menu
Compartir

Cómo afecta el azúcar al cerebro

 
Por Iván Piquero. 3 junio 2021
Cómo afecta el azúcar al cerebro

El cerebro es un órgano vital para el ser humano. El cerebro nos permite tomar decisiones, entender el lenguaje, aprender, caminar, respirar, etc. Se trata de un órgano de enorme complejidad que, aunque ha sido extensamente estudiado, aún sigue siendo muy desconocido. Lo que sí sabemos es que el cerebro necesita una gran cantidad de energía para poder llevar a cabo su función.

El azúcar supone el principal combustible para el cerebro junto al oxígeno. Probablemente hayas visto personas que han de enfrentarse a tareas que requieren mucho esfuerzo mental, como oposiciones, consumen alimentos ricos en azúcar para mejorar su rendimiento. Pero ¿qué ocurre entonces con el azúcar y el cerebro? ¿Cuánto azúcar puede consumir nuestro cerebro? ¿Es saludable o el azúcar puede llegar a tener efectos nocivos en el cerebro?

Continúa leyendo este artículo de Psicología-Online en el que te contamos cómo afecta el azúcar al cerebro y respondemos a todas las preguntas anteriores.

También te puede interesar: Cómo afecta el estrés al sistema nervioso

Cómo funciona el azúcar en el cerebro

El azúcar en sangre o glucosa es la principal fuente de energía del cerebro de los mamíferos. Tanto la glucosa como el oxígeno son los dos componentes principales en la producción de trifosfato de adenosina (ATP), utilizado en la obtención de energía celular.

La glucosa llega al cerebro a través del torrente sanguíneo y se distribuye por todo el encéfalo a través de las arterias y venas que lo irrigan. Cabe destacar la facilidad con la que la glucosa puede llegar al cerebro, ya que la barrera hematoencefálica, un sistema de seguridad cerebral, es perfectamente permeable a la glucosa.

Si bien es cierto que la glucosa alimenta a las neuronas, que son las células más numerosas de nuestro cerebro, en él también existen otro tipo de células que dan soporte a las neuronas, como los astrocitos. Respecto al aporte de glucosa, tal como se indica en el estudio de Jaramillo-Magaña, J.J. (2013)[1], los astrocitos funcionan como reserva de glucosa que se utiliza en momentos de alto requerimiento metabólico.

Entonces, ¿cómo afecta el azúcar al cerebro? El metabolismo de glucosa proporciona la energía para que los procesos de comunicación neuronal puedan llevarse a cabo, tanto en la biosíntesis de los neurotransmisores como para la generación de potenciales de acción y potenciales postisnápticos.

Si la glucosa es la principal fuente de energía cerebral, entendemos entonces que es importante para que todas las funciones cerebrales puedan llevarse a cabo y, más concretamente, para que los procesos cognitivos, como la atención o la memoria, funcionen correctamente.

Cuánto azúcar consume el cerebro

Las neuronas son las principales y más numerosas de las células que componen el cerebro. Son precisamente dichas células las que demandan mayor energía, lo que requiere que continuamente se les esté suministrando glucosa a través del torrente sanguíneo.

Si bien es cierto que el cerebro es, como ya hemos indicado, un órgano muy complejo y de vital importancia. Mergenthaler, P. et al. (2013)[2] indican que este representa únicamente un 2% del peso corporal. No nos engañemos por su tamaño. Pese a ello el cerebro es el órgano humano que más glucosa consume.

Aproximadamente, consume unos 5,6 mg de glucosa por cada 100 gramos de tejido cerebral humano por minuto. En total, el cerebro consume de forma aproximada un 20% de la energía que se deriva de la glucosa (Erbsloh, F. et al.,1958)[3]. Descubre con más detalle cómo funciona el cerebro humano.

Efectos nocivos del azúcar en el cerebro

¿Cómo afecta el azúcar al cerebro? Como venimos diciendo, el azúcar proporciona una gran cantidad de energía al cerebro que puede traducirse en una mejora del rendimiento. No obstante, los niveles de glucosa en sangre deben mantenerse en un rango determinado para no resultar perjudiciales, ya que, tanto por exceso como por defecto, pueden resultar dañinos para el cerebro. A continuación, veremos los efectos nocivos del azúcar en el cerebro.

Hipoglucemia

La hipoglucemia consiste en un déficit de glucosa en sangre. ¿Cómo afectan los niveles bajos de azúcar en el cerebro? Si se produce una hipoglucemia el cerebro no obtendrá suficiente energía para poder seguir funcionando, por lo que puede producirse un estado de coma hipoglucémico en el que ocurre un aplanamiento o cese de la actividad cerebral eléctrica.

Un accidente cerebrovascular provoca también que ciertas zonas cerebrales dejen de recibir aporte de oxígeno y/o glucosa, lo que puede llevar a la muerte neuronal. En cualquier caso, cuando el cerebro no recibe la glucosa suficiente pueden aparecer daños cerebrales que conlleven alteraciones cognitivas, motoras, sensoriales, etc.

Hiperglucemia y exceso en el consumo de azúcar

En el otro extremo encontramos la afectación cerebral cuando los niveles de glucosa son anormalmente elevados, cuando se produce una hiperglucemia, que ha sido relacionada con un peor pronóstico en los accidentes cerebrovasculares.

¿Qué puede pasar si comes mucho azúcar? Hay estudios como el de Beilharz, J.E., Maniam, J. y Morris, M.J. (2015)[4]que sugieren que las dietas ricas en azúcares refinados pueden llegar a provocar daños en la función cognitiva, y más concretamente, sobre la memoria. Descubre cuáles son las principales psicopatologías de la memoria.

Alteraciones metabólicas

¿Qué daño hace el azúcar? Las alteraciones en el metabolismo en la glucosa pueden provocar enfermedades en general y enfermedades relacionadas con el cerebro en particular. Un ejemplo de ello es la diabetes. ¿Cómo afecta la diabetes al cerebro? Produce afectaciones en la función cognitiva y una afectación global del cerebro en comparación con otras afectaciones neurológicas como la Enfermedad de Alzheimer (Muñoz, A., Degen, C., Schröder, J. y Toro E., P., 2016)[5].

El azúcar como adicción

¿De qué otra manera afecta el azúcar al cerebro? Su ingesta tiene efectos en el sistema cerebral de recompensa, sistema encargado de que la conducta se repita e incluso se vuelva adictiva. Este sistema de recompensa es el mismo que aparece involucrado en las conductas adictivas como las relacionadas con drogas de abuso.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo afecta el azúcar al cerebro, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Neuropsicología.

Referencias
  1. Jaramillo-Magaña, J.J. (2013) Metabolismo cerebral. Anestesiología en Neurocirugía, 36 (S1): S183-S185
  2. Mergenthaler, P., Lindauer, U., Dienel, G.A. y Meisel, A. (2013) Sugar for the brain: the role of glucose in physiological and pathological brain function. Trends in Neurosciences, 36 (10) 587-597.
  3. Erbsloh, F., Bernsmeier, A. y Hillesheim, H. (1958) The glucose consumption of the brain and its dependence on the liver. Arch Psychiatr Nervenkr Z Gesamte Neurol Psychiatr, 196(6): 611-626. doi: 10.1007/BF00344388. PMID: 13534602.
  4. Beilharz, J.E., Maniam, J. y Morris, M.J. (2015). Diet-induced cognitive déficits: the role of fat and sugar, potential mechanisms and nutritional interventions. Nutrients, 7: 6719-6738. doi:10.3390/nu7085307
  5. Muñoz, A., Degen, C., Schröder, J. y Toro E., P. (2016) Diabetes mellitus y su asociación con deterioro cognitivo y demencia. Revista Médica Clínica Las Condes, 27 (2): 266-270

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo afecta el azúcar al cerebro
Cómo afecta el azúcar al cerebro

Volver arriba