Compartir

Demencia senil: síntomas y fases

 
Por Marta Menéndez. 25 mayo 2018
Demencia senil: síntomas y fases

La demencia senil es uno de los términos más comunes para referirse a la demencia que aparece en edades avanzadas, y que se caracteriza por una afectación de las habilidades cognitivas. Estas habilidades incluyen atención, memoria, lenguaje, etc. Es diferente de la senilidad normal en las personas mayores que se caracteriza por una pérdida gradual de memoria, otras habilidades cognitivas y algunos cambios de personalidad llamativos.

Los dos tipos más conocidos de demencia senil son demencia tipo Alzheimer y la demencia producida por problemas vasculares En este artículo de Psicología-Online te explicamos la demencia senil, sus síntomas y fases.

Demencia senil: síntomas

Algunos de los síntomas presentes en las primeras fases de la demencia son:

  • Olvido de eventos recientes (los recuerdos lejanos o antiguos también se olvidan cuando la demencia se encuentra en fases más avanzadas).
  • Dificultades de razonamiento, cálculo y adaptación.
  • Confusión sobre el tiempo, lugares, direcciones, etc.
  • Alteraciones en el juicio
  • Cambios de la personalidad

En las fases intermedias de la demencia, algunos síntomas son:

  • Pérdida de habilidades cognitivas como aprendizaje, razonamiento y juicio
  • Inestabilidad emocional, irascibilidad, agitación…
  • Necesidad de cierta ayuda para realizar actividades básicas de la vida diaria.
  • Confusión nocturna y diaria, pudiendo afectar al sueño de las personas que conviven con la persona con demencia.

Síntomas de la fase final en la demencia senil:

  • Pérdida de todas las habilidades cognitivas
  • Incapacidad de autocuidado, como comer, bañarse…
  • Ausencia de higiene personal
  • Incontinencia
  • Pérdida de peso gradual
  • Caminar inestable hasta finalmente caer
Demencia senil: síntomas y fases - Demencia senil: síntomas

Fases de demencia

Los profesionales de la salud suelen hablar de fases de la demencia para referirse a la progresión de la enfermedad. Definir la demencia en fases ayuda a los médicos a determinar las pautas más adecuadas. Hay numerosas escalas, la más empleada suele ser la Escala de Deterioro Global de Reisberg (GDS), que establece 7 fases de la demencia en función del grado de deterioro cognitivo. Esto hace que sea adecuada para demencias como el Alzheimer y no tanto para aquellas en las que no hay una gran afectación de las habilidades cognitivas como es el caso de la demencia frontotemporal.

Las 7 fases establecidas por la GDS son:

Fase 1. No demencia. No deterioro cognitivo

En esta fase la persona funciona con normalidad, no hay quejas subjetivas de memoria y presenta una buena salud mental.

Fase 2. No demencia. Deterioro cognitivo muy leve

La persona presenta olvidos asociados con el envejecimiento. Por ejemplo, el olvido de nombres y objetos familiares. Pero estas pérdidas son tan leves que no son percibidas ni por los familiares ni los médicos. La afectación no es clínica, son olvidos considerados normales.

Fase 3. No demencia. Deterioro cognitivo leve

En esta fase ya hay un aumento de los olvidos, más dificultad para concentrarse y disminución de actividad. La persona puede llegar a perderse en algún momento o presentar dificultades para encontrar las palabras adecuadas. Es en esta fase cuando los familiares comienzan a percibir los síntomas en la persona. Puede empezar 7 años antes del inicio de la demencia.

Fase 4. Demencia temprana. Deterioro cognitivo moderado

Esta fase incluye problemas para concentrarse, pérdida de memoria de eventos recientes y dificultades para manejar dinero o viajar en solitario a lugares nuevos. La persona presenta dificultades para realizar tareas complejas de forma eficiente o precisa y puede negar alguno de los síntomas. Pueden aislarse de su familia o amigos, ya que la socialización se vuelve muy complicado. En esta fase los médicos pueden detectar problemas cognitivos de forma clara durante una entrevista o evaluación. Esta fase puede durar de media 2 años.

Fase 5. Deterioro cognitivo moderadamente grave

Aquí aparecen déficits de memoria más graves y la ayuda por parte de otros para realizar actividades básicas de la vida diaria (vestirse, bañarse, preparar la comida) es necesaria. Las pérdidas de memoria son más frecuentes e interfieren más en la vida. Por ejemplo, no recordar su dirección, número de teléfono o no saber qué hora ni día es. Esta fase puede durar de media1,5 años.

Fase 6. Deterioro cognitivo grave

Se necesita asistencia total para llevar a cabo actividades de la vida diaria. Hay olvidos de nombres de personas cercanas, dificultad para contar, finalizar tareas y déficits de memoria sobre eventos recientes (se pueden recordar solo algunos detalles de los primeros años de su vida). La incontinencia es un problema en esta fase. El habla también se ve muy afectada y se producen cambios de personalidad, ilusiones (creer que algo es cierto o real cuando no lo es), compulsiones (repetir una conducta simple, como limpiar) o ansiedad y agitación. Esta fase de media puede durar 2,5 años.

Fase 7. Demencia tardía. Deterioro cognitivo muy grave

La persona ya no tiene habilidad para hablar o comunicarse, necesita asistencia para aspectos básicos como ir al baño o comer y presenta una pérdida de habilidades psicomotoras, como caminar. La duración de esta fase puede ser 2,5 años.

Demencia senil: síntomas y fases - Fases de demencia

Demencia senil: tratamiento y prevención

La demencia senil causada por depresión, mala nutrición, disfunción tiroidea, alcoholismo… puede ser corregida si se tratan esos problemas subyacentes.

La demencia tipo Alzheimer y vascular son enfermedades degenerativas y a día de hoy no existe un tratamiento efectivo. Es mejor reconocer los síntomas tempranos de la enfermedad para que la persona pueda ser evaluada y diagnosticada para así comenzar a realizar pautas y tomar algún tipo de medicación que favorece el enlentecimiento del progreso de la enfermedad.

Si reconoces en algún familiar los síntomas de demencia senil, algunos pasos a seguir son los siguientes:

  • Consulta al médico para confirmar el diagnóstico.
  • Participa en grupos de autoayuda de familiares de personas con demencia senil. Esto puede ayudarte a aliviar la presión de cuidar a una persona con demencia, ya que para cuidar a una persona dependiente primero debes estar bien tú. Por eso debes tratar de evitar el burnout del cuidador.
  • Utiliza los recursos disponibles a tu alcance: ayuda a domicilio, centros de día, etc.
  • Comenta con el resto de tu familia o personas cercanas la situación, para que haya una mayor compresión por parte del entorno.
  • Realiza cambios necesarios en casa para prevenir accidentes.
  • Establece una rutina diaria para reducir los sentimientos de confusión.

Actualmente no hay una forma efectiva de prevenir la demencia tipo Alzheimer. Sin embargo, la demencia vascular se debe a problemas vasculares y puede ser prevenida mediante hábitos de vida saludables.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Demencia senil: síntomas y fases, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Neuropsicología.

Escribir comentario sobre Demencia senil: síntomas y fases

¿Qué te ha parecido el artículo?

Demencia senil: síntomas y fases
1 de 3
Demencia senil: síntomas y fases

Volver arriba