menu
Compartir

Cómo practicar el desapego emocional

 
Por Sara Sanchis. 2 agosto 2021
Cómo practicar el desapego emocional

El desapego emocional nos libera de cargas emocionales inconscientes y nos permite caminar de manera más liviana y acorde a nuestra verdadera naturaleza humana. Practicar el desapego emocional con respecto a muchos aspectos que nos son ofrecidos en este mundo, resulta fundamental para romper las cadenas que nos atan a funcionamientos insalubres para nosotros.

En el siguiente capítulo de Psicología-Online, hablaremos sobre cómo practicar el desapego emocional exponiendo 5 técnicas que nos permitirán liberarnos de este mecanismo inconsciente que nos ata a necesidades no reales para el ser humano.

También te puede interesar: Qué es el autocuidado personal y emocional

Que es el desapego emocional

El apego es la necesidad vital del ser humano de fusionarse con su cuidador para obtener la sensación de seguridad y calidez que necesita y, gracias a la cual, podrá entregar lo mejor de sí mismo al mundo en su edad adulta en unión con sus prójimos.

En las sociedades actuales existen muchos aspectos que deberían ser atendidos y modificados en profundidad para construir comunidades más sanas y equilibradas. Sin embargo, nos encontramos inmersos en funcionamientos sociales que nos privan de tener infancias debidamente atendidas, base principal de construcción de un apego seguro y, por tanto, del equilibrio emocional.

Posteriormente, para cubrir las carencias generadas en estos primeros tiempos de vida, se nos ofrecen todo tipo de "dulces" con la intención de cubrir, aparentemente, la necesidad de apego primigenia insatisfecha.

Entonces, qué es el desapego? Ante la inexistencia de un apego seguro durante la infancia, nos pasamos la vida intentando cubrir este vacío emocional buscando todo tipo de elementos que nos permitan cubrir esta necesidad original humana de sentirnos atendidos y cuidados. Desde ahí, nos apegamos a personas y todo tipo de objetos (casas, coches, dinero, trabajo, etc.) con la falsa creencia de que nuestro desasosiego interior será finalmente cubierto.

El desapego emocional supone la liberación de todos estos falsos apegos y ocurre cuando tomamos conciencia de la falsedad de su aportación real a nuestras vidas y del dolor y frustración continuada que nos genera seguir enganchados a ellos.

Tomar conciencia

¿Cómo lograr el desapego emocional? Para iniciar el proceso de desapego será necesario que, en primer lugar, tomemos conciencia de cuáles son aquellos elementos de nuestra vida a los que estamos apegados. Para detectar estos elementos, basta con fijarnos en aquellos elementos, personas o acciones que necesitamos poseer, contactar o realizar de manera bastante compulsiva como medio para calmar nuestro desasosiego interior.

En realidad, el apego no hace referencia únicamente a personas y objetos, como suele ser entendido de manera general, sino que todo tipo de adicciones son reflejos de apegos a los que nos hemos enganchado como modo de cubrir las necesidades básicas insatisfechas.

Trabajar el proceso de desapego

Seguramente tendremos varios apegos pero nos va a resultar imposible desapegarnos de todos de una vez. Así pues, otra de las técnicas para trabajar el desapego emocional es elegir uno de nuestros apegos para trabajar el proceso de desapego emocional.

De este modo, una vez detectadas en un listado todas aquellas cosas a las que estamos apegados, elegiremos una ellas para iniciar con ella el proceso de desapego emocional. Una vez consigamos liberarnos de este primer elemento, abordaremos consecutivamente los siguientes, gracias al fortalecimiento interior conseguido por el mayor grado de libertad real que nos aportará progresivamente la liberación de todos estos apegos.

En este artículo, encontrarás más información sobre qué es el apego emocional y cómo superarlo.

Analizar el proceso interno que produce el apego

Si te preguntas cómo trabajar el desapego emocional, una vez elegido uno de los primeros apegos, hay que analizar cuáles son las directrices que internamente escuchamos y seguimos para acabar apegados a este elemento, es decir, qué pensamientos, emociones y acciones nos llevan a él.

Una vez visualizado y entendido el proceso interno que nos lleva a mantenernos apegarnos, nos dispondremos a rechazarlo. El modo más sencillo y directo de rechazar y paralizar este proceso interno es realizar la acción contraria a la que nos indique internamente nuestro pensamiento en esta situación.

Este proceso de rechazo es la batalla más dura con la que hay que lidiar, ya que ante cada intento de detener este proceso automático inconsciente, en nuestro interior se va a producir el malestar original que sentimos en nuestra infancia que, en realidad, sigue ahí pero queda "tapado" mediante los apegos que utilizamos. Así para contrarrestarlo, esta es una de las técnicas de desapego emocional.

Buscar alternativas saludables a los apegos

Una vez iniciado el proceso de desapego emocional debemos, aunque resulte muy doloroso, no huir del malestar que sentimos que, en realidad, es lo que hemos venido haciendo hasta ahora. Esta "no huida" nos va a permitir permanecer fortalecernos y va a reducir la fuerza de este malestar.

Una vez hecho este proceso, otras de las técnicas de desapego emocional que se pueden poner en práctica consiste en buscar alternativas saludables a los apegos para sanar nuestras heridas. Para ello hay que seguir el siguiendo proceso:

  1. Evaluar el dolor que sentimos.
  2. Identificar cuál es su origen.
  3. Tomar conciencia de ambas cosas.
  4. Buscar soluciones saludables que cubran de manera efectiva y sanen esta herida.

Una vez abordado el primer apego, podremos realizar el mismo proceso con los siguientes elementos detectados. Se trata de un proceso complicado que nos enfrenta con miedos e inseguridades y con mecanismos de defensa muy fuertemente arraigados dentro de nosotros. Por este motivo, recomendamos realizar este proceso de desapego emocional acompañado/a por un profesional cualificado.

Meditación guiada para el desapego emocional

Otra de las técnicas para practicar el desapego emocional es la meditación. Existen muchas formas de practicarla, y los tipos de meditación son muy distintos entre ellos. Así pues, si no sabes cómo empezar a meditar para trabajar el desapego emocional, lo mejor es buscar a alguien que te enseñe. Por ello, la meditación guiada es una muy buena opción para lograrlo.

Descubre diferentes técnicas de meditación para principiantes y, si quieres saber más, en este artículo, te contamos para qué sirve la meditación.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo practicar el desapego emocional, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Crecimiento personal y autoayuda.

Bibliografía
  • Barón, M. O., Zapiain, J. G., & Apodaca, P. (2002). Apego y satisfacción afectivo-sexual en la pareja. Psicothema, 469-475.
  • Delgado, A. O., & Oliva Delgado, A. (2004). Estado actual de la teoría del apego. Revista de Psiquiatría y Psicología del Niño y del Adolescente, 4(1), 65-81.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo practicar el desapego emocional
Cómo practicar el desapego emocional

Volver arriba