Compartir

20 tipos de actitudes del ser humano: lista y ejemplos

 
Por Bryan Longo. 21 enero 2020
20 tipos de actitudes del ser humano: lista y ejemplos

Probablemente la mayoría de nosotros en alguna ocasión tuvimos que escuchar de familiares o amigos algo relacionado a la forma en que reaccionamos a las situaciones, sin entender del todo lo que nos quisieron decir. Quizá frecuentemente escuchamos de los demás "qué actitud tan mala tienes", "qué actitud tan negativa/positiva tienes hoy", "sus actitudes me agradan muchísimo", "esta es la actitud que necesitamos". Y quizá otras tantas expresiones más que se nos dificultan entender. Es por eso que en este artículo de Psicología-Online te compartimos 20 tipos de actitudes del ser humano: lista y ejemplos.

Actitud: definición según la psicología

Cada uno de nosotros posee rasgos característicos de respuesta que nos hacen diferenciar de los demás: algunos somos más sosegados y estoicos frente a los ineludibles infortunios de la propia existencia y quizá otro sean su contraparte impulsiva e irascible.

Estos rasgos aborrecibles de la impaciencia o los rasgos de la ejemplar serenidad se van estructurando o formando desde esa predisposición genética y ambiental a la que todos estamos expuestos, sin excepción. Tal y como menciona el psicólogo Floyd Allport (1955), una actitud es la disposición mental y neurológica, que se organiza a partir de la experiencia que ejerce determinada influencia sobre las reacciones del individuo respecto de todos los objetos y a todas las situaciones que les corresponden.

Según la psicología la actitud que presentamos hacia el exterior (nuestro ambiente), surge de esta interacción antes mencionada entre factores biológicos y hereditarios (estas respuestas son favorecidas por la genética de cada sujeto- su temperamento) y los factores ambientales como el aprendizaje a lo largo de toda la vida del individuo.

La actitud es entonces la predisposición aprendida y heredada para responder de determinadas formas consistentes ya sean a favor o no del objeto (ideologías, costumbres, prácticas, religiones y leyes). Esta disposición psíquica que surge de la valoración que se hace de lo externo tiene como objetivo generar una disposición que represente los fundamentos internos (biológicos y psicológicos) de la acción. Persigue entonces la decisión a partir de esa integración cognitiva, afectiva y biológica.

Creo que es de menester mencionar algo que se elude por muchos autores interesados en la investigación del tema de las actitudes del ser humano y es que estas actitudes al tener como objetivo la acción al haber integrado todos sus componentes (cognitivo, afectivo, conductual y biológico), no pueden ser del todo egosintónicas (acciones que están en sintonía con el ego), sino que también se implican en actitudes de carácter egodistonico (que no armonizan con el ego): las actitudes nos permiten funcionar y per se adaptarnos.

Por ejemplo, puedo manifestar una actitud que coloquialmente se reconoce como “positiva” «optimista» a determinadas situaciones pero que en verdad no encajan o no están en sintonía con lo que he aprendido o con los rasgos característicos de mi temperamento pero solo así lograría adaptarme con facilidad. Reconociendo de esta forma la actitud podríamos aludir que en ocasiones se prioriza uno de sus factores (el cognitivo, el afectivo o el biológico) mientras los demás pueden llegar a ser aplazados.

20 tipos de actitudes del ser humano: lista

Las 20 actitudes principales que pueden presentar las personas son las siguientes:

  1. Actitud manipuladora. Quien presenta este tipo de actitud manipuladora comienza convirtiendo a los demás en objetos o fuentes de placer; estas personas construyen o estructuran sus relaciones con el móvil de lograr que todo funcione de acuerdo a sus deseos o expectativas, maneja estrategias para convencer al otro de que está obrando bajo su propia voluntad.
  2. Actitud pesimista. Este tipo de actitud se relaciona generalmente con un alto nivel de tolerancia o flexibilidad, siendo benevolente comienza a valorar y permitir transgresiones de las propias valoraciones.
  3. Actitud sumisa. En este tipo de actitud las personas se postulan como objetos permitiendo así que los demás sean los sujetos responsables y dueños de sus decisiones. Funciona como mecanismo de supervivencia al permitirse seguridad a través del cuidado y la sensibilidad de los demás.
  4. Actitud positiva. Frecuentemente es el tipo de actitud que se considera como la más favorecedora de todas las demás; se caracteriza por la percepción o apreciación provechosa de las diferentes situaciones (independientemente si sean de dificultad) y permite que la persona se sienta estimulada para actuar de manera confiada. En el siguiente artículo encontrarás Ejercicios para desarrollar una actitud positiva.
  5. Actitud negativa. Esta actitud consiste en una percepción o interpretación de desesperanza, derrota, desilusión o de subterfugios de realismo. Frecuentemente exacerban las situaciones de dificultad o problemáticas existentes y elude o resta de significado a cualquier aspecto de optimismo. Generalmente produce todo lo contrario a la actitud positiva: detiene o reprime la acción.
  6. Actitud agresiva.En este tipo de actitud se suele pasar en cuestión de segundos a la acción y figura un acto impulsivo que persigue la consecución del significado de justicia ignorando el de los demás. Conoce las características de una persona agresiva.
  7. Actitud pasiva. Este tipo de actitud se caracteriza por la poca o nula acción.
  8. Actitud colaboradora. Este tipo de actitud posibilita o requiere un contacto frecuente con los demás. Tiene como objetivo lograr ayudar que los demás logren sus propósitos.
  9. Actitud altruista. Las personas que manifiestan la actitud altruista realizan acciones con objetivos que proporciones beneficios o provecho a otra persona a un incluso cuando pueda generar pérdidas o no tenga ningún beneficio para sí mismo.
  10. Actitud emocional. Este tipo de actitud se observa de manera frecuente en personas que cimientan sus relaciones en calidad de su afecto y el de los demás. Este tipo de actitud se caracteriza también por el valor o la prioridad que se le da al área emocional llevándolos así a vivir con más intensidad cada una de sus emociones.
  11. Actitud neutra. Este tipo de actitud es de las que se presentan con poca frecuencia y se caracteriza por no estar contorneado por afectividad o racionalidades (ni pesimistas y tampoco positivas) suelen ser objetivos con sus decisiones.
  12. Actitud racional/analítica. Este tipo de actitud genera en las personas un uso del juicio o la lógica al momento de estimar o evaluar las situaciones. Con frecuencia este tipo de actitud lleva a que se intenten ocultar o ignorar las emociones bajo justificaciones racionales (cognitivas). Sin embargo, manejar positivamente las emociones implica aprender a sentirlas y expresarlas.
  13. Actitud de confianza. Este tipo de actitud se observan en las personas que manifiestan una aceptación de las propias características. Generalmente esta actitud permite percibir los estímulos de placer o de dolor como una intención pedagógica. La confianza se puede trabajar y mejorar. Prueba los siguientes consejos para ganar confianza en uno mismo.
  14. Actitud flexible. Las personas con una actitud flexible manifiestan la aceptación de las cualidades o criterios ajenos sin llegar a deshacerse de los propios. Esta actitud facilita la conciencia del principio de realidad; las personas reconocen que la vida puede tomar un curso muy diferente al que se planeaba y actúan a favor de sí mismos y de su exterior. Permite la rápida adaptación a los cambios.
  15. Actitud empática. Esta actitud de empatía se caracteriza por personas que son conscientes de la existencia del otro y por tanto comprenden gracias a su propia autoevaluación o introspección que las conductas de los demás también tienen un origen. Permiten escuchar y facilitar el dialogo a las demás personas por su comprensión, entre muchos otros beneficios de desarrollar una actitud empática.
  16. Actitud suspicaz. Este tipo de actitud se caracteriza por una desconfianza excesiva ante cualquier tipo de estímulos, generalmente estas personas están alerta ante cualquier tipo de agravio o intento de perjurio.
  17. Actitud sardónica. La actitud sardónica se caracteriza por un contacto mordaz e incisivo hacia los demás. Llenan de sarcasmos o ironías las conversaciones que mantienen con los demás.
  18. Actitud inflexible. Se caracteriza por un patrón rígido de conducta y pensamiento en donde se pretende que lo demás esté en sintonía con lo que se busca y se sufre terriblemente cuando no es así.
  19. Actitud moralista/prejuiciosa. Este tipo de actitud se caracteriza por la preocupación del peso ético de las propias acciones y de los demás. Generalmente la persona con una actitud moralista se dedica a vigilar las acciones de los demás para que no incurran a la falta de los principios o preceptos que el maneja.
  20. Actitud nihilista. En este tipo de actitud se rechazan todos los principios morales o estructuras sociales, manteniendo la creencia de que la existencia misma y del todo carece de sentido o propósito intrínseco.

Ejemplos de actitudes del ser humano

Para entender mejor algunas actitudes, mostraremos ejemplos de 3 tipos de actitudes que en ocasiones cuesta identificar:

Actitud manipuladora

La determinación para el cumplimiento de los propios deseos (egosintónico), puede ser incluso, bastante disimulado por acciones que favorezcan o aparenten ser de beneficio a la otra persona.

  • Por ejemplo, en una relación de una madre con sus hijos pueden observarse que en aquellas actitudes de protección, llanto y abnegación de la madre se ocultan los intereses de mantener al margen de las propias exigencias «-Yo sacrifico mis necesidades para que tu estés bien, en ningún otro lugar estarás tan seguro como lo estás conmigo».

La actitud manipuladora tiene esta característica de actuar en aparente beneficio de la otra persona. Aquí se puede actuar de forma egodistónica para conseguir todo lo contrario.

Actitud suspicaz

Esta actitud de desconfianza generalizada puede llegar a ser graves patologías como son los delirios, ocultándola con su misma inflexibilidad y seguridad de las propias creencias.

  • Por ejemplo, en una familia puede existir un miembro que insista en que los demás miembros no lo aprecian o no lo valoran lo suficiente y por tanto persiguen hacerle daño y frustrar todos sus planes.

Esta actitud suele ir acompañada de actitudes agresivas, en donde la persona contraataca o se defiende de supuestos ataques hacia él.

Actitud empática

Esta actitud de empatía se caracteriza por personas que son conscientes de la existencia del otro y por tanto comprenden gracias a su propia autoevaluación o introspección que las conductas de los demás también tienen un origen.

  • Por ejemplo, el ser consciente de que la pareja siente mucho dolor por las despedidas o la ausencia, se actúa no a favor de complacer sus demandas de presencia constante sino que se respeta y se acompaña para que ella o él logren sanar y sean así más independientes.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a 20 tipos de actitudes del ser humano: lista y ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Personalidad.

Bibliografía
  • Floyd H. A. (1955). Theories of perception and the concept of structure with an introduction to a dynamic structural theory of behavior. Editorial Wiley. New York.

Escribir comentario sobre 20 tipos de actitudes del ser humano: lista y ejemplos

¿Qué te ha parecido el artículo?

20 tipos de actitudes del ser humano: lista y ejemplos
20 tipos de actitudes del ser humano: lista y ejemplos

Volver arriba