Compartir

Trastornos de la conciencia - Psicopatología de la conciencia

Trastornos de la conciencia - Psicopatología de la conciencia

Un estado alterado de la conciencia, también llamado transtorno de la conciencia, es cualquier condición que es significativamente diferente de un estado normal de vigilia. En 1892, la expresión estaba en uso en relación con la hipnosis, aunque existe un debate en curso sobre la hipnosis como un transtorno de la conciencia basado en la definición moderna. La siguiente instancia recuperable, por el Dr. Max Mailhouse desde su presentación de 1904 a la conferencia, sí, sin embargo, como lo fue en relación con la epilepsia, y todavía se utiliza en la actualidad. En la academia, la expresión fue utilizada ya en 1966 por Arnold M. Ludwig y traída a uso común desde 1969 por Charles Tart. Describe cambios inducidos en el estado mental de uno, casi siempre temporal. Una frase sinónima es "estado de conciencia alterado".

También te puede interesar: Psicopatología de la orientación

Trastornos de la conciencia

  • Letargia, somnolencia o sopor: Difucultad para mantener la alerta y la atención, a pesar del esfuerzo sostenido del sujeto. La letargia por alteración de la conciencia debe diferenciarse de la sensación subjetiva de sueño.
  • La obnubilación: Alteración más profunda de la conciencia, donde resulta difícil extraer al paciente de su estado.
  • El estupor: Pacientes que solo pueden alcanzar un ligero estado de alerta mediante potente estimulación.
  • El estupor psiquiátrico aparece fundamentalmente en la melancolía, esquizofrenia catatónica e histeria. En este caso el nivel de alerta, la reactividad sensorial y los reflejos están conservados. Y los EEG son normales.
  • El estupor orgánico existe fundamentalmente disfunción general difusa. El coma y muerte cerebral se declaran cuando el cerebro deja de responder a la estimulación y desaparecen los reflejos pupilocorneal, audioocular y oculoencefá lico. (escala de coma de Glasgow)

A continuación te explicamos algunos transtornos productivos de la conciencia.

Alteraciones globales, confusión y delirium

Onirismo: Percepción alucinatoria de escenas, figuras, formas, etc., de temática variada, que se suceden en el campo visual en estado de vigilia, y que presentan para el sujeto un carácter onírico. Con frecuencia se manifiesta asociado a confusión mental, denominándose entonces delirio confuso-onírico, y tiene lugar en estados de etiología tóxicoinfecciosa, como el delirium tremens y el delirio febril. Estados confusionales, es la forma genérica de nombrar tanto a la confusión, como al delirium. Las características comunes de estos, son: I

  • dentidad patógena.
  • Inicio súbito
  • Falta de sistematización delirante.
  • Repercusión más o menos intensa del estado general.
  • Duración relativamente escasa.
  • Posibilidad de restitutio ad intefrum o al estado premorbido.

La confusión, es la incapacidad para distinguir lo real de lo imaginario. Es una pérdida del control voluntario sobre las facultades intelectuales (Chaslin). Estadio asténico-apático. La sintomatología característica consiste en: fatigabilidad-astenia-apatía; labilidad afectiva-irritabilidad; fluctuaciones de la atención, concentración y memoria; sensibilidad a la luz y al sonido; insomnio. Estadio confusional. Este es un cuadro de transmisión entre el estadio asténico-apático y la eclosión del delirium con claudicación del nivel de conciencia. Se presentan los siguientes síntomas: pérdida de coherencia; paramnesia; propagación del error; jerga ocupacional; inatención a estímulos ambientales; disgrafía; deshinibición de la conducta.

Dellirium. Es de duración breve (1-2 semanas), y el compromiso vital es importante. Su sintomatología consiste en: actividad alucinatoria, trama dramática, fuerte descarga emocional, delirio de los actos (delirio ocupacional), alteración de la conciencia, amnesia consecutiva.

Alteraciones circunscritas

Alteraciones de algunas de las propiedades de la conciencia, son relativamente inusuales, rara vez acontecen aisladas, con frecuencia son síntomas de enfermedades específicas psiquiátricas, neurológicas o sistémicas. Despersonalización. Desrealización. Pérdida del sentido de la realidad externa e interna junto a la sensación de vivir en un sueño relacionado con las "neurosis cerebro-cardiacas". Alteraciones de la conciencia temporal. Alteraciones de la conciencia circunscritas al reconocimiento de las partes del cuerpo, como: anosognia, asteriognosia, agnosia digital, miembro fantasma, asimbolia al dolor, etc.,a demás de la incapacidad para reconocer las caras familiares, prosopagnosia. Estos trastornos derivan (generalmente), de alteraciones localizadas unilateralmente en los hemisferios cerebrales. Entre ellas destacan:

Anosognosia: (Del griego an-, privación, nosos, enfermedad, y gnósis, conocimiento) (Babinski). Desconocimiento, por parte del paciente, de su enfermedad, no obstante evidente, como por ejemplo, una hemiplejia. Síndrome de Charcot-Willbrand o síndrome de Gertsman. Asterognosia: No reconocimiento de objetos por el tacto,sin la ayuda de otros elementos sensoriales. Aparecen lesiones en el cuerpo calloso.

Prosopagnosia: Incapacidad para reconocer caras familiares,y parece relacionada con lesiones bilaterales del sistema visual central de la región occipital-temporal-medial. Miembro fantasma: Sensación de Miembro Fantasma (SMF): Percepción no dolorosa de la presencia continuada del miembro amputado. Su aparición llega a casi el 100% durante el primer mes post-amputación.

Dolor de Miembro Fantasma (DMF): Sensación dolorosa originada en la porción amputada de la extremidad. Incidencia cercana al 85%, aunque suele disminuir parcialmente con el paso de los meses.

Trastornos del estrechamiento de la conciencia

Estado Crepuscula: Su denominación se refiere en esencia a la afectación de la conciencia, expresada clínicamente por la desorientación mantenida y la amnesia total de las vivencias una vez superado el cuadro. Existen dos modalidades: la pasiva u ordenada y la desordenada o agitada que es precisamente la más frecuente, y por eso será objeto de nuestra descripción fundamental. La forma pasiva es la que viabiliza las fugas epilépticas o psicógenas, en las que el enfermo en forma automática es capaz de alejarse hasta miles de kilómetros de su hogar en viajes sin propósito voluntario, luego de haberse comportado en forma aparentemente organizada. Es de instalación y terminación súbitas. La forma desorganizada constituye una de las más importantes emergencias psiquiátricas por su frecuente carácter agresivo y destructivo, en la que el enfermo se enfrenta a sus alucinaciones de contenido amenazador:

  • Descripción general. Enfermo agitado, sudoroso y agresivo.
  • Función de síntesis. Nivel de vigilia muy bajo. La atención es distráctil para temas ajenos a sus vivencias alucinatorias. En la memoria predomina la amnesia total al concluir el cuadro a diferencia del delirium y el estado oniroide en los que la norma es la posibilidad de evocar fragmentariamente lo ocurrido. La comprensión está disminuida y en la orientación hay desorientación total y sin fluctuaciones.
  • Funciones cognoscitivas. Alucinaciones. Este síndrome puede también manifestarse ante la ingestión de alcohol aun en pequeñas cantidades en sujetos con terreno disrítmico.

Disociación hipnótica: Estado de restricción de la conciencia, cuyo elemento central es la sugestión

Personalidad doble o múltiple: Existencia de dos o más personalidades, una de las cuales toma el control de la conciencia recurrentemente.

Alteraciones positivas de la conciencia

Hipervigilia: Exaltación de la función de alerta debido a la presencia de drogas alucinógenas, episodios maniacos o esquizofrénicos.

Las Agnosias: El término agnosia hace referencia a "ausencia de reconocimiento". Se trata de la incapacidad para llevar a cabo un reconocimiento integral aunque el recuerdo exista en alguna modalidad sensorial o categoría conceptual aisladas. El agnóstico identifica las propiedades (visuales, táctiles o auditivas) pero luego no lo reconoce como tal. Suele suceder solo en una modalidad sensorial (el agnóstico es capaz de reconocer al tacto que tiene un libro en sus manos pero no ocurre lo mismo al verlo). Existen distintos tipos de agnosia:

  • Agnosias Visuales: Son incapaces de reconocer los objetos que se les presentan en la modalidad visual. Por ejemplo, no son capaces de decir que es una "mesa" pero relatan que están viendo un tablón de madera que se sustenta sobre 4 palos, por ejemplo. El cerebro no sabe interpretar lo que ven los ojos del paciente. Existe la denominada simultagnosia, en el que el paciente es capaz de reconocer los objetos de forma aislada pero es incapaz de ponerlos en relación. Por ejemplo, puede ver a una mujer extendiendo un mantel sobre una mesa, pero no identifica esa acción como "poner la mesa".
  • Agnosias táctiles: Incapacidad de reconocer objetos por el tacto, a pesar de no existir ningún déficit o anomalía sensoperceptiva (también agnosia táctil, estereognosia o asterognosia).
  • Agnosias corporales: Incapacidad para identificar o reconocer la totalidad del propio cuerpo (somatognosia), la mitad lateral (hemisomatognosia) o sólo una parte del cuerpo (autopagnosia).
  • Agnosias auditivas: Incapacidad para entender el lenguaje normal (sordera verbal) o reconocer una serie de sonidos con música (amusia sensorial), a pesar de no existir ningún déficit o anomalía sensoperceptiva.
  • Agnosias motoras: Dificultad para recordar o memorizar esquemas motores (también se conocen como apraxias).

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Trastornos de la conciencia - Psicopatología de la conciencia, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicopatología adultos.

Escribir comentario sobre Trastornos de la conciencia - Psicopatología de la conciencia

¿Qué te ha parecido el artículo?

Trastornos de la conciencia - Psicopatología de la conciencia
Trastornos de la conciencia - Psicopatología de la conciencia

Volver arriba