Compartir

Ansiedad por comer dulce: causas y tratamiento

Ansiedad por comer dulce: causas y tratamiento

¿Te pasa continuamente que te sientes muy ansioso y para calmar la ansiedad te dan ganas de comer dulce? A muchas personas les ocurre esta situación a pesar de que están conscientes de que el hacerlo tan seguido puede ser dañino para su salud, sin embargo tienen la sensación de no poder evitarlo. El problema, aparte de estar atentando contra tu salud, es que después de haber saciado tu antojo comiéndote una rebanada de pastel, chocolates, caramelos, etc. es la culpabilidad que te genera el haberlo hecho.

Pero, ¿por qué ocurre esto? Y ¿cómo puedes remediarlo? En este artículo de Psicología-Online vamos a hablar sobre las causas y el tratamiento de la ansiedad por comer dulce. Te explicaremos, de manera detallada, por qué ocurre este suceso, así como sus causas y cual es el tratamiento adecuado para eliminarlo.

Causas de la ansiedad por comer dulce

Algunas de las principales causas por las cuales puede aparecer en una persona la ansiedad por comer dulce, son las siguientes:

Descenso en los niveles de azúcar en la sangre

Una de las razones por las cuales algunas personas pueden experimentar ansiedad por comer dulce es que estén acostumbradas a comer 3 veces al día. Por lo que si deja de ingerir uno de estos alimentos, el cuerpo va a experimentar un descenso en los niveles de azúcar en la sangre, lo que provocará que el cerebro envíe rápidamente una señal al cuerpo indicándole que necesita reponer energía, siendo la glucosa la mejor elección. La glucosa se convierte en la mejor elección para reponernos de ese desequilibrio ya que el azúcar es un alimento que se digiere fácilmente y por lo tanto al ingerirla, le informamos rápidamente a nuestro cerebro que ya hemos repuesto la energía que nos faltaba por medio de ese alimento.

Estar expuesto a altos niveles de estrés y ansiedad

¿Te has dado cuenta que mientras más estresado te encuentras, más aparece esa ansiedad por comer dulce? Cuando nos encontramos viviendo situaciones que nos generan mucho estrés y ansiedad, nuestro cuerpo comienza a necesitar glucosa de manera excesiva. ¿Por qué ocurre esto? Esto se debe a que cuando estamos demasiado estresados, por ejemplo, cuando nos hemos mudado a vivir a otra ciudad o país, cuando nos hemos cambiado de trabajo, cuando tenemos muchos problemas personales, etc. nuestro cerebro comienza a producir una hormona llamada cortisol, la cual está encargada de hacernos reaccionar cuando nos encontramos ante situaciones de peligro.

Si permanecemos produciendo constantemente cortisol y nuestro cuerpo y mente se mantienen casi todo el tiempo en estado de alerta, tendemos a gastar mucha energía, lo que provoca que nuestro cuerpo necesite de glucosa, que es la que más rápido nos aportará esa energía necesaria.

Al consumir azúcar se activa nuestro sistema de recompensa

Nuestro sistema de recompensa se activa cuando llevamos a cabo actividades que nos resultan placenteras. Una de las actividades que nos resultan placenteras es comer nuestros alimentos preferidos, principalmente alimentos que contienen hidratos de carbono simples, como por ejemplo el azúcar. Por lo que el sabor agradable que nos produce el azúcar, provoca que nuestro cerebro comience a liberar dopamina, la llamada hormona de la felicidad.

Sobre todo cuando nos encontramos experimentando estados emocionales negativos que es cuando más necesitamos consumir un tipo de alimento que provoque en nosotros la liberación de dopamina y por lo tanto mejore nuestro estado de ánimo. Lo que ocurre es que el efecto placentero producido por el consumo de azúcar es muy corto, por lo que sentiremos rápidamente la necesidad de volver a comer alimentos azucarados para aumentar la dopamina creando un círculo vicioso del cual cada vez es más difícil salir.

Someterse a dietas muy estrictas

Las personas que se someten a dietas muy estrictas, sobre todo cuando están acostumbradas a comer lo que quieren sin medida y de un momento a otro quieren comenzar a llevar una dieta demasiado restrictiva, es muy probable que terminen abandonándola y que sientan la necesidad de consumir alimentos que les resultan sumamente agradables, como el azúcar y que les reponga rápidamente esa energía que necesitaban al haber dejado de consumir los alimentos a los que estaban acostumbradas.

Esto comienza a producir un círculo vicioso ya que al consumir aquellos alimentos que consideraban prohibidos, como el azúcar, sienten una gran culpa que provoca que comiencen nuevamente la misma dieta u otra más estricta y nuevamente vuelvan a caer en la misma situación.

Aburrimiento extremo

Cuando estamos muy aburridos y no encontramos en que distraer nuestra mente, en muchas ocasiones tendemos a caer en estados de ansiedad y desesperación, lo cual nos lleva a querer llenar ese vacío emocional momentáneo que sentimos con algún alimento, en especial con aquellos que nos agradan más y nos generan placer como el caso del azúcar que como ya vimos anteriormente provoca que liberemos dopamina.

En Psicología-Online te ofrecemos un test de ansiedad y estrés para que valores tu estado de salud actual.

Ansiedad por comer dulce: causas y tratamiento - Causas de la ansiedad por comer dulce

Tratamiento de la ansiedad por comer dulce

El tratamiento para controlar la ansiedad por comer dulce depende de la situación individual de cada persona y tiene que ver con las causas que la están originando. Hay que tomar en cuenta que hemos descrito algunas de las causas principales que la pueden originar, sin embargo pueden existir muchas más y es necesario que cada persona aprenda a identificarlas, sino puede hacerlo por ella misma es recomendable que acuda a un profesional para que pueda ayudarla.

Los profesionales más adecuados que pueden ayudarte y ofrecerte un tratamiento adecuado según tu caso, es el médico, el nutriólogo y/o el psicólogo. A continuación se exponen algunos consejos que pueden servirle a muchas personas de gran utilidad para controlar la ansiedad por comer dulce:

  • Distrae tu mente. Debes de tomar en cuenta que la ansiedad que puedes estar sintiendo en algunos momentos es transitoria, no te va a durar mucho tiempo. De hecho generalmente un episodio de ansiedad elevado dura aproximadamente 1 minuto, así que ese tiempo puedes programarlo fácilmente a enfocar tu atención en alguna otra cosa de manera intencional para que al cabo de un rato esos niveles de ansiedad disminuyan considerablemente.
  • Identifica tus emociones y necesidades reales. Es necesario que cada vez que comiences a sentir la necesidad de consumir dulce, hagas una pequeña pausa e identifiques que es lo que realmente sucede. ¿Por qué puedes estar sintiendo ansiedad por comer dulce en esos momentos?, ¿has comido menos de lo habitual?, ¿estás ansioso por alguna situación en específico?, identifica que está ocurriendo contigo en ese momento, hazte consciente de ello y trata de dar solución de otra manera a aquello que te ocurre sin tener que consumir dulce.
  • Has ejercicio. Hacer ejercicio provoca que nuestro cerebro libere dopamina lo cual, como vimos anteriormente, aumenta nuestra felicidad y bienestar emocional. Esto nos permitirá tener un mayor control de nuestros pensamientos y acciones encaminadas en este caso al consumo de dulce y la ansiedad disminuirá notablemente.
  • Lleva una dieta sana y equilibrada. Una dieta sana no tiene porque ser una dieta muy estricta y sumamente reestrictiva, sino todo lo contrario. Una persona puede llevar diariamente una dieta saludable y comer varias veces al día, lo importante es la calidad de los alimentos que ingerimos y lo beneficiosos que estos son. Si comemos lo que tenemos que comer realmente, tendremos la suficiente energía durante todo el día para realizar nuestras actividades cotidianas y no necesitaremos de alimentos como el azúcar que como ya hemos visto nos proporciona de manera momentánea aquella energía que necesitamos.
  • Mejora la calidad de tus pensamientos. Los pensamientos influyen de manera directa en nuestras acciones, por lo que si nuestros pensamientos son negativos y están enfocados en el querer llevar a cabo acciones perjudiciales para nosotros, debemos de modificarlos. Por ejemplo, si tus pensamientos son del tipo: “no puedo dejar de comer dulce”, “tengo que comer dulce sino no puedo estar tranquilo(a)”, etc., es necesario cambiarlos por otros más positivos, por ejemplo: “Yo tengo el control sobre lo que como” o “estoy tranquilo(a) ahora mismo, no necesito nada más”.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ansiedad por comer dulce: causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Escribir comentario sobre Ansiedad por comer dulce: causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
César Rojas
Muy buen artículo!!! Gracias!!
Marissa Glover
Que bueno que te haya gustado César, gracias a ti por visitar nuestra página web.

Saludos!
César Rojas
Igualmente, saludos y seguiré atento a sus interesantes artículos! Gracias.

Ansiedad por comer dulce: causas y tratamiento
1 de 2
Ansiedad por comer dulce: causas y tratamiento

Volver arriba