Compartir

Cómo ser proactivo en el trabajo

Por Marta Menéndez. 30 octubre 2018
Cómo ser proactivo en el trabajo

Hay una razón por la que ser proactivo está asociado con el éxito. Las personas que desempeñan un papel activo en el lugar de trabajo son las que inevitablemente se desempeñan mejor y se hacen notar por sus superiores.

Al aprender a abordar las tareas con mayor facilidad y habilidad, puedes ser más productivo, evitar escollos y experimentar un crecimiento profesional más rápido. En este artículo de Psicología-Online te presentamos algunos consejos que te pueden servir de ayuda para saber cómo ser proactivo en el trabajo.

Qué es ser proactivo: ejemplos de proactividad en una empresa

Ser proactivo significa asumir las riendas de tu vida. Esto quiere decir que debes tomar decisiones y hacerte responsable de ellas y sus consecuencias en vez de tomar una actitud pasiva como mero observador de tu vida. Ser proactivo requiere dedicación y paciencia, ya que tienes que considerar tus opciones, sopesar alternativas y tomar tus propias decisiones para lograr tus metas. Mientras que un comportamiento reactivo está influenciado por el entorno y las fuerzas externas.

Ejemplo de ser proactivo

Cuando una persona es proactiva está continuamente pensando soluciones alternativas a los problemas que puedan presentarse incluso antes de que se presenten.

Por lo tanto, una persona proactiva en el trabajo es capaz de plantear soluciones, nuevas ideas y es capaz de expresarle a los demás sus pensamientos para poder mejorar cada proyecto.

Cómo ser proactivo en el trabajo - Qué es ser proactivo: ejemplos de proactividad en una empresa

Cómo tener una actitud proactiva en el trabajo

Una mentalidad de "tomar el mando" empodera a la persona que la posee, porque le da un sentido de control sobre su rol, permitiéndole equilibrar múltiples responsabilidades sin comprometer la calidad de su trabajo. ¿Quieres saber cómo ser proactivo en el trabajo? Entonces toma nota de estos consejos y hábitos para practicar la proactividad paso a paso.

1. Organízate

La clave para ser proactivo es la organización, después de todo, no puedes tomar las riendas de tus responsabilidades si te encuentras en un completo caos. Esto va más allá de usar un planificador semanal y mantener tu escritorio libre de desorden. Tendrás que aprender a priorizar las tareas si quieres cumplir con los plazos, lo que significa ser realista sobre cuánto tiempo necesitarás para ciertas tareas.

En lugar de limitarte a marcar en tu calendario el momento en que debes entregar un informe o una propuesta, ten en cuenta varios puntos importantes antes de la fecha límite para que puedas administrar tu tiempo de manera eficaz.

Otro truco para ser proactivo en el trabajo es el siguiente: considera escribir un recordatorio dos semanas, una semana y varios días antes de una fecha importante para que puedas mantenerte al tanto de lo que se necesitas hacer. Lleva un registro del tiempo que toma una tarea para saber cuánto tiempo delegar a una tarea similar en el futuro.

2. Piensa positivamente

La negatividad no te llevará a ninguna parte y te impedirá alcanzar todo tu potencial. En lugar de concentrarte en lo que no se hace, concéntrate en lo que has logrado. Luego haz una lista de metas para el día siguiente. De esta manera, estás continuamente dejando espacio para mejorar sin sentirte abrumado por las exigencias de tu trabajo.

Además, si fomentas el hecho de tener siempre un pensamiento positivo, no recurras a la negatividad cuando algo sale mal. Siempre hay una oportunidad para aprender de tus errores, así que, si surge un problema, tómate el tiempo para reflexionar sobre cómo podría haber manejado la situación de manera diferente. Esto te permite evitar cometer el mismo error dos veces.

3. Participar activamente

Puede que no sea fácil hablar, pero involucrarse en la conversación es lo que separa a los líderes de sus seguidores. Al comprometerse abiertamente con tus colegas y supervisores, puedes influir en el curso de acción y contribuir a la solución en lugar de limitarte a reaccionar ante ella.

No hay duda de que has reconocido áreas de oportunidad en su lugar de trabajo, y probablemente tienes ideas sobre cómo abordarlas. Comienza a registrar estas nociones a medida que se te presenten, de modo que cuando surja la oportunidad en una reunión de la empresa debes estar preparado para proponer nuevas ideas.

4. Ser un solucionador de problemas

No hay razón para esperar a que surjan problemas para resolverlos; en su lugar, utiliza técnicas de autorreflexión para evitar los problemas potenciales por completo. Desarrolla un plan detallado para los proyectos con anticipación, incluyendo una lista de verificación de la información o recursos que necesitarás para cumplir eficientemente cada tarea. Con el tiempo, podrá identificar los pasos que no son necesarios o que pueden ser acortados o consolidados. Siempre ten un plan de emergencia en caso de que surjan desafíos inesperados.

Planeando con anticipación, estarás más preparado para los próximos desafíos. ¿Hay ciclos naturales en tu flujo de trabajo que parecen llevar a ciertos problemas? ¿Existe alguna manera de eludir un control de carretera priorizando una tarea en particular de manera diferente? Hacerse estas preguntas evitará que te sientas impotente cuando ocurra un desastre. Además, para ser proactivo, también puedes aprender a ser más asertivo en el trabajo.

5. Toma decisiones

No hace falta decir que la postergación no es una opción si estás trabajando para desarrollar todo tu potencial. No te atasques y te quedes atascado en demasiados detalles. Es importante tomar medidas oportunas.

Esperar demasiado tiempo para resolver un problema o abordar un conflicto (o peor aún, no enfrentarlo del todo a menudo significa quedarse atrás). En cambio, aprenda a ser decisivo, incluso si no estás 100% seguro de si estás tomando el camino correcto o incorrecto. Si te equivocas, podrás adaptarte en el futuro, pero por ahora, aprende a confiar en tus instintos y a confiar en tus habilidades.

Cómo ser proactivo en el trabajo - Cómo tener una actitud proactiva en el trabajo

Dinámicas de proactividad en el trabajo

Finalmente, para fomentar una actitud proactiva, como jefe o líder hay algunas cosas que puedes hacer para conseguir que tus empleados sean más proactivos:

1. Crea una cultura de confianza y empoderamiento

Los gerentes deben comunicar que apoyan la iniciativa propia y la autonomía tanto como la colaboración. Una buena manera de demostrarlo es pedir a los empleados que aporten ideas, que confíen en ellos para tomar decisiones, que les pidan que hagan más en su trabajo y que les permitan asumir riesgos limitados. Si alguien sugiere una gran solución, pídeles que la utilicen - y asegúrate de que sus esfuerzos sean reconocidos, sin importar el éxito o el fracaso.

2. Comienza un desafío de ideas

Piensa en algunos de los problemas de tu empresa - tal vez sea la reducción de los costos de atención médica, el aumento de las ventas o simplemente la reducción de la factura de energía. En lugar de realizar una lluvia de ideas en una sala de conferencias, da la oportunidad a los empleados a través de un desafío de Ideas. Sé transparente sobre el tema y explica lo que se necesita lograr. Y puedes premiar las cinco mejores ideas, implementar la mejor y premiar a los finalistas invitándolos a un almuerzo con los ejecutivos.

3. Fomentar el teletrabajo y los horarios de trabajo flexibles

Seamos honestos - puedes tratar de ayudar a los empleados con el equilibrio entre el trabajo y la vida privada ofreciendo algo así como un taller de gestión del tiempo, pero lo que la mayoría de los empleados necesitan es simplemente más tiempo. Un día de 9 a 5 puede no ser óptimo para todos y algunas personas son más productivas trabajando desde casa. Cuando usted se enfoca en los resultados y empodera a los empleados para que trabajen de la manera que necesitan, esa confianza y libertad les permite ser mucho más proactivos.

4. Recompensa los comportamientos saludables proactivos

Los empleados sanos están comprometidos, son productivos - y sí, proactivos. Pero eso significa ser igual de proactivo cuando se trata de su salud. Fomenta esto recompensando a los empleados (con descuentos en las primas médicas, dinero en efectivo, tarjetas de regalo, etc.) por cosas como hacerse exámenes preventivos, no fumar y mantener un peso saludable.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo ser proactivo en el trabajo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Coaching.

Escribir comentario sobre Cómo ser proactivo en el trabajo

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Uberto
En mi opinión lo que más pueda motivarnos a ser más eficientes y proactivos será metodología ágil como kanbantool.com/es Este típo de aplicaciones no sólo aumentan la productividad pero también enseñan a ser más creativos.

Cómo ser proactivo en el trabajo
1 de 3
Cómo ser proactivo en el trabajo

Volver arriba