Por qué mi pareja no quiere tener relaciones sexuales conmigo

Por qué mi pareja no quiere tener relaciones sexuales conmigo

¿Tu pareja no quiere hacer el amor contigo? En esta situación pensarás "mi pareja me rechaza sexualmente" y eso puede hacer que te sientas rechazado y frustrado, pero es importante que tomes una actitud activa y empieces por averiguar cuál es el motivo de su inapetencia sexual para poder actuar en consecuencia. Lo cierto es que el deseo sexual de una persona puede descender por muchos motivos, desde el estrés o el estilo de vida hasta problemas en la pareja, malas experiencias sexuales pasadas, enfermedades crónicas o trastornos sexuales. Por ello, desde un inicio, es esencial mostrarse comprensivo y tratar de dialogar con la pareja para saber cuál es el origen del problema. Solo de esta forma podremos encontrar la mejor solución y buscar ayuda profesional si es necesario.

En Psicología-Online, vamos a ayudarte a identificar todas las posibles causas respondiendo a la pregunta de por qué mi pareja no quiere tener relaciones sexuales conmigo. ¡Continúa leyendo para averiguarlo!

Razones por las que tu pareja no quiere hacer el amor contigo

¿Por qué un hombre no desea a su esposa? ¿Por qué una mujer no quiere tener relaciones sexuales? Tanto los hombres como las mujeres pueden presentar de vez en cuando niveles de deseo sexual más bajos, ya que estos pueden variar muchísimo de un momento a otro de la vida. Si tu pareja te rechaza sexualmente, puede tener algún motivo. En muchas ocasiones, ese descenso del apetito sexual no coincide con el de la pareja y esto puede generar preocupación e incertidumbre en la persona que sí tiene el deseo de tener relaciones sexuales con su pareja.

Si tu pareja te rechaza sexualmente, es normal que pienses "mi pareja no me desea". Sin embargo, son muchos los factores psicológicos y orgánicos que pueden estar detrás de esa falta de deseo sexual, por lo que es conveniente identificar la causa exacta para poder poner solución a esta situación. A continuación, te enumeramos los posibles motivos por los que tu pareja no quiere tener relaciones sexuales.

Causas psicológicas

  • Problemas en la pareja: uno de los primeros planos que se ve afectado cuando la relación de pareja no marcha bien es el sexual. Si discutís mucho, estáis atravesando una crisis de pareja, hay distancia emocional o hay problemas por celos o infidelidad, etc., es normal que el deseo y la atracción sexual disminuyan y las ganas de hacer el amor desparezcan debido a las circunstancias actuales.
  • Monotonía sexual: practicar siempre las mismas posturas sexuales y repetir de forma idéntica cada uno de los encuentros íntimos puede acabar aburriendo a la pareja y provocar esa inapetencia sexual. Por ello, es muy importante tener iniciativa y probar cosas nuevas en el plano sexual, además de descubrir nuevas formas de placer juntos.
  • Miedo a no satisfacer al otro: ya sea debido a malas experiencias sexuales anteriores o a inseguridades, es posible que una persona sienta miedo o preocupación por no llegar a satisfacer a su pareja en la intimidad y esto puede llevarle a evitar o rechazar las relaciones sexuales.
  • Estrés y/o ansiedad: el estrés diario, las preocupaciones, la ansiedad y la depresión provocan alteraciones en las hormonas y, por ende, una serie de cambios físicos y psicológicos, afectando, entre otras cosas, a los niveles de deseo sexual.
  • Disfunciones sexuales: el padecimiento de disfunciones sexuales, como la anorgasmia, la disfunción eréctil o el vaginismo pueden ser causas de que una persona no quiera tener relaciones sexuales.
  • Altibajos anímicos: los problemas personales o familiares pueden provocar cambios de estado de ánimo bruscos e influir en el deseo sexual del afectado.

Causas orgánicas

  • Alteraciones hormonales: los cambios hormonales también pueden ser una de las razones por las que tu pareja no quiere hacer el amor. En el caso de las mujeres, experimentan importantes cambios hormonales en momentos como la menstruación, el embarazo o la menopausia. Por su parte, los hombres de mediana edad pueden padecer lo que se denomina "andropausia", en la cual sufren un cambio hormonal importante que puede afectar severamente a sus niveles de deseo sexual.
  • Toma de medicamentos: el consumo de algunos medicamentos, sobre todo de antidepresivos o los dirigidos a reducir la presión arterial, entre otros, puede provocar falta de apetito sexual y problemas para tener erecciones.
  • Otras enfermedades: el padecimiento de enfermedades crónicas, como diabetes o fibriomialgia, también puede ser un motivo de baja libido, ya que el cuerpo se centra en luchar contra esa enfermedad y la sintomatología puede afectar al deseo sexual.

En muchas ocasiones, tal y como señalan los especialistas, estas causas de la falta de deseo sexual pueden darse combinadas.

Qué hacer si tu pareja no quiere hacer el amor contigo

Una vez expuestos los posibles factores por los que tu pareja no quiere tener relaciones sexuales contigo, veamos cómo puedes enfrentar esta situación con una serie de consejos sencillos. ¿Qué hacer cuando tu pareja no quiere tener relaciones contigo? Cuando tu pareja no te desea sexualmente, es muy importante que actúes con rapidez y no adoptes una actitud pasiva, ya que solo así podrás solucionarlo y, si es posible, volver a disfrutar de una vida sexual plena y satisfactoria con tu pareja:

  • Habla abiertamente con él/ella: esto es lo más importante. Debes dar el paso de hablar con tu pareja sobre cualquier problema que te angustie o preocupe. Exprésale cómo te sientes y transmítele lo importante que es para ti llevar una vida sexual más activa. Debéis ser sinceros el uno con el otro, deja que él/ella te diga también lo qué piensa al respecto y te explique cuál es el motivo de su inapetencia sexual. Solo así podréis encontrar la mejor solución al problema.
  • Ten en cuenta los obstáculos y cómo se deben solucionar: como hemos visto, los factores que pueden influir en el apetito sexual son diversos, por lo que debes averiguar cuál es la causa del problema y actuar en consecuencia. Por ejemplo, si tu pareja está pasando por un momento difícil o está más estresado/a de lo normal, quizá este no sea el mejor momento para tener relaciones íntimas, lo mejor sería que lo comprendieras y trataras de ofrecerle tu apoyo para que se relaje y esté más tranquila. En el caso de que el problema sea físico, debes brindarle tu ayuda y apoco y programar una cita con el médico adecuado. Si, en cambio, estáis inmersos en un bucle de peleas continuar o crisis de pareja, será el momento de dialogar y valorar si ambas partes queréis continuar con la relación o si alguno de los dos prefiere terminar de manera definitiva y seguir su propio camino.
  • Busca ayuda profesional: cualquier problema físico o enfermedad debe ser tratada por el especialista adecuado. Así mismo, si los problemas psicológicos, no podéis solventarlos vosotros mismos, lo mejor es que busquéis ayuda profesional, pues una terapia sexual y psicológica individual o en pareja puede ser la solución definitiva a vuestro problema.
  • No le presiones: el problema puede agrandarse si la persona que no tiene ganas de tener relaciones sexuales se siente presionada o acosada por el otro miembro de la pareja. Aunque a veces nos cueste, es importante respetar en todo momento las decisiones y el espacio vital del otro. Lo más importante en estos casos es intentar averiguar cuál es el motivo de esa falta de apetito sexual a través del diálogo y la escucha activa.

Consejos para recuperar la pasión en la pareja

Quizás te preguntas: ¿cómo mejorar el sexo con mi novio?" o "¿cómo mejorar el sexo con mi esposa?" Si lo que necesitáis como pareja es reavivar la pasión y darle un giro bastante importante a vuestros encuentros íntimos para que sean más excitantes, toma nota de las siguientes recomendaciones y no dudes en ponerlas en práctica:

  • Experimentad con cosas nuevas: la rutina y la monotonía sexual pueden provocar una baja de la libido sexual considerable. Ambos tenéis que poner de vuestra parte para cambiar esto y empezar a disfrutar de encuentros más excitantes y apasionados. Probad nuevas posiciones sexuales, dejaos llevar en sitios espontáneos, sorprenderos el uno al otro de manera improvisada, probad con algún juguete sexual, etc.
  • Compartid vuestras fantasías: probad a contaros qué es lo que más os gustaría probar en el plano sexual y no dudéis, si ambos estáis de acuerdo, en cumplir vuestras fantasías sexuales juntos.
  • Haced ejercicio: el ejercicio físico mejora muchísimo el sexo, pues favorece la circulación sanguínea ayudando a tener erecciones más potentes y niveles de excitación más elevados, además de que reduce el estrés y proporciona una gran sensación de bienestar.
  • Haced más cosas juntos: disfrutar de planes conjuntos y divertidos es esencial para recuperar la pasión y volver a protagonizar momentos llenos de romanticismo, sensualidad, excitación, etc.

En el siguiente artículo de Psicología-Online, te mostramos otros buenos consejos para revivir la pasión en la pareja.

Qué pasa cuando no hay relaciones en una pareja

La sexualidad en pareja es muy importante que sea consensuada y disfrutada por ambos miembros. La sexualidad es parte de la pareja y tiene muchos beneficios, entre ellos, potenciar la conexión, disfrutar juntos/as, dar y recibir placer, reforzar el vínculo, mejora el estado de ánimo, reduce el estrés, contribuye a una autoestima sana y ayuda a dormir y descansar mejor. ¿Qué pasa cuando no hay relaciones en una pareja? En primer lugar, todos estos beneficios se pierden. En segundo lugar, depende del deseo de los miembros.

En caso de que los dos miembros de la pareja estén de acuerdo y se sientan cómodos con el hecho de no tener relaciones sexuales, posiblemente no habrá ningún problema más que perder los beneficios biológicos que aporta el sexo. Sin embargo, cuando uno de los dos miembros no está de acuerda con no tener relaciones sexuales, lo más probable es que la situación le genere malestar. En cuyo caso, las consecuencias de no tener relaciones en la pareja pueden ser:

  • Frustración.
  • Insatisfacción.
  • Deterioro de la autoestima.
  • Distanciamiento de la pareja.
  • Mayor probabilidad de problemas de pareja.
  • Mayor probabilidad de infidelidad.

Por último, aclarar que las consecuencias negativas solo se darán en los casos en los que sí se quieran las relaciones sexuales. Los casos en los que la pareja acorde no tener relaciones o practicar su conexión o sexualidad de otra forma, no tiene por qué suponer ningún problema.

 

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué mi pareja no quiere tener relaciones sexuales conmigo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sexología.

Bibliografía
  • Esclapez, M. (2017). Inteligencia sexual.