menu
Compartir

Genofobia o miedo al coito: síntomas, causas y tratamiento

 
Por Anais García Linares. 1 marzo 2021
Genofobia o miedo al coito: síntomas, causas y tratamiento

¿Qué es la genofobia? ¿Quién puede tenerla? Probablemente, hayas escuchado hablar o leído algo sobre las fobias. En este artículo de Psicología-Online, podrás conocer un término relativamente nuevo, utilizado para referirse a una alteración con el potencial de afectar tanto a hombre como a mujeres y por causas distintas. Y es que el desarrollo de esta fobia depende más de las experiencias subjetivas de cada persona que de otros factores, como casi todo en el área de la sexualidad humana.

Cabe destacar que esta fobia no impide o dificulta el sentir deseo o atracción hacia alguien, pero sí obstruye la calidad de la vida sexual de estas personas. Por otro lado, no es la única fobia relacionada al área sexual, sin embargo, es la que se abordará en esta ocasión. Sigue leyendo para conocer los síntomas, las causas y el tratamiento de la genofobia o miedo al coito.

Significado de genofobia

Se le conoce como “genofobia” al miedo excesivo y/o irracional que presenta una persona hacia el hecho de mantener relaciones sexuales, especialmente, al coito. Que esta condición lleve en ella la palabra “fobia” es un indicador de que se trata de una condición patológica. Esto se debe a que el ejercicio del acto sexual completo es una necesidad humana que, además de la reproducción o de servir como instrumento, tiene inherente la intención de disfrute y placer, entonces, al conseguir el resultado contrario (ansiedad patológica, miedo, rechazo, sufrimiento...) se considera una patología.

El coito debería ser disfrutado no solo biológicamente, sino emocional y psicológicamente. Se hace mención de ello en vista de que, al tratarse de una fobia, el malestar no solo es físico sino también emocional y psicológico.

Síntomas de genofobia

Todas las fobias comparten algunos síntomas. Los síntomas de la genofobia o miedo al coito son los mismos que se presentan en otras fobias ante objetos o circunstancias específicas. Entre los síntomas más habituales son:

  • Sudoración excesiva
  • Sensación de hormigueo en algunas partes del cuerpo (manos, cara…)
  • Sensación de ahogamiento/estar atragantado/a
  • Sensación de asfixia
  • Palpitaciones
  • Sequedad en la boca
  • Miedo
  • Crisis de pánico

Al tratarse de genofobia, estos síntomas podrían aparecer no solo en el preciso momento de la penetración, sino ante situaciones que involucren, desde cualquier ángulo, la experiencia coital. Es decir, desde una conversación acerca del acto sexual, hasta caricias eróticas y acciones de connotación sexual, puesto que lo esperado es que todo este tipo de circunstancias deriven en coito.

Se infiere que las personas que desarrollan esta condición tienen la tendencia a elegir la asexualidad como estilo de vida, ya que ello reduciría significativamente la presión de verse envueltas en situaciones sexuales. No obstante, corren el riesgo de desarrollar otras patologías en comorbilidad, como la depresión, debido a que fisiológica y psicológicamente no se le estaría proporcionando al cuerpo las bondades y beneficios propios de una vida sexual activa.

Causas de la genofobia

Parece no haber un causa de miedo al coito única o específica identificada hasta el momento. La causa habitual de las fobias suele ser una experiencia traumática. Aunque también se plantea que existan factores causantes como:

  • Afecciones que produzcan dolor, esto motivaría a la persona a evitar el sexo e incluso desarrollar aversión, en este tipo de casos se podría considerar el trastorno de dolor genito-pelvico, citado en el DSM – V.
  • Algún tipo de disfunción que impida desarrollar el coito con normalidad y genere malestar, como el trastorno eréctil indicado en el mismo manual (DSM-V).
  • Experiencias traumáticas previas respecto al acto sexual pueden crear las bases para generar el miedo a las relaciones.
  • La falta de información sobre sexualidad también influye en el desarrollo del miedo a la penetración.

Es decir que, la genofobia en sí misma no solo representa un problema, sino que puede generar otra patología y puede estar surgiendo como resultado de otras alteraciones no tratadas o desconocidas por quien la padece. Es de suma importancia visitar especialistas en el área de salud y/o salud mental con herramientas para identificar, diagnosticar y tratar esta y cualquier otro tipo de fobia. En este artículo verás varios tipos de fobia poco conocidos.

Tratamiento del miedo a las relaciones

A través del tratamiento profesional requerido según el caso, los especialistas pondrán a la orden todas las técnicas indicadas en estas situaciones. Similar al caso de muchas otras alteraciones, se considera que la genofobia debe ser abordada por un equipo multidisciplinario capacitado para identificar el alcance y tratamiento de dicha condición. En ocasiones, dependiendo del diagnóstico y pronóstico de los especialistas a cargo, será necesario implementar psicoterapia en conjunto con terapia farmacológica.

Las técnicas psicoterapéuticas más eficientes empleadas en fobias, a rasgos generales, son las cognitivo conductuales.

Si tu o alguien conocido/a está experimentando este tipo de situaciones, lo mejor que pueden hacer es consultar con un especialista certificado. Se sugiere tomar en cuenta que la genofobia podría confundirse con otro tipo de fobias involucradas también en el desarrollo del acto sexual.

Por otro lado, tratándose de un tipo de fobia, es preciso destacar que su tratamiento corresponde de manera similar al aplicado en trastornos de ansiedad ya que las fobias representan una forma de ansiedad. De manera tal que para lidiar con ese estado ansioso y así ir disminuyendo lo referente a la genofobia se recomienda practicar las siguientes técnicas:

  • Relajación muscular progresiva: esta consiste en cerrar los ojos, hacer respiraciones profundas y pausadas a la vez que se toma consciencia del propio cuerpo, del momento presente mientras se van haciendo ejercicios de contracción y relajación de determinados grupos musculares.
  • Ejercicios de respiración: hay una gama de técnicas de respiración y relajación de la que puedes elegir la que más se acople a tí, en escencia, estas técnicas sirven para ayudarte a concentrarte en el aquí y el ahora por medio de la respiración consciente que conduzca a la relajación. Es una de las mejores herramientas ante la ansiedad. Al final del artículo, encontrarás un vídeo de relajación guiada.
  • Parada del pensamiento: está técnica es sencilla y busca el reconocimiento de los pensamientos automáticos típicos en las fobias, ya que suelen ser negativos. Se trata de dar una palmada fuerte cada vez que identifiques uno de esos pensamientos para así frenarlos y estudiarlos, ya que estos pensamientos suelen ser, además de automáticos, catastróficos, y al evaluarlos calmadamente, lo notarás.
  • Ejercicios de exposición: estos tienen como objetivo enfrentar el objeto causante de la fobia, ya sea de forma gradual o instantánea, por medio de herramientas cognitivas o uso del estímulo real. En el caso de la genofobia o miedo al coito, la exposición gradual parece dar resultados óptimos. El ejercicio puede comenzar exponiendo se a estímulos generadores de ansiedad, como hablar sobre sexualidad o coquetear, e ir aumentando los niveles de forma progresiva, de acuerdo a la reacción y del individuo, hasta lograr llegar al coito. Esto toma tiempo, requiere del apoyo y comprensión de la pareja, además del compromiso con el proceso. En este artículo explicamos la técnica de exposición en psicología.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Genofobia o miedo al coito: síntomas, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sexología.

Bibliografía
  • Cascardo, E., Resnik, P. (2015). Ansiedad, estrés, pánico y fobias. Buenos aires, Argentina. Ediciones B.
  • Asociación Estadounidense de Psiquiatría. (2014). Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales. Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  • López, E. (9 de noviembre 2016). Fobias sexuales: más comunes de lo pensado. Recuperado de: https://www.eugeniolopez.com/fobias-sexuales-mas-comunes-de-lo-pensado/

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Genofobia o miedo al coito: síntomas, causas y tratamiento
Genofobia o miedo al coito: síntomas, causas y tratamiento

Volver arriba