Compartir

Cómo desengancharse del móvil

 
Por Bryan Longo. 23 abril 2020
Cómo desengancharse del móvil

El uso del teléfono móvil se postula como una herramienta imprescindible en la vida de cada ser humano, por sus múltiples funciones facilita las actividades de rutina y atípicas: un dispositivo que ofrece reloj despertador, linterna, cámara de vídeo y fotografía, calendario, calculadora, control de calorías, GPS, bandeja de correo, llamadas, mensajes y docenas de otras más. Estas ventajas que nos ofrece también tienen efectos secundarios como todo lo que consumimos, en este caso, la nomofobia o adicción al móvil. En el siguiente artículo de Psicología-Online te compartimos qué es la nomofobia o adicción al móvil y cuáles son sus características y consecuencias negativas en nuestra calidad de vida. Si te sientes identificado/a y te preguntas cómo desesngancharte del móvil, sigue leyendo.

También te puede interesar: Cómo afecta el estrés a los ojos

La nomofobia o adicción al móvil

La nomofobia se caracteriza por un temor exacerbado e intrusivo de permanecer un intervalo de tiempo sin el teléfono celular. Puede manifestarse con algunos de los siguientes síntomas:

  • Ansiedad recurrente que se manifiesta muchas veces con síntomas noradrenergicos (sudoración excesiva o anormal, inquietud motora, taquicardia, aumento de la frecuencia respiratoria, dilatación de las pupilas). Estos síntomas se presentan cuando no tiene el teléfono cerca.
  • Las ideas obsesivas muchas veces terminan en compulsiones; se sienten tan desesperados y terminan por revisar el móvil innumerables veces.
  • En momentos se requiere concentrar la atención en otras actividades importantes como laborales o académicas, de interés personal, mientras se come o incluso en el baño se termina utilizando el móvil y expresan sentirse estresados por no poder concentrarse o en algunas ocasiones refieren no tener tiempo suficiente.
  • Las personas con nomofobia están constantemente pendientes de cualquier notificación de su móvil (mensajes, whatsapp, me gusta en sus redes sociales y tienen estas como prioridad en sus actividades).
  • Llegando el horario de dormir acostumbrado prefieren el uso del móvil y terminan descansando menos tiempo de lo habitual (por ejemplo tienen planeado dormirse a las veintidós horas pero necesita seguir viendo las noticias o notificaciones de su teléfono que termina por quedarse revisándolo y durmiendo tres o cuatro horas después.
  • Se sienten agobiados por estar en lugar en donde tienen muy baja o nula cobertura en el teléfono.
  • Se sienten abatidos y estresados cuando el nivel de batería va reduciéndose y en muchos casos pasan horas con el cargador conectado mientras lo están utilizando.
  • En reuniones sociales está atento o en constante uso del teléfono móvil.
  • Uso del teléfono desde que se despierta hasta que se acuesta a dormir.

Con el siguiente test psicológico podrás ver si presentas o no adicción al móvil.

Por qué son tan adictivas las redes sociales

Es de menester comenzar explicando que nuestro sistema nervioso está implicado en cualquier tipo de adicción (por ejemplo, adicción a las drogas, pornografía, juegos y otras más).

Adicción y dopamina

Y el neurotransmisor que se ve comprometido en todo este proceso es la dopamina, un neurotransmisor que interviene en variedad de procesos como la memoria, el control de movimientos, el aprendizaje, el sueño, la atención, el humor y el más importante en las adicciones «el sistema de recompensa del cerebro». Este neurotransmisor nos motiva a satisfacer nuestras necesidades y deseos (por ejemplo comer una rebanada de pizza, ya que nos anticipa en cómo nos sentiremos al cumplir ese deseo). La dopamina nos hace querer algo, buscarlo, desearlo.

Recompensa y superviviencia

Este sistema de recompensa del cerebro que nos motiva a hacer lo que nos gusta fue una forma de la evolución filogenética de asegurar que buscáramos lo que necesitábamos (por ejemplo si teníamos sed buscábamos agua) por esto no es extraño que aquello que nos es necesario para vivir o para perpetuar la especie también nos aporte un placer como tener sexo o comer.

Un estudio realizado por Kent Berridge, un profesor estadunidense. Se observó que a las ratas a las cuales se les privaba de la liberación de dopamina en el cerebro (ATV) perdían las ganas de comer, aunque tuvieran la comida delante de ellas no se la comían lo que ocasionó que estas ratas murieran de hambre ya que no sentían la motivación para comer (abulia).

La causa de la adicción a las redes sociales

Así las redes sociales utilizan este sistema de nuestro cerebro a su favor; esas recompensas inmediatas y constantes que aportan las redes sociales (por ejemplo, recibir un me gusta, un comentario, recibir un nuevo seguidor nos da una pequeña cantidad de dopamina).

El mismo Sean Parker, cofundador de Facebook dijo en una entrevista «we give you a little dopamine hit» te damos una pequeña cantidad de dopamina. Refiriendo también que esta estimulación constante que nos brindan las redes sociales formaba parte de una estrategia muy bien diseñada que aprovechaba una de las grandes vulnerabilidades de la psicología humana. Por lo que termina diciendo que ellos eran conscientes de estar creando algo muy adictivo.

El experimento de Skinner aplicado a las RRSS

Burrhus Frederic Skinner, psicólogo estadunidense (1904-1990), hace un experimento igualmente con ratas.

Metió a los ratones en una caja en donde tenían que apretar una palanca para recibir un premio (comida), lo curioso del experimento es que cuando estos ratones apretaban la palanca podían pasar tres cosas:

  • que recibieran una pequeña cantidad de comida
  • que recibieran una gran cantidad de comida
  • que no recibieran nada en absoluto

El resultado del experimento es que a diferencia de un grupo de ratones que apretaban una palanca y siempre recibían comida, los que desconocían la cantidad de comida que recibirían y cuándo la iban a recibir apretaban mucho más compulsivamente la palanca, es decir, que cuanto más inesperado sea un premio mayor era la necesidad del ratón de comprobar si ha recibido ese premio. En redes sociales revisamos constantemente las notificaciones porque nunca sabemos cuándo habrá una notificación o de quien será.

Consecuencias del uso excesivo del móvil

La consecuencia más evidente la lleva por nombre la nomofobia, un miedo irracional y excesivo pero además de este te compartimos otros:

  • Adicción incontrolable.
  • Enfermedades o padecimientos físicos como dolores de cabeza constantes, problemas de oftalmológicos, dolores musculares, dolores en las articulaciones.
  • Insomnio.
  • Problemas o alteraciones en la conducta alimentaria.
  • Afectación en las relaciones interpersonales.
  • Pérdida de empatía.
  • Depresión y/o ansiedad.
  • Pérdida de tiempo de trabajo, descanso, actividades, relaciones, etc.

En el siguiente artículo se aborda el tema de las consecuencias de la adicción al móvil.

Desengancharse del móvil: 5 consejos

Viendo las consecuencias de pasar excesivas horas con el teléfono móvil, seguramente te preguntas cómo puedes desengancharte del móvil y las redes sociales. A continuación encontrarás consejos para hacer un uso responsable de la tecnología y no quedar absorbido/a por las redes sociales:

1. Hacer actividad física

Procurar la realización de actividades físicas no como una distracción sino como una fuente de dopamina que nos permitan regular el uso del móvil. Deben ser actividades que se disfruten mucho como practicar deportes, ir al gimnasio, hacer clases de baile o pasear al perro.

2. Mantener relaciones sociales presenciales

Tener contacto, quedar y hacer planes con los seres queridos en persona. Visitar a la familia, salir a comer con un amigo, invitar a la pareja o a los amigos a cenar, dar un paseo o hacer cualquier actividad de vuestro interés.

3. No llevar el móvil a la mesa

No lleves el móvil a la mesa, evita colocarlo encima de esta. Disfruta de la comida ya sea con o sin compañía. Come con consciencia plena y presencia en el presente.

4. Utilizar el modo avión

El circuito de recompensa del cerebro se puede modificar pero debe trabajarse como toda adicción para evitar los síntomas de abstinencia: las reducciones deben ser graduales y medidas. Para ello puede utilizarse el modo avión durante periodos del día.

5. Apagar el móvil

En los momentos en los que se está realizando alguna actividad. Por ejemplo, puedes apagar el móvil durante las comidas o durante las reuniones familiares o sociales.

6. Buscar y tratar la causa

Es algo más complejo, pero necesitas explorar a fondo y con ayuda de un profesional sobre lo que el móvil representa en tu vida. Su uso excesivo puede estar relacionado como medio para evitar temas de introspección que pueden ser emocionalmente dolorosos. Es momento de atender todos estos asuntos pendientes.

7. Tratarte bien

No te culpes, no pretendas tener el control de tu necesidad imperiosa por el uso del móvil. Querer tener el control solo provocará que los síntomas empeoren y te desesperes, lo cual no tendrá ningún beneficio. Siguiendo el consejo anterior permítete pasar un tiempo contigo, con las cosas que te gustan hacer y escúchate. No busques el control, busca una disciplina que pueda ser sobrellevada en tu vida. Poco a poco verás el resultado de esa mejor planificación de tu tiempo.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo desengancharse del móvil, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • Burrhus F. Skinner. (1978). Reflexiones sobre conductismo y sociedad. Editorial Trillas. Barcelona.

Escribir comentario sobre Cómo desengancharse del móvil

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo desengancharse del móvil
Cómo desengancharse del móvil

Volver arriba