Compartir

Dismorfofobia: qué es, características y cómo superarla

 
Por Sonia Silgado. 21 enero 2021
Dismorfofobia: qué es, características y cómo superarla

La dismorfofobia se conoce también como trastorno dismórfico corporal. Concretamente, es la creencia de una persona de que posee un defecto físico o de que un defecto físico es más grave de lo que es en realidad. En ocasiones, dicho defecto es imaginado. Es un trastorno bastante común, aunque no se sabe con exactitud cuántas personas lo padecen ya que es bastante habitual que quien lo padece lo mantenga en secreto. La preocupación por el mencionado defecto es tal que acaba afectando a la vida diaria.

Normalmente comienza en la adolescencia y afecta tanto a hombres como a mujeres. Aunque puede aparecer a cualquier edad y es más habitual en mujeres.

Si crees que te puede estar pasando a ti o a alguien cercano, en este artículo de Psicología-Online, te hablamos de la dismorfofofobia: qué es, sus características y cómo superarla.

También te puede interesar: Qué es la talasofobia y cómo superarla

Qué es la dismorfofobia

¿Qué es la dismorfofobia? La obsesión por los defectos físicos que una persona tiene de si misma. La principal causa de este trastorno es una baja autoestima. Esta va haciendo que la persona acabe teniendo pensamientos dañinos sobre sí misma. Esta baja autoestima puede provenir de situaciones de acoso escolar, por maltrato psicológico por parte de los padres o por un exceso de exigencia por parte de ellos.

Actualmente con las redes sociales esa presión por el cuerpo perfecto se ha incrementado lo que le convierte en una posible causa del problema. Además, es común que aparezca la dismorfofobia en personas con anorexia nerviosa o con bulimia nerviosa.

De nuevo, remarcamos que es más habitual en la adolescencia puesto que la imagen personal y el pertenecer a un grupo se convierten en puntos muy importantes en la vida del adolescente.

Características de la dismorfofobia

Entre las características de la dismorfofobia, es bastante habitual que la persona se centre de forma obsesiva en aquellos puntos de su físico que considera imperfectos. De hecho, en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos mentales (DSM-V) entra dentro del grupo del Trastorno Obsesivo Compulsivo. La obsesión es la idea de que una parte del cuerpo no es como le gustaría y la compulsión es, por ejemplo, examinarla de forma constante. Se pueden llegar a generar ideas delirantes sobre dichos defectos. Además, se pasan durante largos periodos de tiempo frente al espejo examinando cada detalle de su cuerpo.

Por otro lado, es habitual una baja autoestima y síntomas propios de la depresión y la ansiedad. En este artículo, te mostramos cuáles son las causas de la ansiedad.

En algunos casos, las personas con dismorfofobia llevan a cabo conductas de evitación. Por ejemplo, evitar eventos sociales con el fin de no ser juzgado por su defectos. En otras ocasiones, aunque no se eviten dichos eventos, suponen una gran fuente de estrés para la persona. Descubre qué hacer ante el estrés. Para ocultar los supuestos defectos se suele recurrir a maquillaje, ropa ancha, determinada postura corporal.

¿Cómo puedes superarla?

Si te preguntas cómo puedes superarla, a continuación, te contamos cómo tratar la dismorfofobia:

  • Terapia psicológica y/o medicación: para tratar el trastorno dismórfico corporal, en función de la gravedad, se suelen emplear terapia psicológica y/o medicación. En los casos más graves se puede llegar a proceder al ingreso hospitalario.
  • Modificación de ideas y pensamientos irracionales: de ninguna manera es recomendable confrontar a la persona sobre que su forma de verse a sí misma no se corresponde con la realidad. La transformación de este tipo de pensamientos deben de ir en dirección a cambiar los mensajes negativos y que se hable a sí misma como le hablaría a un amigo/a o a alguien importante de su vida, con cariño y con respeto.
  • Fomentar el autocuidado: fomentarlo a través de distintas formas como una buena alimentación, hacer ejercicio, cuidar el aseo personal, etc. Se procurará que el discurso interno de la persona sea de amor propio.
  • Trabajar con la familia: cuando se necesario, trabajar con la familia con el fin de que reduzcan los mensajes negativos hacia su familiar y colaboren en la recuperación de este.
  • Técnicas de relajación: para reducir los niveles de ansiedad.
  • Exponerse a los propios temores: es de gran utilidad ayudar a que la persona se exponga de manera paulatina a sus temores. Ir a la playa en bikini, no llevar relleno en el sujetador. Hay que observarse en el espejo pero enviándose mensajes de amor y no de odio hacia uno mismo/a.
  • Clarificación y consecución de los valores: si la persona te explica que considera importante la familia, se le podría confrontar sobre cómo por la idea que tiene de sí misma, no está cumpliendo con ese valor tan importante de la familia. Es decir, se ayudaría a que el paciente empezara a darle más importancia a los demás aspectos de su vida dejando en un segundo plano el aspecto físico.

En cualquier caso, para superar la dismorfofobia es importante que se acuda a un profesional, ya que es muy complicado resolverlo por uno mismo/a y el trastorno podría agravarse hasta el punto de que fuera muy complicada la marcha atrás.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Dismorfofobia: qué es, características y cómo superarla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Referencias
  1. Asociación Americana de psiquiatría. (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (5ª ed.)
Bibliografía
  • Vallejo, P, M.A. (2016). Manual de Terapia de Conducta. Editorial Dykinson-Psicología. Tomo I.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Dismorfofobia: qué es, características y cómo superarla
Dismorfofobia: qué es, características y cómo superarla

Volver arriba