Compartir

Etapas de la vida del ser humano

 
Por Sara Sanchis. 11 agosto 2020
Etapas de la vida del ser humano

La vida del ser humano atraviesa, de manera general, diferentes etapas y períodos con características más o menos comunes que condicionan el crecimiento y desarrollo de las personas. Las primeras etapas de vida, desde la gestación hasta la adolescencia, condicionarán sobremanera el desarrollo adulto posterior. El cuidado de dichas etapas resulta básico y fundamental para garantizar el desarrollo saludable de nuestros infantes.

En el siguiente artículo de Psicología-Online vamos a exponer cuáles son las diferentes etapas de la vida del ser humano por edades, desde la etapa prenatal hasta llegar a la ancianidad.

Etapa prenatal

Veremos las etapas de la vida por edades, sin embargo, debemos contemplar la etapa antes de nacer. La etapa prenatal supone el periodo desde la gestación del bebé hasta su nacimiento. Supone un periodo crítico para su crecimiento y desarrollo del momento y posterior ya que, tanto a nivel físico como emocional y psicológico, toda vivencia durante este período determinará profundamente las bases y predisposiciones para su desarrollo futuro.

En este periodo, el bebé necesita de un ambiente cálido y calmado para que su crecimiento y desarrollo se dé bajo condiciones saludables. Se vuelve, por tanto, fundamental propiciar el cuidado de la madre, contenedora del bebé a todos los niveles, durante todo el embarazo como medida de promoción de la salud y prevención de futuras enfermedades o patologías.

Infante (0-12 meses)

La primera de las etapas de la vida por edades es la infancia: del nacimiento hasta el primer año. Este periodo se ha denominado "exterogestacion" haciendo referencia a un estadio en el que el bebé necesita, para seguir desarrollándose de manera óptima, un útero externo que garantice su protección y seguridad. Por este motivo, durante este periodo se torna imprescindible el respeto de la diada madre-bebé y el fomento y promoción de la lactancia como medio natural de establecimiento del vínculo materno-filial.

Se trata de un periodo en el que se consolida el desarrollo de los sistemas del organismo del bebé y a través del cual este se relaciona con su entorno a través de sus acciones sensitivas y motoras. La experimentación libre y el acompañamiento respetuoso resultan cruciales para favorecer un desarrollo óptimo y saludable.

Bebé (18-36 meses)

Esta es la siguiente de las etapas del desarrollo humano. Durante este periodo el niño sigue relacionándose con su entorno a través de los sentidos y de su motricidad que, progresivamente, va puliendo y desarrollando.

Sigue siendo fundamental el respeto por el juego y exploración libre del niño que, guiado por su sistema de autorregulación personal, busca experimentar aquellas situaciones que le permiten aquellos aprendizajes para los que está preparado.

Como consecuencia de este desarrollo motor, los bebés empiezan a caminar e inician el lenguaje al avanzar en su desarrollo cognitivo, lo que les permite iniciar representaciones mentales de lo que, hasta ahora, han experimentado de manera directa a través de los sentidos y acciones motrices.

Etapa pre-escolar (3-6 años)

La etapa pre-escolar es la tercera de las etapas de la vida por edades y va de los 3 a los 6 años. Según Piaget, este periodo se corresponde con la etapa pre-operacional en la cual el desarrollo cognitivo y psicológico del niño le permite empezar a representar de manera simbólica la realidad e ir desarrollando progresivamente este tipo de elaboración cognitiva de la realidad. Aquí explicamos la teoría del desarrollo cognitivo de Piaget.

En esta etapa se vuelve fundamental el juego simbólico al permitir al niño integrar aprendizajes sobre la realidad que le rodea a través del juego, la imaginación, la imitación y el dibujo. Este tipo de juego favorece el desarrollo del lenguaje y de las habilidades cognoscitivas y sociales. Otras características de este periodo son:

  • Su aprendizaje sigue siendo intuitivo, al basarse en su propia experiencia.
  • Empiezan a comprender nociones básicas sobre conceptos numéricos.
  • Son egocéntricos, al no haber desarrollado todavía su capacidad de percepción y entendimiento del otro.
  • Se fijan y centran en aspectos globales, sin percibir detalles y peculiaridades.

Etapa escolar (7-11 años)

Durante esta etapa de la vida del ser humano, el niño comienza a percibir de manera más objetiva su realidad, abandonando su representación simbólica. Empieza a utilizar el razonamiento lógico en su aprendizaje vital. Se trata del periodo de las operaciones concretas, según Piaget, en el cual su pensamiento se torna más flexible y concreto y menos egocéntrico, lo que le permite realizar operaciones y razonamientos inferenciales. Son propios de este periodo los procesos mentales de seriación, clasificación y conservación.

El proceso de socialización, iniciado tímidamente en el periodo anterior, se va consolidando durante estos años lo que dota a los niños de aprendizajes significativos como son los modos de relación interpersonal e intrapersonal; las normas sociales; el respeto y cuidado de los demás; la necesidad de relacionarse; el refuerzo y amparo que aporta la relación social; la empatía; los abusos y negligencias a las personas; etc. En este artículo veremos cómo trabajar las habilidades sociales en niños.

Adolescencia (12- 18 años)

La adolescencia es una de las etapas del desarrollo humano más estudiadas. Es un periodo de gran convulsión interna a todos los niveles (físico, emocional, cognitivo, psicológico y social). Supone un segundo nacimiento a través del cual los adolescentes contrastan con sus nuevas experiencias y haciendo uso de su capacidad de razonamiento formal todo su bagaje vivencial infantil para, finalmente, establecer nuevos esquemas mentales (sobre sí mismo, sobre los demás y sobre el mundo) que supondrán las bases y la guía para su tránsito por el mundo adulto en el que están a punto de entrar.

Se dan grandes cambios físicos y la relación con sus iguales se torna el medio fundamental de crecimiento personal y desarrollo durante esta etapa dejando de lado, temporalmente, la necesidad de relación con los padres tan básica durante la infancia. En este artículo hablamos de los cambios psicológicos en la adolescencia.

Adulto joven (20-30 años)

Durante esta etapa de la vida del ser humano, si se ha transitado la adolescencia de manera satisfactoria, el joven ha recuperado su equilibrio físico, emocional y psicológico y emprende las primeras acciones personales en el mundo adulto al tener más claro quién es y qué quiere en su vida. Su inexperiencia viene respaldada por la motivación personal para desarrollar proyectos de vida personales (estudios, trabajo, pareja, etc.) que le lleva a emprender experiencias de vida que le van enriqueciendo con conocimientos sobre sí mismo, sobre las relaciones personales y sobre el modo de proceder en su entorno.

Esta etapa supone la última con respecto al crecimiento y desarrollo físico del individuo, ya que el desarrollo emocional y cognitivo se sigue dando y desarrollando hasta el final de la vida.

Adulto medio (30-50 años)

Este periodo se caracteriza por el desarrollo y consolidación de los proyectos personales de vida (trabajo, familia, etc.) o, por el contrario, por la experiencia de crisis personal al no haber conseguido dirigirse y emprender los objetivos personales. En el siguiente artículo abordamos la crisis de la mediana edad. En estos años se da la mayor actividad vital que reúne la vitalidad y el dinamismo necesario para desarrollar los proyectos personales de vida.

En esta etapa del desarrollo humano, ya no se da ningún tipo de crecimiento ni desarrollo físico pero, por el contrario, se inicia el proceso de maduración emocional y psicológica como resultado de las experiencias de vida que están acontecidas hasta ahora y en ese momento.

Madurez (50-65 años)

Esta etapa de la vida del ser humano constituye un periodo de consolidación definitiva del desarrollo emocional y psicológico de las personas, lo que les confiere nuevas perspectivas de afrontamiento vital desde actitudes más serenas y sosegadas.

En esta etapa del desarrollo humano, su actividad laboral va cesando y cambian las prioridades de vida, siendo estas dirigidas al cuidado personal y de las personas queridas.

Tercera edad (+65 años)

La última de las etapas de la vida del ser humano es la tercera edad. Se constituye en un periodo de relajación vital en el que la vida toma ritmos más lentos y pausados. Supone un momento de aceptación e integración de la experiencia de vida y de preparación para la despedida de los seres queridos. La experiencia más o menos positiva de este periodo vendrá condicionada por el nivel de madurez personal adquirido y por el nivel de salud física de la persona, aspectos que interaccionan significativamente.

En los siguientes artículos hablamos del miedo a envejecer y de la gerontología.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Etapas de la vida del ser humano, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología Evolutiva.

Bibliografía
  • Becerra, M. Psicología Evolutiva: Niños, Adolescentes y Adultos. Escuela Radial de Catequesis Argentina.
  • Clemente, A. (1996). Psicología del Desarrollo Adulto. Narcea S.A. Ediciones.
  • Rodríguez de los Ríos (1997). Psicología del Desarrollo. Universidad Nacional de Educación "Enrique Guzmán y Valle". Editorial Universitaria.
  • Sánchez Pinuaga, M. y Hortelano, X. (1996). Ecología Infantil y Maduración Humana. Publicaciones Orgón de la Escuela Española de Terapia Reichiana.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Etapas de la vida del ser humano
Etapas de la vida del ser humano

Volver arriba