Psicología clínica

Qué es el síndrome del salvador y cómo superarlo

 
Sara Sanchis
Por Sara Sanchis. Actualizado: 3 enero 2022
Qué es el síndrome del salvador y cómo superarlo

¿No sabes qué es el síndrome del salvador? Desde la psicología se entiende el "síndrome del salvador" como una serie de conductas patológicas que llevan a una persona a cuidar incansablemente de los demás, olvidándose de sí misma. Por eso, se considera que el síndrome del salvador es la ayuda que no ayuda.

En el siguiente artículo de Psicología Online explicaremos en profundidad qué es el síndrome del salvador y cómo superarlo, siendo este producto de nuestras sociedades occidentales. Abarcaremos el modo de resolverlo y de recuperar el arquetípico anhelo humano de servicio desinteresado a sus prójimos.

Índice
  1. Qué es el síndrome del salvador
  2. Manifestación y causas que provocan el síndrome del salvador
  3. Cómo saber si tengo el síndrome del salvador y cómo superarlo
  4. Relación entre el síndrome del salvador y la codependencia emocional

Qué es el síndrome del salvador

Desde la Psicología, el síndrome del salvador se entiende como el conjunto de conductas que emite una persona con el objetivo último de salvar a sus prójimos cuando estos se encuentran en situación de crisis y necesitados de ayuda.

Ante todo, debemos tener en cuenta que la perspectiva de considerar este conjunto de conductas como un síndrome y, como tal, algo negativo y perjudicial para la persona afectada, debemos encuadrarla dentro de las actuales sociedades occidentales basadas en la ciencia como principal criterio normativo de salud.

Si este conjunto de conductas, desde un punto de vista antropológico, las analizásemos dentro de una cultura no occidental en donde los valores que priman son más humanitarios (el cuidado de los prójimos y de la naturaleza, las relaciones cordiales, la alegría espiritual, etc.), frente al consumismo y el progreso profesional y económico propio de las sociedades actuales occidentales, este síndrome del salvador perdería toda su negatividad.

Es más, todo lo contrario, se convertiría en uno de los valores sociales principales convirtiéndose, de hecho, en fuente de bienestar y progreso social, en tanto que serán las relaciones cordiales y de cuidado mutuo las que garantizarán la mejora de la comunidad.

En estas sociedades, este síndrome de ayudar a los demás y "dar la vida por el prójimo" tiene un valor fundamental que, desde nuestra visión más racional e individualista, podemos entender el rol del salvador cuando imaginamos cómo una madre daría la vida por su hijo en caso de que fuese necesario.

No obstante, nos encontramos en una sociedad occidental en donde la mejora social se entiende principalmente como mejora individual, por lo que las personas que se entregan de manera incondicional al cuidado de los demás llegando a olvidarse de sus propias necesidades personales pueden ser englobadas dentro de este síndrome.

Según nuestra actual perspectiva, el bienestar y la felicidad se alcanzan, en primer lugar, cuidando de uno mismo para, a partir de ahí, entregar lo mejor de uno mismo a los demás. En las culturas no occidentales, el cuidado de uno mismo y la sobriedad en cada decisión es algo que se asume como vital por lo que, partiendo de este obvio equilibrio personal, lo que supone el crecimiento espiritual consiste en la entrega de la mejor versión de sí mismos a los demás.

Manifestación y causas que provocan el síndrome del salvador

Pero enfocando este síndrome bajo el punto de vista occidental, se entiende que este se da cuando una persona únicamente se dedica al cuidado de las demás personas sin atender y sanar sus propias necesidades personales.

Teniendo en cuenta que, fruto de esta estructura social con valores basados en lo económico más que en lo social, la mayor parte de las personas presentan carencias emocionales, la entrega incondicional a los demás sin sanar las propias heridas emocionales supone una falta de sobriedad que es la que conduce al denominado "síndrome del salvador".

De este modo, la persona que actúa de este modo, aunque en inicio ofrece la ayuda sin interés alguno, la mezcla de este comportamiento con sus carencias emocionales provoca conductas de control sobre las personas cuidadas, por la satisfacción personal que le producen sus conductas de cuidado, y de rencor cuando las personas cuidadas no corresponden con el agradecimiento o dependencia esperada.

Precisamente carencias con respecto a haber sido atendido, cuidado o valorado como toda persona anhela y merece conlleva, entre otras cosas, este tipo de cuidado, dentro del rol del salvador, suceden por las consecuencias de valoración positiva que la persona recibe por sus cuidados y atención.

Qué es el síndrome del salvador y cómo superarlo - Manifestación y causas que provocan el síndrome del salvador

Cómo saber si tengo el síndrome del salvador y cómo superarlo

Para saber si una persona tiene este síndrome o, sencillamente, tiene la madurez y crecimiento espiritual suficiente para dedicarse al cuidado de los demás de manera altruista, debemos tener en cuenta la medida en que este conjunto de conductas altruistas están realizadas de manera pura y sincera o bien, por el contrario, contienen segundas intenciones de control, sumisión, obtención de afecto, etc. inconscientes.

En este segundo caso y para saber si tienes el síndrome del salvador, es fundamental que la persona realice un proceso de introspección profundo mediante el cual tome conciencia de sus mecanismos de acción tergiversados, los atienda y sane para, a partir de ahí, sepa qué significa querer ayudar a alguien y pueda entregar todas sus mejores intenciones en favor de sus prójimos de manera honesta y verdadera.

Relación entre el síndrome del salvador y la codependencia emocional

Si te preguntas cómo es la personalidad de salvador, este síndrome está íntimamente relacionado con la codependencia emocional. La persona salvadora busca a personas con carencias de cualquier tipo para atenderles en sus necesidades.

Las personas vulnerables con dificultades para cuidar de sí mismos suelen sentirse atraídos por este tipo de personas ya que esta actitud salvadora les otorga y cubre todas sus necesidades de ser atendidos del modo que, de manera totalmente inmadura, necesitan. Si todavía te preguntas "¿Cómo saber si tengo complejo de salvador?", este Test de dependencia emocional te dará algunas pistas.

Este tipo de relaciones resulta bastante tóxico para ambos lados en tanto que no permite la maduración de ninguna de las dos partes, anclando al "salvador" a conductas de manipulación, control y sentimientos de rencor y, por otro lado, al "salvado" a conductas pasivas e infantilizadas que no le permiten desarrollarse y valerse por sí mismo.

Si bien en el origen del ser humano se encuentra, como valor elevado, el servicio desinteresado a los demás, teniendo en cuenta las carencias emocionales fruto de la estructura social en la que vivimos, debemos tener en cuenta que el desarrollo de esta conducta prosocial pasará, necesariamente, por un trabajo profundo de sanación interior de las carencias personales que permitirá una maduración completa de la persona y una entrega sincera y real a los prójimos al entender verdaderamente qué significa querer ayudar a alguien.

Quizás quieras conocer más sobre otros síndromes que tienen relación con el del salvador. Si es así, te recomendamos leer nuestro post sobre Síndrome de Wendy: características, causas y tratamiento.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué es el síndrome del salvador y cómo superarlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Referencias
  1. Serrano, I. (2015). Síndrome del salvador: la ayuda que no ayuda. El Mundo. Recuperado de: https://www.elmundo.es/vida-sana/mente/2015/12/17/56696e7046163f38468b468c.html
  2. Vilaseca, B. (2015). ¿Generoso o dependiente? El País. Recuperado de: https://elpais.com/elpais/2015/06/05/eps/1433516639_018300.html
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
Qué es el síndrome del salvador y cómo superarlo