Compartir

¿Cómo detectar a un mentiroso?

 
Por Gianluca Francia. 15 enero 2021
¿Cómo detectar a un mentiroso?

¿Cuántas veces dudaste de que alguien te mintiera? Saber si tu interlocutor es sincero puede ser muy útil en diversas situaciones de la vida, sobre todo cuando se trata de tomar decisiones. O para ver si la persona que vamos a elegir como colaborador, empleado o niñera nos está diciendo la verdad sobre sí mismo/a. Es muy importante saber si la pareja, un amigo o un compañero de trabajo son sinceros o están mintiendo. En este artículo de Psicología-Online te sugerimos 6 pautas sobre cómo detectar a un mentiroso. Veremos por qué las personas mienten, qué son los mentirosos patológicos y las actitudes de una persona mentirosa.

También te puede interesar: ¿Cómo actúa un acosador?

Comprender por qué mentimos

Todos decimos mentiras de vez en cuando, y por varias razones; incluso para evitar herir los sentimientos de una persona o para tratar de salir de una situación embarazosa. Saber cuáles son las motivaciones de los diferentes tipos de mentiras nos ayuda a descubrir cuando una persona está mintiendo.

Ante todo, hay que tener cuidado de no confundir las mentiras dichas en determinadas circunstancias en las que son necesarias, con las mentiras dichas en todas las situaciones, incluso cuando realmente no sirven para nada.

Una de las causas puede ser la mitomanía, la tendencia a decir mentiras de forma sistemática y patológica. Pero no todos los que traicionan son mentirosos patológicos, de lo contrario el mundo estaría lleno de enfermos. La variedad de mentiras y tipos de mentiras es muy amplia, pero veamos algunos ejemplos de posibles motivaciones. Si te preguntas "¿por qué me miente?", aquí tienes las respuestas más probables:

  • Para no ofender la sensibilidad de los demás.
  • Para respetar las fantasías infantiles.
  • Para no herir a la pareja.
  • Para mejorar su imagen.
  • Por timidez.
  • Para exonerarse y evitar castigos.
  • Para defender la privacidad.

Observar la expresión facial

Las huellas de la mentira aparecen en la cara. La prueba de que un sentimiento expresado por el rostro es realmente auténtico se puede tener también evaluando la coherencia entre todas las señales de expresión facial (ojos, nariz, boca, etc.) y la coherencia con los gestos involuntarios realizados por otras partes del cuerpo (manos, brazos y piernas) para comprobar si son congruentes entre sí o no. Los gestos más sinceros son aquellos que no se pueden controlar y que se realizan inadvertidamente. Algunos ejemplos son:

  • Evitar la mirada
  • Ojos que bajan o se escapan
  • Ojos que miran lejos
  • Parpadear
  • Mover de repente la cabeza
  • Respirar gravemente
  • Aclarar la garganta o tragar
  • Esconder los labios

Estar atento a las frases típicas de las mentiras

La comunicación mentirosa es reconocible. En efecto, quien miente es lacónico, reticente; sus afirmaciones son a menudo lapidarias y esquemáticas, pero excesivamente perentorias. Las frases son la mayoría de las veces troncos con tonos que se levantan y bajan. El mentiroso asume posiciones claras y precisas, puntualiza con energía, de modo que el lenguaje y el tono de voz refuercen la debilidad de lo que afirma. Las frases de personas mentirosas más típicas son:

  • "Nunca mentiría...". En general, aquellos que reaccionan de forma excesiva y se enroscan en posiciones demasiado rígidas tienen algo que ocultar.
  • Se defiende con acusaciones. El mentiroso habla poco, no se desequilibra, sino que toma posiciones firmes contra quien miente, con un exceso de énfasis, vertiendo sobre el otro la responsabilidad de la acusación.
  • No hace preguntas lógicas. Por mucho que el mentiroso pueda hábilmente responder, manipularte y desviarte, no tendrá suficiente energía para hacer preguntas creíbles durante su obra. En este artículo encontrarás más información sobre un manipulador.
  • "La verdad es que...". Si la intención de contar la verdad es declarada y enfatizada, hay motivos para sospechar que quien habla la verdad no quiere decirlo.
  • Usa falsos escrúpulos. Ten cuidado cuando alguien diga "no quiero decirte esto, pero..." y mientras tanto diga, o "no quiero hacerte daño, pero..." y lo hace. Su verdadero propósito es decirlo, pero sin sufrir las consecuencias.
  • El mentiroso habitual se controla más. Las personas que suelen mentir suelen hablar muy rápido y en un tono bastante agudo; los que dicen mentiras esporádicas y ocasionales se sienten más incómodos, y prefieren mentir en voz baja; el mentiroso no preparado, en cambio, habla lentamente porque busca las palabras adecuadas.
  • Se niega a responder. En algunos casos, puede ser una manera de evitar responder usando frases como "no creo que sea la persona más adecuada para hablar de ello”.
  • Solo repite la pregunta. El silencio en respuesta a una pregunta es a menudo universalmente percibido como signo de mentira; así para evitar estas suposiciones el mentiroso repite la pregunta para darse tiempo para pensar.
  • Hace afirmaciones sin respuesta. La psicología subyacente a este comportamiento es la misma que la anterior: evitar silencios torpes.
  • Da respuestas muy detalladas. Las personas que mienten a menudo dan respuestas ricas en detalles de dos maneras: respondiendo demasiado técnica o demasiado lentamente.

Preguntar con detalle

El profesor Edward Geiselman basó su carrera en estudiar estos comportamientos mentirosos, sugiriendo algunas técnicas para desenmascararlos que van más allá de la observación de su comportamiento durante un interrogatorio. Veamos las preguntas para pillar a un mentiroso:

  1. Pregúntale a la persona que tienes enfrente que te cuente su historia al revés. Empieza por el final y llévala a un viaje emocionante para descubrir posibles filtraciones. Pide ser lo más completo, exhaustivo y detallado posible. Esto aumenta la carga cognitiva que empujará a la persona hacia el límite con el resultado de descubrir una mentira en segundos.
  2. Empieza con una pregunta abierta y entra en detalles. Hacer preguntas abiertas y genéricas al principio que no impliquen un "sí y no" claro como respuesta y luego presionarlo con preguntas más específicas pero siempre con el fin de hacerlo hablar tanto como sea posible.
  3. No interrumpas el discurso. Déjalo hablar y concéntrate en sus pausas de silencio para animarlo a seguir adelante.

Reconocer a un mentiroso patológico

Mentir significa alterar la verdad, afirmar lo falso con plena conciencia y con la intención de engañar. Mentir es un comportamiento de todos y por diferentes razones, pero a veces la mentira también puede indicar una patología. Las personas que mienten patológicamente se reconocen a sí mismas en lo íntimo, en lo real; no se pueden reconocer en el mundo virtual, por ejemplo, mediante intercambios de mensajes (chat o sms).

Son personas que mienten sobre todo, no sólo sobre cosas relacionadas con las relaciones: mienten sobre cosas de su familia, inventan enfermedades graves o muertos de parientes, historias de acciones que han realizado que son merecedoras de grandes elogios, otras identidades, otros estados civiles, etc. El mentiroso patológico es manipulador, egocéntrico, narcisista y nada empático con respecto a la dimensión psicológica de otras personas; es un guionista de historias en los confines de la realidad.

Conocer sus antecedentes

¿Una persona mentirosa puede cambiar? Como cualquier otro comportamiento que ofrece comodidad y escape del estrés, la mentira puede crear adicción (tanto como la droga, el alcohol, etc.) y por lo tanto es un comportamiento difícil de erradicar. Como en el caso de las toxicomanías, si no existe una fuerte alianza por parte de la persona y, sobre todo, una fuerte motivación para dejar de consumir drogas, es difícil llegar a resultados realmente positivos.

Para complicar aún más la situación, se puede añadir que a menudo el cuadro de la mentira patológica está acompañado, o en pocas palabras es la punta del iceberg, de un trastorno de personalidad más amplio y penetrante, en general el trastorno de personalidad narcisista o el trastorno de personalidad borderline. En cualquier caso, nada puede ser irresoluble, y el consejo es, una vez reconocido el problema, dirigirse a un profesional cualificado que sepa escuchar tanto las verdades del mentiroso como las de aquellos que con el mentiroso patológico están viviendo.

En este artículo puedes ver cómo ayudar a un mentiroso compulsivo.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo detectar a un mentiroso?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología social.

Bibliografía
  • Andreozzi, L. (2015). Il bugiardo patologico. Come riconoscerlo e difendersi. Youcanprint.
  • Pedrazzi, A. (2018). Bugiardi patologici e partner nocivi. Menzogne e manipolazioni ordite da chi dice di amarci. Recuperado de: http://www.psicologoinrete.com/bugiardo-patologico.html
  • RIZA (2014). Smascherare i bugiardi. L’arte di scoprire chi sta mentendo e chi cerca di ingannarti o manipolarti. Milán: Edizioni Riza.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Cómo detectar a un mentiroso?
¿Cómo detectar a un mentiroso?

Volver arriba