Compartir

Causas y consecuencias de la violencia de género

Causas y consecuencias de la violencia de género

La violencia de género es una lacra social que persiste pese a que en los últimos años parece que haya aumentado la visibilización y conciencia sobre esta en la población. Es un tema que nos concierne a todos y todas por igual, por ello es importante mantenerse concienciado/a sobre todos aquellos actos que pueden suponer algún tipo de violencia de género, en muchas ocasiones esta empieza con conductas normalizadas por la sociedad como son los chistes y las burlas referentes al género femenino y puede derivar a consecuencias mucho más graves. En este artículo de Psicología-Online queremos profundizar un poco más sobre las causas y las consecuencias de la violencia de género, para dar a conocer un poco más y reflexionar sobre este fenómeno.

Qué es la violencia de género

Para poder comprender las causas y consecuencias de la violencia de género, en primer lugar veremos qué es en profundidad: expondremos todas sus características y sus tipos.

Características de la violencia de género

La ONU ha definido la violencia contra la mujer como todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga, o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para las mujeres, inclusive las amenazas tales como la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se produce en la vida pública o privada.

  • Una de las características principales de la violencia de género es que el factor de riesgo es ser mujer.
  • Incluye tanto agresiones físicas como psicológicas, sexuales así como amenazas de todos estos actos.
  • Las agresiones se pueden dar tanto en el ámbito público como en el privado y su objetivo es mantener la subordinación de la mujer al hombre.
  • Además, cabe destacar que la violencia dentro de la pareja es la forma más común de violencia de género en todo el mundo.
  • Esta violencia comparte con otras formas de violencia el hecho de ser intencionada y de perseguir como objetivo el sometimiento y el control de otra persona.

Por último, debemos mencionar que ninguna enumeración de formas de violencia de género es absoluta, pues están en continuo cambio reflejando la dinámica social, económica y política.

Tipos de violencia de género

Los diferentes tipos de violencia de género son:

Violencia psicológica

Se podría decir que de una forma u otra esta se encuentra inherente a todas las otras formas de violencia. Es decir, todas las violencias conllevan de forma implícita violencia psicológica. En este tipo de violencia entran actos como decir “eres una puta”, desprecios como “no vales para nada”, humillaciones y chantajes. También podemos encontrar dentro de este apartado el ignorar sistemáticamente a la pareja y las amenazas. El maltrato psicológico continuado provoca sentimientos de humillación que van destruyendo la autoestima de la mujer y las consecuencias pueden llegar a ser muy duraderas. Algunas de las conductas que podemos encontrar en este tipo de violencia son:

  • Tratar a la mujer como inferior o estúpida.
  • Desvalorizar a la mujer en general.
  • No tener en cuenta o criticar sistemáticamente su opinión.
  • Encontrar defectos en todas sus actuaciones.
  • No permitirle tomar decisiones o desvalorizar estas.
  • Insultar su apariencia física, hacerla sentir poco atractiva o demasiado provocadora.
  • Menospreciarla con nombres desagradables.
  • No tener en cuenta ni sus sentimientos ni sus gustos.
  • Coaccionarla y manejarla con gestos, cabeceos, chistidos, etc.
  • Tergiversar los argumentos de modo que ella siempre quede como la culpable de todo.
  • Burlarse y reírse de ella.
  • Humillaciones en público.
  • Elogiarla y humillarla alternativamente hasta generar confusión en ella.
  • No reconocer sus cualidades.
  • Compararla con otras personas para hacerla sentir inferior.

Con esas conductas el objetivo que persigue el agresor es desvalorizar a la víctima.

Violencia física

La violencia física responde a cualquier acto físico que ejerce el hombre para dañar a la mujer. Este puede ir desde un empujón intencionado, una bofetada o arrojar objetos con intención de hacer daño, a mordeduras, pellizcos, hasta el extremo del asesinato. En este tipo de maltrato, además de poner en riesgo la salud y la vida de la persona agredida, provoca también miedo intenso y sentimiento de humillación que poco a poco va mermando la autoestima de la mujer. Las conductas que encontramos en este tipo de maltrato son:

  • Golpear, morder, abofetear, dar patadas, atar, tirar del pelo.
  • Empujar, zarandear, perseguirla.
  • Quemaduras.
  • Utilizar objetos punzantes para agredir (cuchillos, tijeras, etc.)
  • Intentos de estrangulamiento.
  • Azotar con el cinturón.
  • Asesinato.

El objetivo de todas esas conductas es dominar, doblegar y controlar a la mujer infundiendo miedo y castigo físico.

Violencia ambiental

Este tipo de violencia responde a la coacción ejercida por el abusador a la mujer a través de la destrucción de objetos personales, matar animales domésticos, esconder sus pertenencias o bien aislarla de su entorno, no dejarla salir a la calle y ejercer un control sobre su entorno y ambiente. Las conductas que caracterizan este tipo de maltrato son:

  • Romper o lanzar objetos con ánimo de intimidar.
  • Destruir o dañar todo aquello que tiene valor afectivo para la mujer (animales, objetos, plantas, fotos, recuerdos, joyas, etc.).
  • Conducir de forma temeraria poniéndola en riesgo y sabiendo que ello le hace sufrir.
  • Alterar el reposo de ella de manera intencionada y con el objetivo de perturbarla (enciende la tele, la luz, la radio, etc.)

El objetivo de todas esas conductas es intimidar e infundir temor a la mujer así como transmitir un mensaje de amenaza para conseguir su sumisión ante las peticiones que haga.

Violencia social

En la violencia social encontramos un control de las relaciones externas, ya sea impidiendo estas- con actos de manipulación psicológica, físicos, chantajes emocionales, etc.,- o bien acompañarla a todas ellas. Las conductas que observamos por parte del agresor son:

  • Prohibirle relacionarse con su entorno, familia, amigos, compañeros de trabajo, etc.
  • Conseguir que la mujer carezca de tiempo para relacionarse con otras personas con el cuidado de los hijos, tareas domésticas, tener que estar presente en el hogar.
  • Sabotear actos sociales de ella.
  • Dejarla encerrada o con el teléfono desconectado cuando él se va para impedirle salir o comunicarse.
  • Impedir que la mujer le acompañe en actividades sociales u obligarla a acudir aunque ella no lo desee.
  • En reuniones sociales, le obliga a retirarse cuando él lo desea, le prohíbe hablar de ciertos temas, bailar, divertirse, etc.
  • Imponerle el modo en que debe ir vestida o maquillada.

El objetivo de todas esas conductas es controlar a la mujer y ejercer un dominio y autoridad en la relación.

Violencia económica

Este tipo de violencia se caracteriza por una falta de libertad que el agresor ejerce a la víctima en la realización de gastos. La mujer debe justificar todos los gastos realizados y debe pedir permiso para realizarlos, aunque estos sean para cubrir necesidades básicas. Las conductas que encontramos en este tipo de violencia son:

  • Administrar los recursos económicos sin consultar ni dar cuentas a la mujer.
  • Administrar y disponer del dinero que ella gana impidiéndole acceder de manera directa a sus propios recursos.
  • Descalificar como administra la mujer el dinero.
  • Mentir sobre los ingresos.
  • Ocultar recursos.
  • No permitirle ir a comprar o hacer la compra para no facilitar el dinero en efectivo a la mujer.
  • Endeudarse o vender pertenencias comunes sin el consentimiento de ella.

El objetivo es controlar a la mujer a través de impedirle el acceso a los recursos.

Violencia sexual

La violencia sexual responde a cualquier acto sexual no deseado, que puede ir desde un piropo en la calle, a levantar la falda de una chica, hasta la violación. Estas, aparte de producir miedo, también producen fuertes sentimientos de humillación y daño psicológico. En ocasiones, este tipo de violencia se ha atribuido más a personas ajenas a la relación de pareja, la persona que va por la calle y tira un piropo desagradable y si dices algo te insulta, o el violador que viola a las chicas al volver a casa. En ocasiones se olvida que este tipo de violencia también se puede ejercer dentro de la pareja, ya que "como es mi pareja es normal que quiera mantener relaciones sexuales y a veces por amor hay que ceder si él quiere", pues bien si alguien de la pareja no quiere mantener relaciones y existe algún tipo de presión por mantenerla, se considera violencia sexual. Las conductas que encontramos en este tipo de violencia son:

  • Exigir mantener relaciones cuando la mujer no lo desea.
  • Ponerse agresivo, irritable si ella no accede a mantener relaciones.
  • Obligar a ejercer ciertas prácticas sexuales con las que ella no se siente a gusto.
  • Requerirla sexualmente en momentos y lugares inapropiados como en presencia de los hijos, amamantando, después de una paliza, tras un ataque de celos, cuando está enferma, en el trabajo, etc.
  • Compararla con otras mujeres en el ámbito sexual para humillarla e infravalórala.
  • No querer usar preservativo.
  • Ocuparse de su propio placer sin tenerla en cuenta.
  • Mostrarse desconsiderado y violento al mantener relaciones sexuales.
  • Realizar cualquier tipo de tocamiento cuando ella no quiere.
  • Tratar a las mujeres como objetos sexuales.

El objetivo que persigue la persona es también ejercer un dominio sobre la mujer a la vez que humillarla y doblegarla.

Chantaje emocional

Esta forma de violencia consiste en mostrar sumisión, dependencia y autodegradación. En el chantaje emocional la mujer puede llegar a asumir la responsabilidad del bienestar de la pareja, anteponiéndolo a sus necesidades y sintiéndose culpable si no lo hace o antepone su propio criterio. Este sentimiento de culpabilidad puede ser paralizante para la persona. El chantaje emocional vicia la voluntad de la mujer y acaba por controlar sus actos a través del llanto, rogar, expresar dependencia: “si me dejas, me muero”, etc. Algunas conductas de control son:

  • Mostrarse desdichado cuando ella tiene un plan y él no.
  • Amenazarla con hacerse daño o quitarse la vida si le deja.
  • Manifestar su malestar con el propósito de infundir lástima.
  • Inducir sentimientos que generen una compasión para manipular la conducta de la otra persona; enfermedades, infancia desdichada, etc.

El objetivo de todo ello es infundir la lastima para ejercer un control y manejar la pareja.

Causas de la violencia de género

La violencia de género se trata de un fenómeno multicausal, es decir que intervienen diversos factores en ella, en concreto encontramos dos; los factores sociales y otros individuales:

Factores sociales

  • Desigualdad de género: nos encontramos ante una sociedad con una estructura patriarcal, es decir, que se pone el foco principal en el hombre y no en la mujer. El hombre es la norma, la mujer la excepción. Esta relación asimétrica entre hombre y mujer favorece la aparición de conductas de maltrato hacía la mujer, con conductas sexistas y de sumisión.
  • Vinculación relacional en la pareja: los mitos del amor romántico que tantas veces se han visto reflejados en series de televisión, películas y canciones pueden propiciar ideas erróneas sobre la concepción de la pareja, estas pueden derivar a situaciones de violencia de género. Un ejemplo de ello son los celos como expresión máxima del amor.
  • Ideología patriarcal:que se ha transmitido de generación en generación a través de la religión, la cultura, los estereotipos, los mitos, las creencias y que han puesto el foco principal en el hombre como género dominante y la mujer como el “sexo débil”. El hombre ocupa el ámbito público y la mujer el privado.
  • Legitimación social de la violencia:en muchas ocasiones, ya sea a través de videojuegos, series de televisión, canciones e incluso juegos populares, se ha permitido el uso de la violencia como una forma de resolver los conflictos interpersonales ya sea dentro de la pareja o fuera.

Factores individuales

A pesar de los factores sociales, observamos que no todas las parejas de una misma sociedad ejercen violencia, este hecho nos hace pensar que parte de los factores sociales que propician la aparición de violencia de género, también hay factores individuales que pueden aumentar las probabilidades de ejercerla. Algunos factores individuales son:

  • Ser una persona más agresiva (y con la interacción de los factores sociales que propician la aparición de la violencia).
  • Haber presenciado o haber sido víctima de malos tratos en la infancia.
  • Nivel de interiorización de los roles de género muy estricto y marcado.
  • Consumo de sustancias o toxicomanía (alcohol, cocaína, etc.). Aquí puedes ver causas y consecuencias de la adicción a las drogas.

Consecuencias de la violencia de género

La violencia de género puede conllevar consecuencias muy graves para la mujer. A continuación os mostramos algunas de ellas:

Consecuencias para la salud

La violencia de género ocasiona graves problemas de salud física, mental, sexual y reproductiva a corto y largo plazo. Entre algunas de las consecuencias encontramos:

  • Consecuencias mortales, como el asesinato y homicidio o suicidio.
  • Producir lesiones, según un análisis de la OMS el 42% de las mujeres víctimas de violencia de género refieren sufrir alguna lesión como consecuencia.
  • Ocasionar embarazos no deseados, abortos provocados, problemas ginecológicos, infecciones de trasmisión sexual (ITS) –entre ellas el VIH-.
  • A nivel emocional encontramos; depresión, ansiedad, insomnio, trastornos alimentarios, trastornos de abuso de sustancias, intentos de suicidio y trastorno de estrés post traumático y síndrome de la mujer maltratada.
  • Mayor prevalencia de dolencias: cefaleas, lumbalgia, dolores abdominales, trastornos gastrointestinales. Limitaciones de la movilidad, empeoramiento del estado general de la salud y de la calidad de vida.
  • En el caso de la violencia sexual, sobre todo si esta se ha dado en la infancia, puede incrementar el consumo de alcohol y drogas, así como también las prácticas sexuales de riesgo en fases posteriores de la vida.

Repercusión social

En muchas ocasiones el maltrato supone un giro de 180 grados en la vida de la mujer. Esta puede llegar a encontrarse aislada e incapacitada para trabajar, perder su sueldo, dejar de participar en actividades y ver disminuida su fuerza para cuidar de si misma y si tiene hijos de sus hijos. Además, en ocasiones, la mujer se encuentra tan amenazada que se ve obligada a abandonar su hogar, su domicilio y ciudad. Los costes de la violencia de género tanto sociales como económicos son enormes y repercuten en toda la sociedad.

Repercusión en los hijos/as

Los niños y niñas que crecen en familias en las que se ejerce violencia de género, pueden sufrir trastornos conductuales y emocionales que pueden favorecer a la comisión o padecimiento de actos violentos en las posteriores fases vitales. Además, también se ha asociado a mayores tasas de mortalidad y morbilidad en los menores de 5 años por enfermedades diarreicas o malnutrición.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Causas y consecuencias de la violencia de género, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología social.

Bibliografía
  • Ackard, D. M., Eisenberg, M. W. y Neumark- Stainer, D. (2007). Long-Term Impact of Adolescent Dating Violence on the Behavioral and Psychological Health of Male and Female Youth. The Journal of Pediatrics (151), 476-481.
  • Ackard, D. M., Neumark- Stainer, D. y Hannan, P. J. (2003). Dating Violence among a Nationally Representative Sample of Adolescent Girls and Boys: Associations with Behavioral and Mental Healt. Journal of Gender- Specific Medicine, 6 (3), 39-48.
  • Bosch, E., Ferrer, V.A. y Alzamora, A. (2006). El laberinto patriarcal. Barcelona: Antrophos.
  • Echeburúa, E. (1996). Personalidades violentas. Madrid: Psicología Pirámide.
  • Echeburúa, E. y De corral, P. (1998). Manual de violencia familiar. Madrid: Siglo Veintiuno.

 

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
Su valoración:
Fatima Jimenez
Muy bueno!!
Cristina Alavedra Barceló
Muchas gracias Fátima!!
Su valoración:
Albert
Gran artículo!!
Cristina Alavedra Barceló
Muchas gracias!!

Causas y consecuencias de la violencia de género
Causas y consecuencias de la violencia de género

Volver arriba