Compartir

Cómo decir a los niños que nos separamos

 
Por Júlia Rovira. 30 julio 2020
Cómo decir a los niños que nos separamos

Actualmente, son muchas las parejas que deciden romper su matrimono y divorciarse, seguramente, debido a la facilidad y a la rapidez, en comparación con años atrás, de poner en marcha este procedimiento de forma legal. Es una situación que, en la mayoría de los casos, provoca dolor, malestar y tristeza, ya que representa un cambio muy importante en el funcionamiento tanto de la pareja como de la familia en general. Sin embargo, esta situación se puede agravar más cuando la pareja tiene hijos/as en común, ya que es un factor que puede volver al niño/a más vulnerable.

A menudo, al encontrarse en esta situación tan delicada, se pasan por alto o no se tienen demasiado en cuenta sus necesidades, sus opiniones y pueden provocar en ellos, un impacto negativo que podría afectar a su desarrollo y, más adelante, a su futuro. Es por este motivo que comunicar de manera correcta a los niños/as que sus padres se separan podría evitar diferentes consecuencias que afectan directamente a su desarrollo tanto cognitivo como emocional. En este artículo de Psicología-Online detallaremos diferentes consejos sobre cómo decirle a los niños que te separas. A continuación encontrarás 9 consejos para comunicar el divorcio a tus hijos/as.

También te puede interesar: Cómo decir a mis padres que soy gay

Tener en cuenta las consecuencias del divorcio en los niños

Las consecuencias que puede tener el divorcio de los padres en los hijos/as variarán en función de su etapa del desarrollo, de su edad, de su grado de maduración y de la manera en que lo han afrontado los progenitores. Sin embargo, podemos destacar diferentes afectaciones que pueden tener los menores dependiendo de su edad. Por ejemplo:

  • Cuando la separación se produce durante la etapa del embarazo, el estado de ánimo de la madre puede afectar al desarrollo cognitivo del menor.
  • Cuando se produce entre el primer año de vida y los tres años, pueden desarrollar conductas de timidez, inseguridad, pesadillas nocturnas, fobias o miedo a que un progenitor no vuelva a casa, al ser tan sensibles a los cambios que ha habido en su ambiente.
  • Cuando se produce entre los tres años y los cinco, pueden llegar a tener miedo de la soledad, de que los padres les dejen solos y ser abandonados por los mismos. Es una etapa donde el egocentrismo de los niños tiene mucha importancia, por este motivo, pueden llegar a plantearse que ellos son los culpables del divorcio de sus padres. Más adelante comentaremos cómo evitar esta situación.
  • Cuando se produce entre los seis y los doce años, suelen ser más conscientes de sus propias emociones y de lo que está pasando a su alrededor, pueden llegar a entender qué es el divorcio y sentir rabia e impotencia al ver que esta situación no se ha resuelto. También son comunes los sentimientos de abandono y de culpa, las pesadillas y regresiones.
  • Cuando se produce durante la adolescencia, como es una etapa de búsqueda de identidad, necesitan estar seguros para poder desarrollarse óptimamente en esta etapa. Haber experimentado el divorcio de los padres amenaza esta seguridad y pueden temer a sentirse abandonados, a encontrar otras vías de expresión de emociones como la rabia, la hostilidad mediante el consumo de drogas, peleas, trastornos psicológicos... Además, pueden tener una creencia y visión pesimista de las relaciones amorosas, al no haber funcionado la de sus padres.

En este artículo encontrarás más información sobre las consecuencias del divorcio en los hijos.

Decidir qué y cómo contarlo

Los padres y madres han de decidir y hablar sobre qué quieren comunicarles exactamente a sus hijos/as, si creen necesario contar los motivos y buscar la manera más delicada para hacerlo. Es necesario también que los dos progenitores cuenten los mismos sucesos como han pasado, para no confundir a los menores. Es decir, es importante hablarlo primero y pactar la información que se trasmitirá.

Comunicarlo entre los dos miembros

Otro de los consejos sobre cómo explicar el divorcio tanto con niños/as como con adolescentes es contar con la implicación de ambos miembros de la pareja. Es recomendable que los dos progenitores estén presentes cuando se les explica el divorcio y la nueva situación que vivirán. Ya que, es una decisión que han tomado los dos miembros de la pareja y, de esta manera, los menores podrán resolver sus dudas y tener el apoyo de sus padres en ese momento.

Tener en cuenta la edad

Es necesario adecuar las palabras y el vocabulario en función de la edad del/la menor ya que explicarle el proceso de divorcio a un niño de 6 años es completamente diferente que explicárselo a un adolescente. En todos los casos, se tienen que resolver sus dudas y, en la medida de lo posible, se les tiene que comunicar cómo se gestionarán sus vidas a partir de ahora.

Tener sensibilidad

Otro de los consejos sobre cómo explicar el divorcio y sobre cómo separarse de la manera más sana y con menos consecuencias para los/las menores es utilizar la empatía. El divorcio es un tema muy delicado ya que afectará a la vida de los/las menores, es por este motivo que, a la hora de comunicarles, se ha de tener mucha empatía y tacto. Una separación bien comunicada puede influir en cómo entienden y aceptan esta situación tan complicada en un futuro.

Proporcionar apoyo emocional

Es muy importante que, durante la explicación de esta nueva situación, se les pueda proporcionar y demostrar un apoyo emocional para que se sientan entendidos, queridos y contenidos. Es necesario ya que, a menudo, los niños viven la separación de sus padres como un abandono al notar la ausencia de uno de los progenitores. Por lo tanto, se tienen que trabajar los sentimientos y los miedos al abandono y tratar de mostrarle más confianza y seguridad.

Gestionar los sentimientos de culpa

A veces, tanto niños como adolescentes pueden llegar a pensar que ellos fueron los causantes de la separación y aún pueden sufrir más, cuando no acostumbran a tener un buen comportamiento. Es muy necesario quitarle esta culpa que pesa tanto en ellos y explicarles que el divorcio no tiene nada que ver con ellos.

Intentar no cambiar sus rutinas

En algunos casos, cuando dos progenitores se divorcian, tienden a mudarse lejos de la familia, provocando en los/las menores cambios a nivel relacional, ya que suelen tener lejos a los amigos o no los pueden ver cada día, y a nivel académico, ya que dejan su colegio habitual para ir a otro. Se ha de intentar permanecer en el mismo sitio y que la separación de sus padres no les llegue a afectar tanto en su vida personal ni en su día a día.

Comunicarlo a la escuela

Explicar esta situación a los profesores podría facilitar su adaptación, asimilación y aceptación de los hechos ya que dentro de esta institución podrían recibir también un apoyo tanto emocional como académico y se podrían tener en cuenta sus necesidades en el momento vital en que se encuentran. Es muy importante también que, los/las menores también sepan que pueden contar con ellos y disponer de su ayuda en todo momento.

La separación, y más en niños/as, es un proceso difícil que puede llegar a ser muy doloroso para todos los miembros de la familia. Sin embargo, la manera en cómo se explica y se afronta esta situación podría ser una influencia muy grande para su posterior superación.

Solicitar y ofrecer acompañamiento profesional

Por último, otro de los consejos para abordar un divorcio con hijos es tener presente la ayuda profesional. Tanto para los padres y madres, a nivel individual o como pareja, como también para los pequeños y pequeñas. Una separación es un cambio importante en el funcionamiento de la vida de toda la familia, por lo tanto, es un proceso que conlleva pérdidas: no deja de ser un duelo.

Los y las profesionales de la psicología pueden ayudarte a gestionar tus emociones y acompañarte en este proceso a ti o tus hijos/as. También pueden ayudar a realizar una separación amistosa a través de la mediación. La terapia de pareja no es siempre con el objetivo de unir a los miembros, también puede tener como objetivo conseguir una separación sana, sin sufrimiento extra para la pareja ni para los hijos/as, a través de una gestión empática, asertiva y respetuosa. En este artículo explicamos cómo acabar una relación sin hacer daño y sin sufrir.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo decir a los niños que nos separamos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Conflictos familiares.

Bibliografía
  • Aydillo, C. (29019). El divorcio y la repercusión en los hijos. Facultad de ciencias humanas y sociales. Universidad Pontificia Comillas.
  • Novo, M., Vázquez, M.J. y Vilariño, M. (2008). Ilusión de reconciliación y sentimiento de culpa en hijos de padres separados, cómo abordarlo en edades tempranas. Revista galega de cooperación científica iberoamericana, 15, 31-38.
  • Romero, F. (2002). La mediación familiar. Un ejemplo de aplicación práctica: la comunicación a los hijos de la separación de los padres. El papel del mediador. Revista del Ministerio de trabajo y asuntos sociales, 40, 31-54.

Escribir comentario sobre Cómo decir a los niños que nos separamos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo decir a los niños que nos separamos
Cómo decir a los niños que nos separamos

Volver arriba