menu
Compartir

Anosognosia: qué es, causas y cómo abordarla

 
Por Gianluca Francia. 5 octubre 2021
Anosognosia: qué es, causas y cómo abordarla

Puede ocurrir que una persona no sea capaz de reconocer e informar de tener un déficit neurológico o neuropsicológico, ya que no es realmente consciente de su estado de enfermedad. En su lugar, manifiesta, de buena fe, la firme convicción de que aún posee las capacidades que en realidad ha perdido objetivamente como consecuencia de una lesión cerebral.

La pérdida que es absolutamente segura desde el punto de vista científico, pero, en estos casos, esta persona podría descubrir que padece anosognosia, un trastorno que profundizaremos precisamente en este artículo de Psicología-Online, viendo qué es la anosognosia, sus causas y cómo abordarla.

Qué es la anosognosia

Desde un punto de vista histórico, las primeras descripciones de baja conciencia de enfermedad se pueden remontar al siglo XIX. Sin embargo, hay que esperar el trabajo de Babinksi (1914) para encontrar por primera vez el término anosognosia. Este se utilizó para indicar específicamente la falta de conocimiento de un déficit sensorial.

En la actualidad, la definición de anosognosia es la siguiente: condición de una persona que sufre una lesión cerebral como resultado de la cual no es capaz de detectar la presencia, o evaluar de forma realista, la gravedad de los déficits sensoriales, motores, afectivos o cognitivos, Por otra parte, cabe señal que estos déficits son evidentes para los médicos y para los familiares.

La anosognosia es un trastorno selectivo, por ejemplo, un paciente hemipléjico puede ser anosognoso con respecto a solo uno de los miembros paralizados. El estudio de la anosognosia sugiere que la conciencia no es un proceso cognitivo monolítico y sobreordenado con respecto a las diversas funciones cerebrales, sino que, por el contrario, podría resultar de la integración de diferentes módulos con dominios distintos.

Tipos de anosognosia

Las personas con anosognosia pueden manifestarla de distintas formas. Veamos cuáles son los tipos de anosognosia:

  • Anosognosia verbal: negación verbal de la hemiplejía.
  • Anosognosia de comportamiento: hay una falta de reconocimiento del lado paralizado en el comportamiento. También se observan fenómenos particulares como la somatofrenia, o convicción de que el propio miembro paralizado pertenece a otra persona, y la personificación del miembro paralizado, o cuando el sujero designa sus miembros con diminutivos y nombres propios.

Síntomas de la anosognosia

El paciente anosognósico presenta ciertos rasgos concretos. Veamos cuáles son los síntomas de la anosognosia:

  • Incapacidad de reconocer e informar de su estado de enfermedad.
  • Manifestación de la firme convicción de poseer aún las capacidades, motrices o cognitivas, que en realidad ha perdido como consecuencia de una lesión cerebral.
  • Si se compara con sus déficits, el paciente realiza comparaciones, es decir, ofrece explicaciones absurdas e incoherentes con la realidad de los hechos.

Causas de la anosognosia

La anosognosia debe distinguirse de aquellos casos en los que hay déficits importantes, o una perturbación notable y generalizada, de las funciones intelectuales. ¿Qué partes del cerebro afecta la anosognosia? Produce lesiones parietoccipitales o talámicas en el hemisferio no dominante. El déficit de conciencia puede manifestarse en ausencia de trastornos específicos, es decir, las otras capacidades críticas de los pacientes están intactas.

La anosognosia es un fenómeno muy complejo, aún no claramente comprendido por la medicina y la psicología. Por una parte, puede resultar difícil comprender la enfermedad. Por otra parte, estas relaciones conectan directamente un fenómeno de alto nivel cognitivo, como la conciencia, con trastornos que suelen ser de naturaleza orgánica.

Veamos cuáles son las causas de la anosognosia a partir de distintas teorías:

  • Según la neurobiología: algunos autores sugieren que una copia de la información entrante, es decir, una percepción, se envía directamente a un centro de conciencia. A pesar del hecho de que la percepción no es realmente procesada por la zona cerebral lesionada, el paciente reaccionaría como si lo estuviera.
  • Según Antonio Damasio: los pacientes se verían imposibilitados por el daño cerebral para acceder a las aportaciones corporales actuales y dependerían de las representaciones del estado del organismo premorboso. Su teoría es explicativa por anosognosia y anosodiaforia, pero también por la afectividad inadecuada a la propia condición que se observa en los pacientes.
  • Desde el punto de vista psicodinámico: según esta hipótesis, una de las causas de anosognosia sería un mecanismo de defensa que entraría en juego para preservar al paciente. Sin embargo, no cuenta con la asimetría hemisférica, para la cual el trastorno neurológico con anosognosia se asocia más a menudo con lesiones derechas y raramente con lesiones izquierdas. Además, no explica la selectividad de la anosognosia.

Cómo abordar la anosognosia

¿Cómo curar la anosognosia? La recuperación de este déficit puede producirse de forma espontánea o mediante rehabilitación, dificultada por el hecho de que el paciente con anosognosia está menos motivado para recuperar déficits que no reconoce, por lo que los pacientes son conscientes de la enfermedad y sus déficits.

En otros casos, la anosognosia no se recupera, o solo se recupera superficialmente. Sin embargo, la presencia de anosognosia tiene un valor pronóstico negativo y puede interferir con los tratamientos de rehabilitación.

Para abordar la anosognosia, los individuos que trabajan con personas que pueden presentar anosognosia deben conocer las complejidades implicadas y dar la importancia terapéutica adecuada. Primero debe demostrarse la existencia de un déficit cognitivo, emocional o conductual y, solo más tarde, utilizar varias medidas para estimar los posibles trastornos de la conciencia para sus trastornos.

Por último, hay que subrayar que la conciencia de un déficit y la de las consecuencias asociadas a él pueden disociarse en el paciente y, por lo tanto, deben ser evaluadas por separado para los diversos trastornos.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Anosognosia: qué es, causas y cómo abordarla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • Cantagallo, A. (2017). Anosognosia. Un deficit nella sfera della consapevolezza. Recuperado de: https://www.annacantagallo.com/anna-cantagallo/anosognosia-deficit-consapevolezza/
  • Orfei, M. D., Caltagirone, C., Spalletta, G. (2007). I disturbi della consapevolezza nelle malattie neuropsichiatriche. Milán: Springer.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Anosognosia: qué es, causas y cómo abordarla
Anosognosia: qué es, causas y cómo abordarla

Volver arriba