

Para la ética descriptiva, el problema no es determinar lo que es correcto o incorrecto, bueno o malo, sino comprender los mecanismos que determinan las decisiones humanas. El problema de una ética meramente descriptiva es que no responde a preguntas realmente relevantes.

  • Pongamos un ejemplo. A menudo, se dice que los hombres tienden por naturaleza al placer. Esta proposición general (todos los hombres tienden por naturaleza el placer) sería una generalización realizada sobre proposiciones singulares y, en principio (pero se podría discutir) confirmada por los datos de hecho. El problema es que incluso si los hombres realmente tienden al placer por naturaleza, eso no significa que deberían hacerlo, que es justo, pone una opción, se determina hacia "el mundo posible" que nos da más placer que otro con menos placer pero más justo, por ejemplo.

Por lo tanto, la ética descriptiva puede ser útil para verificar los límites y las posibilidades de los comportamientos efectivos, pero permanece en silencio ante el problema normativo.

Ética normativa

La ética normativa es un tipo de investigación filosófica que se basa, esencialmente, en un análisis a priori: se trata de determinar a priori las propiedades de los actos que deben considerarse justos o equivocados, lo que significan los juicios morales, como considerar el papel del carácter de las personas en las elecciones, cuál es la vida a considerar virtuosa, etc. Uno de los problemas fundamentales de la ética filosófica es establecer el significado de los juicios morales: ¿tienen valor de verdad? De este problema se pueden extraer muchas respuestas, clásico caso en filosofía en que a una simple pregunta no siga una simple respuesta.

La ética normativa puede dividirse en tres tipos de análisis:

  1. Una se refiere al estudio de casos particulares dados por la realidad de los hechos.
  2. Una plantea el problema del primer nivel de análisis reglamentario.
  3. Otra plantea el problema del segundo nivel de análisis normativo.

En los siguientes artículos , encontrarás más información sobre la Diferencia entre ética y moral y Los dilemas morales.

Ética religiosa

En la base de cada concepción de la ética está la noción del bien y del mal, de la virtud y de una determinada visión del hombre y de las relaciones humanas, ideas a menudo relacionadas con una religión particular, o en todo caso con una ideología. La ética de base religiosa, en efecto, fija normas de comportamiento que pretende válidas para todos, mientras que la ética laica no pretende imponer valores.

Ética laica

Como hemos visto, la ética laica no pretende imponer valores y se muestra generalmente atenta a las exigencias humanas que tengan en cuenta las condiciones y las transformaciones históricas. En realidad, hablar de una ética laica presupone ya la confrontación con la ética religiosa, es decir, con un sistema de valores dogmática y universalmente identificados; en realidad es más oportuno hablar de un enfoque laico al problema ético, definiendo este enfoque como libre de referencias a una ideología predeterminada y más dispuesta a afrontar los problemas del individuo y del contexto histórico concreto en el que se expresa.

Ética cristiana

La ética cristiana está dominada por la idea, predicada por Jesús de Nazaret, de la inefable paternidad de Dios ante la cual los hombres son todos iguales y todos hermanos. La regla de conducta evangélica, precisamente porque ejemplifica sobre la perfección divina, se traduce en mandamiento de amor para los demás; cae toda distinción étnica y social y el amor incondicional por el hermano, aunque sea enemigo y pecador, es el mandamiento supremo.

Al insertarse en la tradición y civilización del mundo mediterráneo, el cristianismo tenía que medirse necesariamente con la cultura griega y, al tiempo que reclamaba su absoluta originalidad, iba absorbiendo razones esenciales para transformarlas y adaptarlas a la nueva concepción de la vida y del mundo.

Ética de la virtud

Una ética de la virtud se basa evidentemente en el concepto de la virtud. Con este término se entiende una disposición, un habitus, una cualidad o un rasgo del carácter que un individuo tiene o intenta tener. Esta ética no asume los principios deónticos como base de la moralidad, sino que considera básicos los juicios areteicos. Los principios deónticos derivan de los aretes y si no se derivan de éstos, son superfluos. Una ética de la virtud considera los juicios areteicos sobre las acciones como juicios secundarios y basados en los juicios areteicos sobre las personas y sobre sus motivos o rasgos del carácter. Por tanto, para la ética de la virtud la moralidad no tiene que ver con la obligatoriedad de la acción. Para ser moral, hay que ser cierto tipo de persona, no simplemente actuar de cierta manera. Se mira, pues, ante todo a la persona y a su ser más que a la acción que realiza.

Ética profesional

Por ética profesional se entiende el conjunto de las convicciones y de las normas morales que regulan el ejercicio de la profesión y que, en una sociedad determinada, se consideran universalmente vinculantes para quienes ejercen dicha profesión.

La idea de alguna forma de ética profesional, es decir, del hecho de que también el ejercicio de la profesión, así como muchos otros sectores de la existencia (familia, sexualidad, vida social), esté sujeto a normas éticas y comprometido en la realización de valores morales, ha estado presente en la sociedad desde que se establecieron las profesiones. El famoso juramento hipocrático puede ser considerado como un primer testimonio de verdadero código de la epopeya profesional.

En el siguiente artículo, hablamos de los Valores profesionales: qué son, lista y ejemplos.

Ética médica

Los principios y valores que, desde la antigüedad, han gobernado la práctica profesional de la medicina (a través de los juramentos y los códigos deontológicos) obligaban al médico a actuar siempre para el máximo beneficio del paciente, prohibiendo cualquier intervención que pudiera dañarle o ir en contra de los valores morales que prevalecen en la sociedad. Por supuesto, los contextos culturales eran diferentes, por lo que también los criterios y valores. La ética médica antigua ponía el acento en el carácter y las virtudes requeridas al médico que ejercía el arte. Debía tener un cierto porte, que definiera su perfil o estilo profesional (etiqueta), incluyendo el estar en buena salud, no sobrepeso, alegre, sereno, reservado, pero decidido, y educado.

A partir de los años sesenta del siglo veinte, algunos teólogos y filósofos morales comenzaron a cuestionar la posibilidad de que una ética médica basada en los principios morales de los códigos deontológicos pudiera garantizar el respeto de los derechos individuales de las personas. La nueva ética biomédica, o bioética, se desarrollaba en aquellos años sobre todo a partir de los presupuestos filosófico-jurídicos del consentimiento informado y de la posibilidad de que el paciente tuviera el derecho de rechazar, sobre la base de su propio sistema de valores, el tratamiento terapéutico.

Tipos de ética: características y ejemplos - Ética médica

Ética de fin de vida

A lo largo del siglo 20, han cambiado progresivamente las condiciones clínicas, y por tanto también psicológicas, que pueden caracterizar las fases terminales de la vida humana. El progreso económico, social y médico-sanitario permite que un número creciente de personas alcancen edades avanzadas o muy avanzadas (en algunos países occidentales, cerca de dos tercios de la población muere después de los 75 años). Cada vez se muere menos por muerte aguda y cada vez se muere más como resultado de formas clínicas degenerativas. Los procedimientos tecnológicos y los medicamentos hacen posible retrasar el momento de la muerte o mantener artificialmente con vida a personas sin conciencia y autonomía fisiológica, pero a menudo se trata solo de la prolongación de la condición clínica desafortunada. La consecuencia es que enfermos, médicos e instituciones están llamados a tomar decisiones que ponen en juego creencias y juicios que pueden confluir, en particular por lo que se refiere al valor o la dignidad atribuidos a la vida vivida en las fases terminales.

Ética de los medios de comunicación

La ética de los medios de comunicación es una disciplina que va desde los problemas éticos en el papel impreso hasta los problemas que surgen en la sociedad de la información en su conjunto (libros, radio, televisión, web). Se creará entonces un problema de ética de la televisión, un problema de ética de la web, un problema de ética de los libros y un problema de ética de la radio (acortada hoy a la televisión entendida como sistema radiotelevisual).

  • Ética de la televisión. La ética de la televisión es con la que cada cual tiene que tratar más a menudo, siendo la televisión considerada el instrumento de información más potente en cuanto al alcance de todos. Su participación en un público tan amplio que incluye a los niños y a las personas mayores hace necesario imponer un modelo de conducta adecuado para proteger a los grupos más débiles e influenciables, así como a las minorías sociales.
  • Ética de la web. La transformación de una zona de intercambio y libre intercambio de los datos contenidos en algunos ordenadores en el mayor espacio público de la historia, hace que la cuestión de las normas aplicables a Internet y el tema de los derechos que se ven afectados sea indefendible. Parece indispensable adoptar un verdadero sistema de gobernanza.

Ética en el deporte

Por último, un contexto en el que encontramos un tipo de ética es el deportivo. La ética del deporte es el conjunto de normas que rigen las actividades deportivas con el objetivo de que sean saludables y promuevan el bienestar de las partes implicadas. Hablamos de un compromiso con el bienestar no solo físico, si no también psicológico, social, e, incluso, espiritual, en caso necesario. En este artículo, explicamos en profundidad todo lo relacionado con La ética en el deporte.

Aquí encontrarás más información sobre los Valores éticos y un Test de ética.

Tipos de ética: características y ejemplos - Ética en el deporte

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tipos de ética: características y ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología social.

Bibliografía
  • Pili, G. (2011). Etica descrittiva e normativa e i tre generi dell’etica normativa. Recuperado de: https://www.scuolafilosofica.com/471/etica-descrittiva-ed-etica-normativa-e-i-tre-generi-dell%E2%80%99etica-normativa

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Tipos de ética: características y ejemplos
1 de 3
Tipos de ética: características y ejemplos

Volver arriba