Compartir

Ecopraxia: qué es, causas y tratamiento

 
Por Gianluca Francia. 30 septiembre 2020
Ecopraxia: qué es, causas y tratamiento

La ecopraxia se define como la imitación involuntaria y espasmódica de los movimientos efectuados por otra persona, incluso cuando no se requiere: se manifiesta de modo semiautomático y es independiente de la intuición del paciente. Es un subconjunto del comportamiento imitativo, un elemento de desarrollo esencial en el aprendizaje social, cuya persistencia o reaparición después de una cierta edad, sin embargo, puede ser un signo de una disfunción cerebral subyacente. Con este artículo de Psicología-Online vamos a ver las características de la ecopraxia, qué es exactamente, sus causas y el posible tratamiento.

También te puede interesar: Tricofagia: qué es, causas y tratamiento

Qué es la ecopraxia

En primer lugar, para entender qué es la ecopraxia, veremos la definición de ecopraxia a través de la historia y según varios autores.

La ecopraxia fue descrita por primera vez por el psiquiatra Emil Kraepelin a finales del siglo XIX como una forma particular de "ecofenómeno": formas patológicas de repetición afinalista y repetitiva de palabras o frases producidas por el mismo sujeto (autoecolalia) o por otros (ecolalia), o por movimientos observados en los demás (ecopraxia). Los ecofenómenos incluyen la repetición:

  • de las vocalizaciones (ecolalia, el más común de los ecofenómenos)
  • de palabras (ecopalilalia)
  • de acciones, movimientos (ecopraxia)
  • de acciones o palabras (ecopatía)
  • de las expresiones faciales (ecomimia)
  • palabras escritas o escritas (ecografía)
  • física o mentalmente, trazando los contornos de los objetos (ecoplasia)
  • que implica el lenguaje de signos, descrito en un individuo con síndrome de Tourette (ecolalioplasia)
  • de palabras o sonidos en el pensamiento (ecología)

La definición de ecopraxia es la siguiente: imitación o repetición de los movimientos del cuerpo. Algunos ejemplos de ecopraxia son imitar a otra persona caminando, moviendo un brazo, moviendo la cabeza...

Según Eugen Bleuler, además, en la ecopraxia se manifiesta también una cierta rigidez cognitiva que impide al paciente "alejarse de una idea concebida" y que lo obliga a repetir una acción ya realizada, en lugar de emitir el comportamiento más adecuado o necesario.

La ecopraxia no es un trastorno como tal sino un síntoma que puede aparecer en diferentes tipos de trastornos, que veremos a continuación.

Trastornos en los que aparece la ecopraxia

La ecopraxia puede ser concomitante con una variedad de trastornos: la ecopraxia, de hecho, sirve como marcador diagnóstico para trastornos específicos del desarrollo, psiquiátricos y neurológicos debido a la frenética incidencia de movimientos involuntarios o de imitación de los gestos asociados a ciertos trastornos.

La ecopraxia ha sido reconocida durante mucho tiempo como una característica fundamental del síndrome de Tourette, y se considera un tic complejo, pero también se produce en los trastornos del espectro autista, en la esquizofrenia, la catatonia y la afasia.

Además, también puede manifestarse durante estados de fatiga, visión borrosa o en otras condiciones como el síndrome de Ganser, así como en otros trastornos neurológicos y enfermedades del lóbulo frontal. Los síndromes específicos de la cultura que pueden mostrar ecopraxia incluyen Latah, Amurakh e Imu; también se ha observado en sujetos epilépticos, con demencia y trastornos autoinmunes, pero los individuos pueden mostrar comportamientos ecoprácticos que son indiscriminados o selectivos en relación con su entorno.

Causas de la ecopraxia

El mecanismo neural implicado en la ecopraxia parece diferir de la verdadera imitación voluntaria: en contraste con la naturaleza involuntaria y espasmódica de la ecopraxia, la imitación voluntaria suele ser una piedra angular del desarrollo típico asociado al crecimiento. ¿Por qué se da la ecopraxia? Las principales causas de la ecopraxia son las siguientes:

  • La ecopraxia es diferente de los movimientos especulares: este fenómeno se observa cuando el movimiento simultáneo idéntico de una mano acompaña al movimiento voluntario de la otra mano; los movimientos especulares pueden ser el resultado de un retraso en el desarrollo de la inhibición en lugar de una deficiencia en la inhibición que resulta en ecopraxia.
  • Una deficiencia en la inhibición que resulta en la ecopraxia también se puede ver en individuos con lesiones del lóbulo frontal: esto puede dañar el sistema de regulación que ayuda a los individuos a decidir si su cuerpo debe moverse en respuesta a los estímulos o si los movimientos del cuerpo deben ser inhibidos. En consecuencia, los individuos con lesiones del lóbulo frontal y el correspondiente déficit de inhibición pueden moverse en respuesta involuntaria a movimientos o gestos externos.
  • Una causa teórica, todavía dentro del debate científico, es el papel del sistema de las neuronas espejo en la ecopraxia, un grupo de neuronas que puede influir en los comportamientos imitativos.

Tratamientos de la ecopraxia

Por lo general, antes de iniciar el tratamiento se intenta comprender la causa subyacente de la ecopraxia mediante la observación del comportamiento de la persona en cuestión.

No hay pruebas específicas para diagnosticar la ecopraxia: generalmente no se diagnostica antes de los tres años, y es más fácil detectarla en adultos o ancianos, ya que en niños hasta los 5 años es bastante común imitar las acciones de los demás, y por lo tanto no se puede entender si se trata sólo de aprendizaje imitativo. A veces, un comportamiento de imitación similar a la ecopraxia también está presente en sujetos sanos (como bostezar si alguien bosteza), pero estos no son síntomas de enfermedad.

El tratamiento de la ecopraxia se dirige generalmente a la condición que la incluye, típicamente centrado en el alivio de los síntomas a través de un régimen de intervenciones conductuales y farmacéuticas, pero también educativos y psicoterapia.

  • Por ejemplo: en función de la gravedad de los síntomas, los pacientes con síndrome de Tourette pueden beneficiarse de medicamentos neurolépticos y antihipertensivos, así como de biofeedback y de intervenciones conductuales; además, los servicios educativos especiales son típicamente disponibles para los pacientes con ecopraxia autistas, con otros problemas de salud, discapacidad física o discapacidad emocional/conductual.

Actualmente no existe una cura conocida para muchos de los trastornos asociados a la ecopraxia. Un mayor uso de los biofeedback y de las intervenciones conductuales, en combinación con los avances de la medicina, puede ayudar aún más a las personas con ecopraxia a controlar los síntomas involuntarios que experimentan.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ecopraxia: qué es, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • Ganos, C., Ogrzal, T., Schnitzler, A., Münchau, A. (2012). The pathophysiology of echopraxia/echolalia: relevance to Gilles de la Tourette syndrome. Movement Disorders,27(10):1222–9.
  • Goldstein, S., Naglieri, J. A. (2010). Encyclopedia of Child Behavior and Development. Volume 2. Berlín: Springer.
  • Reynolds, C. R., Vannest, K. J., Fletcher-Janzen, E. (et al.) (2018). Encyclopedia of Special Education. Volume 2. Hoboken, New Jersey: ‪John Wiley & Sons.
  • Treccani, (2010). Dizionario di Medicina. Recuperado de: https://www.treccani.it/enciclopedia/ecoprassia_%28Dizionario-di-Medicina%29/

Escribir comentario sobre Ecopraxia: qué es, causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Ecopraxia: qué es, causas y tratamiento
Ecopraxia: qué es, causas y tratamiento

Volver arriba