menu
Compartir

Diferencia entre delirio y alucinación

 
Por Gianluca Francia. 27 noviembre 2020
Diferencia entre delirio y alucinación

Delirios y alucinaciones son los síntomas más característicos de las psicosis, y constituyen, en particular, las manifestaciones de ese alejamiento de la realidad que ha sido reconocido como uno de los rasgos distintivos de los trastornos mentales más graves. Son dos fenómenos íntimamente entrelazados, pero a menudo podemos confundirnos sobre la correcta colocación de los mismos en los diversos trastornos mentales. En este artículo de Psicología-Online, te contamos la diferencia entre delirio y alucinación.

También te puede interesar: Tipos de alucinaciones: causas y ejemplos

¿Qué es un delirio?

Un delirio es una idea o un conjunto de ideas que no son reales, pero se perciben como si lo fueran. Aun sin tener correspondencia alguna con los datos de la realidad, no ceden a los argumentos de la discusión ni a los desmentidos de la experiencia. Dichas ideas de importancia central en la visión del mundo del delirante resultan inaccesibles a las personas que pertenecen a su mismo ámbito cultural. Se suele diferenciar un delirio lúcido, en el que el sujeto está tranquilo y presente en la realidad en la que vive, de un delirio confuso, que surge y se acompaña de una alteración del estado de conciencia.

Karl Jaspers distingue entre ideas deliroides y verdaderas ideas delirantes:

  • Las primeras están en la base de los delirios llamados comprensibles, porque se pueden rastrear hasta contenidos psíquicos que de algún modo las justifican, como un delirio de ruina en una fase depresiva o en una situación especial, com el encarcelamiento o el aislamiento social.
  • Las segundas se encuentran en la base de los delirios incomprensibles, que son para Jaspers los típicos de la esquizofrenia y de la paranoia.

También E. Kretschmer habla de condición deliroide a propósito del delirio paranoico que no evoluciona en esquizofrenia, sino que se cristaliza “enquistándose” en la personalidad del individuo sin ulteriores elaboraciones, o bien desaparece por completo.

Las numerosas formas de delirio pueden clasificarse desde diferentes puntos de vista, por ejemplo, en función de la causa fisiológica desencadenante, de la duración o de la sintomatología; entre las diversas especificaciones del término delirio se pueden citar las siguientes:

¿Qué es una alucinación?

Una alucinación es una percepción de alguna cosa que no existe y que no obstante se considera real. Dicha percepción, que es involuntaria y acrítica, tiene los caracteres de la sensorialidad y de la proyección. Las alucinaciones más frecuentes son las de los órganos de los sentidos y, en particular, la vista y el oído. A estas se agregan las alucinaciones menos frecuentes y más especializadas en su configuración.

Las alucinaciones pueden ser experimentadas también por personas normales, como cuando se tiene la sensación de oír el sonido del timbre o de sentir olor a quemado (se habla de seudoalucinaciones), y son frecuentes en la fase de despertar (alucinaciones hipnopómpicas) o de dormir (alucinaciones hipnagógicas).

De acuerdo con los órganos de los sentidos interesados, las alucinaciones se pueden subdividir en:

  • Alucinaciones acústicas
  • Alucinaciones visuales
  • Alucinaciones olfativas y gustativas
  • Alucinaciones táctiles
  • Alucinaciones cinestéticas o de esquema
  • Alucinaciones sexuales
  • Alucinaciones motrices
  • Alucinaciones reflejas
  • Alucinaciones extracampales
  • Alucinaciones negativas
  • Alucinaciones mnésicas
  • Imágenes eidéticas

Aquí encontrarás explicados todos los tipos de alucinaciones.

Diferencias entre delirios y alucinaciones

Alucinación, delirio, ilusión fabulación, paranoia..., ¿todo es lo mismo? ¿Cuál es la diferencia entre delirio y alucinación? Veamos las diferencias y semejanzas entre delirios y alucinaciones:

La alucinación es una percepción y el delirio una creencia. Ambos pueden formar parte de distintos cuadros clínicos, así como aparecer por diferentes motivos, pero la diferencia principal de los delirios con las alucinaciones es que estas últimas implican una percepción real de un estímulo inexistente, es decir, se produce un acto perceptivo y no una creencia o interpretación de algo. Dicho estímulo puede ser visual, auditivo, olfativo, o incluso gustativo o táctil, y su percepción es real por parte del paciente, aunque este no exista, pero nunca se podrá considerar alucinación a la interpretación errónea de un estímulo que sí existe.

En el delirio, se interpreta de forma errónea un estímulo que realmente existe, mientras que en las alucinaciones se percibe un estímulo inexistente. El delirante, convencido de ser seguido por hombres malvados, no ve a estos hombres incluso cuando no los hay, más bien los reconoce en desconocidos pasantes o se lleva hasta afirmar que estos son capaces de invisibilidad.

Se puede ser consciente que una alucinación no es real, pero no se puede ver un delirio como un pensamiento erróneo. Además, aunque no siempre sea cierto, la persona que sufre alucinaciones puede llegar a convencerse de forma relativamente sencilla de que lo que ve no es real aunque siga viéndolo (aunque esto pueda acarrear dificultades adicionales), mientras que un delirante nunca llegará a creer delirantes o falsas sus convicciones mientras se mantiene el delirio, es un contrasentido. El delirante que no cree que sus creencias sean ciertas está claramente en remisión.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Diferencia entre delirio y alucinación, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • Cardella, V. (2012). Deliri e allucinazioni: due patologie della credenza?. Reti, saperi, linguaggi, 4:1.
  • Galimberti, U. (1992). Dizionario di psicologia. Turín: Unione tipografico-editrice torinese.
  • Martínez Pieédrola, R. M., Miangolarra Page, J. C. (2006). El cuidador y la enfermedad de Alzheimer. Formación y asistencia. Madrid: Editorial Centro de Estudios Ramón Areces.
  • Petrini, P., Renzi, A., Casadei, A., Mandese, A. (2013). Dizionario di psicoanalisi. Con elementi di psichiatria psicodinamica e psicologia dinamica. Milán: Franco Angeli.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Diferencia entre delirio y alucinación
Diferencia entre delirio y alucinación

Volver arriba